Interactive Coloring

drag iconDrag any color from the left toolbar to an area or text in the page. A blue outline will indicate a droppable element.

drag iconOn mobile, wait a tiny bit until you drag the color drop.

Tag Archives: montaña

Outours en Farellones y las Montañas de Santiago

Lo que más destaca de la zona de Farellones y sus alrededores es su cercanía con la ciudad, pero a la vez el estar tan lejos de sus ruidos y contaminación. El aire limpio, las cumbres imponentes, la nieve, los paisajes de cordones montañosos, el deporte libre y el contacto con la naturaleza hacen de la cordillera y los centros de montaña capitalinos una parada o estadía obligatoria este 2016. Continue reading

La Espera: ¡Cuando cae la nieve y renuncias a todo!

Dos amigos esquiadores, un esforzado mecánico un poco aburrido con su jefe  y un acaudalado deportista que se puede dar el lujo de pegarse una doble temporada, son los protagonistas de este divertido corto de Juan Luis De Heeckeren, que con la ayuda de Andrés Claro y Clemente De Heeckeren registra esos momentos que vivimos esperando que la Cordillera de Los Andes se cubra de blanco.  Continue reading

Mira Rai: Corredora de Montaña

Esta es la historia de una niña nacida en Nepal, que desde su pequeño pueblo sale a buscar el sueño de ser una corredora de montaña reconocida mundialmente. Criada en una aldea remota en la montaña, Mira Rai siempre había tenido la idea de ser exitosa en el deporte, aun con todos los desafíos que ella y otras chicas enfrentan en su país.
Después de escapar de su casa, Mira se unió al ejército maoísta, hasta que viajó a Katmandú a probar suerte. Sin dinero, un corredor le dijo sobre una carrera de larga distancia en los cerros de los alrededores; Mira ganó y pronto se dio cuenta que haber sido criada en las montañas la había preparado de manera perfecta para este deporte.

6 Consejos para Salvarte esta Temporada de Ski

Arreglar problemas cuando sales a esquiar, sobre todo si es algo que haces solo de vez en cuando, puede ser realmente traumático. En los Centros de Montaña, donde reina la regla de lo cool, lo que debes aprender antes que todo es a solucionar pequeños dramas, típicos del equipo de rental o prestado, o de las condiciones que se dan en la altura. ¡Siempre hay que actuar con ingenio!

Empaca Ropa dentro de las Botas y Guantes
Este truco es simple pero ayuda mucho. Si uno no acostumbra a hacer bolsos con el bulto que significa llevar el equipo de ski, difícilmente puedes hacer caber todo. Botas y guantes te pueden servir para proteger anteojos y antiparras, u otras pertenencias delicadas. También te puede servir para dejar ocultas todo eso importante que debes llevar y que a veces queda olvidado.
Lleva Bolsitas de Té
Pon una bolsa de té o hierbas en una bota sopeada después de un día cansador en la pista o el cerro y va a absorber la mayor parte de los olores apestosos. Tus compañeros de refugio te lo van a agradecer, sobre todo si compartes espacios con personas que no conoces. Estas misma bolsas, usándolas calientes, pueden ayudar a que esas ampollas que sientes que se van a formar por los malos ajustes del día no crezcan. ¡Trata de que no se mezclen con las que vas a usar para preparar bebidas!

Usa Amarra Cables
Son muy ligeros, baratos y te pueden server para arreglar un montón de cosas que se pueden romper en tu equipo. Para sujetar broches de botas o fijaciones que aún no puedes arreglar, para reemplazar por los tira cierres (¡que se rompen siempre!), para asegurar equipo en el techo del auto o incluso a tu ropa. Lo que sí, no olvides tener un cuchillo a mano para poder soltarlos
Que no falte Duct Tape
¡El invitado fijo en todas las actividades de montaña! Un truco clásico es envolver tus bastones con un rollito de esta cinta, o usar tarjetas plásticas, dobladas a modo de tubo, para tener tu dosis en el bolsilos. Los usos son infinitos, pero parchan guantes, arreglan los cordones dañados, sirven para marcar tablas o incluso pueden improvisar parches, si no tienes algo más apropiado, para tu chaqueta de tercera capa.

Mosquetones, Mosquetones
Todos hemos visto un guante perdido en un lugar extraño de la pista cuando vamos arriba del andarivel. Trata de no ser tú esa persona, y consíguete un mosquetón viejo o en desuso con un amigo escalador, que debería funcionar bien para sujetar cosas a tus pantalones o chaqueta, asegurando que nada se te salga al ir andando o en una caída.

Sube la temperatura del agua
Llevar una botella de agua o bolsa de hidratación en un día frío puede darte sorpresas. Si bien hay productos que evitan que tu suministro se vuelva un cubo, para equipamiento más standard puede tratar echándole azúcar o un concho de vodka que suba el punto de congelación. Obviamente esto juega con tu deshidratación; quizás es más fácil con la bolsa de agua, donde siempre tienes que soplar el resto de líquido de la manguera que es el que se tiende a congelar.

Nevados de Sollipulli

En la región de la Araucanía, al sur del famoso volcán Llaima en el Parque Nacional Conguillío y al norte del concurrido volcán y Parque Nacional Villarrica, hay un extenso y poco explorado terreno que pocos conocen, y que tiene un volcán con la historia volcánica más interesante de la zona. Es el volcán Quetrugudu o Sollipulli (complejo que no supera los 2282 msnm), que si ustedes lo mapean ahora mismo lo encontrarán al norte del Lago Caburgua y al sur de la ciudad de Melipeuco.

Texto: Sebastián Anguita

Desde Mayo comenzamos a organizar esta travesía en esquí de montaña (que varios amigos y familia la teníamos pendiente desde hace un par de años. Pregunté, junté y hicimos con un grupo extraordinario la expedición noreste suroeste al volcán Sollipulli.
Con Camilo Elton decidimos sacar la travesía adelante y seguir con la tradición “pondera” familiar, ya que hace varios años atrás el papá de Camilo (Sebastián Elton), Claudio Díaz, Juan Carlos Fuentes y varios más lo cruzaban. Y no lo hacían con los equipos y tecnologías que tenemos ahora.
Sebastián Elton tiene casa en el sector de Cochor, en el lado sur del volcán, y Raimundo “Sota” Anguita (mi padre) en el valle de Alpehue, en el lado norte. ¡Está diciendo! Hay que unir las casas.
La fecha elegida de la expedición fue el fin de semana del 18 de septiembre: hay buena nieve, buena temperatura, buen tiempo y todos pueden. La travesía estuvo pensada para hacerla en 3 días, aunque también era posible hacerla en 2. Yo tuve que guiar el lado norte y Camilo en el lado sur. Nadie conocía la travesía completa, fue netamente exploratoria.

Estos son los lugares que nos recuerdan lo chico que somos en el mundo. Josefina Elton y Matías Pimentel terminando de cruzar el crater. Foto: Isidora Court

Estos son los lugares que nos recuerdan lo chico que somos en el mundo. Josefina Elton y Matías Pimentel terminando de cruzar el crater. Foto: Isidora Court

Día 1: Salir del Bosque
Fuimos 15 los motivados a hacer la travesía. Partimos el viernes temprano desde Villarrica en dos transfer. Luego de dos horas de viaje llegamos a Melipeuco, para recoger a Franco Mellado y Josefina Elton, que llegaron en bus esa misma mañana desde Santiago para poder comprar las últimas cosas que faltaban. Luego de partir a la entrada de la Reserva Nacional Villarrica (1180 msnm), reparar el pinchazo de un transfer, preparar equipo, montar los esquíes a la mochila y sacar la infaltable foto inicial, comenzamos a caminar, al mediodía. A los 10 metros de empezar a caminar ya había nieve y durante una hora pasamos por un alucinante bosque de nothofagus y araucarias, arreglándolas para desenredarnos de las quilas. Al salir del bosque nos encontramos con una maravillosa vista al cono Chufquén y varias bajadas paradisíacas para esquiar. Tuvimos un rato para conversar, pusimos pieles y partimos a randonear.
A medida que subimos observamos una panorámica donde, de a poco, se asomaban los volcanes Llaima, Sierra Nevada, Lonquimay; al fondo el Callaqui y la Reserva Nacional China Muerta. En ese lugar estaba prohibido no sacar fotos
El objetivo del día era acampar en el glaciar del cráter, pero no alcanzamos a llegar, por que empezamos más tarde de lo que teníamos planeado. Pero ya cerca de llegar a la cumbre percibimos que la luz ya estaba comenzando a terminar su labor y que debíamos buscar otro lugar para pasar la primera noche. Vimos a la distancia una especie de terraza gigante, con buena vista y pendiente para montar el campamento (2120msnm). El Solli nos designó un hotel igual de “mil estrellas” que si hubiéramos dormido en el glaciar. Teníamos una vista increíble desde el Sierra Nevada hasta el lago Icalma. Yo creo que esa era la parte más helada del Sollipulli, porque hacía mucho frío y se mantenía excelente nieve para esquiar (nieve polvo o powder).

DSC_0771

Al lado de una gran cascada de hielo con vista al Volcán Lanín, Thomas Samsing se prepara para esquiar el Valle del Coirón. Foto: Domingo Letelier.

Día 2: Bajada al Cráter
En la mañana siguiente algunos nos salimos de las carpas a conversar con las manos en los bolsillos esperando recibir los rayos del sol, porque no íbamos a trabajar de ninguna manera con ese frío (-5°C). El sol llegó, el resto se levantó, ordenamos y salimos cerca de las 11:00, que también fue tarde según lo planeado. Continuamos subiendo hacia la cima para luego bajar al glaciar.
Me adelanté para buscar un lugar seguro para bajar al cráter mientras el resto se agrupaba. Nos comunicamos con radio y eso nos facilitó las cosas. Subí la cima este y me encontré con una vista impresionante al glaciar completo, repito, ¡impresionante!. Camilo encontró una muy buena bajada incluso con powder. Era una bajada de 30 segundos pero que la disfrutamos a concho ya que fue una de las esquiadas más largas.
Sacamos pieles, la esquiamos y a poner pieles de nuevo para cruzar el cráter. Era todo plano e inmenso, un mar de nieve. Avanzamos unos minutos para sacarnos la foto oficial del grupo; cuando nos estábamos instalando para la foto Camilo dice ¡hay que cantar el himno nacional! Así que apareció la típica cinta de bandera chilena de los dieciochos y cantamos a todo grito y corazón. Seguimos randoneando en el mar de ponder; Jaime Errázuriz y el Matías “matito” Pimentel anduvieron como atletas, el Jeremy y el Ignacio Elton, snowboarders, amarraron todas sus cosas a la tabla y la usaron como trineo de carga.

98740002

Momento final. celebración de los tres días de randonée. Camilo Elton, Federico Scheuch y Jeremy Hatcher haciendo el brindis. Foto de Jeremy Hatcher

La segunda mitad de la expedición
Fueron casi 3 kilómetros de travesía por el glaciar. Llegamos a una pared fácil de subir para salir del cráter y comenzar la parte por el lado sur. Anclamos una cuerda para el apoyo y llegamos al otro lado con una nueva vista; ¡cambio de volcanes! Era momento de despedirse de los volcanes del norte y saludar a los del sur (Lanín, Quetrupillán, Villarrica y más atrás el complejo Mocho Choshuenco). Momento para alimentarse, sacar más fotos y partir a la segunda mitad de la expedición. Comenzó la jornada de Camilo, que nos tenía que llevar al cajón de las frutillas para luego bajar al refugio Cochor. Estábamos desplazados al este del refugio a sí que tuvimos que hacer “traverse” para acercarnos al cajón de Las Frutillas; avanzamos con una vista impresionante a los volcanes y con el Villarrica humeando, como siempre.
Las ansias comenzaron a llegar y vimos que podía ser posible llegar ese mismo día al refugio. A medida que avanzamos nos dimos cuenta que estábamos más al este de lo que pensábamos. Entre una pequeña separación del grupo y otra randoneada extra el sol, comenzaba a avisar con un pequeño cambio de luz que debíamos decidir si acampábamos o nos íbamos directo al refugio. La nieve comenzó a cambiar a color naranjo y ponerse más dura, lo que fue difícil para los snowboarders: había que caminar por una buena pendiente y de hecho hubo que subir a la Jose Elton con cuerda. Al llegar a un gran portezuelo estábamos entrando al valle del Coirón y vimos las huellas de Sebastián Elton y Federico Elton (el papá y el hermano menor de Camilo), que nos íbamos a encontrar.
Hace un rato nos habíamos dado cuenta que tomamos el camino equivocado. Cuando salimos del cráter debimos haber subido al filo montañoso del oeste del volcán, que nos iba a llevar directo al cajón de Las Frutillas. Pero nosotros bajamos, lo que hizo que nos demoráramos más de lo planeado.
Descendimos por el valle del Coirón hasta una terraza de roca. Este momento estuvo preocupante: debíamos llegar a las huellas pero no sabíamos qué había entremedio. Bajamos por el lado de la terraza y tuvimos que hacer un traverse con mucha pendiente y estar lo más arriba posible. El Luquitas Llanquinao, la Jose e Ignacio Elton -que andaban en snowboard- no pudieron cruzar. La pendiente era demasiado fuerte como para sacarse la tabla y caminar; el único remedio era que bajaran a un bosque de araucarias con una buena pendiente, pero si la lograban subir, podían llegar a las huellas. Al final armaron campamento en el bosque porque ya se estaba haciendo de noche.

Día 3: El final
A la mañana siguiente con Camilo y Franco los fuimos a buscar al bosque, desarmamos los campamentos y seguimos al tan esperado cajón de las frutillas. Esquiamos la última parte del cajón y entramos al bosque que era un poco más difícil que el del lado norte. Durante un poco más de una hora aguantamos la caminata entremedio de la nieve y quilas con todo el peso de los esquíes en la mochila.
¡Y al fin llegamos al refugio! ¡No era un mito! Era tanta la satisfacción y felicidad que Thomas Samsing (Sir Thomas), tenía algo guardado que solo lo iba a sacar en el momento correcto: era un skishot. Instaló 4 vasitos pintorescos traídos desde Chamonix Mont Blanc a lo largo de un esquí, llenando cada uno con Jägermeister. Luego de celebrar y conversar lo buena que salió la expedición nos fuimos en los transfer para terminar con el asado final en la casa de Camilo en Villarrica.

DSC_0654

Grupo completo al centro del crater del Sollipulli luego de cantar el Himno Nacional a todo corazón. Foto: Domingo Letelier

 


Agradecimientos:
-Sol y Nieve, Willy Hatcher, Chilebackcountry, Mauricio Carrasco, Sebastián Catalán, Verónica Neut, Miguel Matos, Sebastián Elton, Raimundo Anguita y a todos los que ayudaron directa o indirectamente a hacer posible esta expedición.

Randoneros:
Camilo Elton, Domingo Letelier, Federico Scheuch, Franco Mellado, Gregorio Vargas, Isidora Court, Ignacio Elton, Jaime Errázuriz, Jeremy Hatcher, Josefina Elton, Lucas Llanquinao, Matías Pimentel, Nikolas Kransiansky, Sebastian Anguita, Thomas Samsing

¿Cómo preparar una carrera de montaña?

 

En 4 semanas es el Desafío Cumbres, la primera carrera de montaña que ocurre en la región Metropolitana, después de los clásicos descansos y vacaciones de la temporada. ¿Si tuvieras un mes para preparar una carrera de montaña, qué harías? Aquí en Outdoors no obligamos a nadie, pero quisimos hacer el experimento -y les pedimos que nos den más consejos si les parece- de hacer una preparación a conciencia  para poder correr, en este caso, el Desafío Cumbres de Mountain Hardwear.

Acercarte a la Montaña
Esos días en la playa con amigas y amigos, los paseos al sur, los experimentos sobre o bajo las olas del verano; todo eso colabora a desconectar en muchos corredores o montañistas el chip de la carrera de trail.  Pero viene marzo, se acaban los días de sol y muchos vuelven a sus tribus de senderos y cerros… para algunos puede ser una reconexión desafiante.
Nuestra sugerencia: escapa de la oficina temprano y con un partner escápate a la montaña. Los santiaguinos al menos la tenemos fácil; podemos agarrar cualquier vehículo –e incluso hacer dedo- para llegar al pueblito de Farellones y desde ahí, dependiendo de los estragos o cuidados que hayas tenido con tu salud y aclimatación durante el verano, hacer varias cosas:

Simplemente Dormir
Santiago está a 600 metros y Farellones más menos en la cota de los 2400 msnm. Aunque en este exacto minuto están en marcha blanca, en Montañita Lodge (montanitalodge.com) puedes encontrar piezas compartidas y una habitación matrimonial para salir tarde hoy y no tener que armar un campamento. También hay cabañas más grandes, como por ejemplo las de BaseCamp (www.basecampfarellones.com), si es que vas en un grupo y necesitas más espacio o independencia.
Caminar bajo las estrellas y acampar
Para los que no alcancen a llegar mientras los andariveles están corriendo, una buena posibilidad es subir acompañando las torres del Andarivel Águilas y llegar a laguna Piuquenes o Franciscano, en los terrenos de La Parva.  Hoy 19 de febrero nos acercamos al plenilunio (luna llena del 22) y si hay cielos claros, se puede avanzar incluso sin linterna. En la laguna hay mucho espacio para campamento, solo recuerda: ¡No dejes rastro! Desde Piuquenes puedes, al otro día y ya con las sensaciones de la altura, tratar de correr un poco, subir tranquilamente cerros como el Parva o Falsa Parva y volver a almorzar a Santiago temprano.

Desafío Cumbres 20
Empieza a cuidarte
Aunque en comer y correr hay mil sugerencias, antes que cualquier cosa, hablaremos de la bebida y otros vicios. Lo sentimos pero, ¡se acabó el carrete y piscolas de verano! El alcohol aunque sea con Coca Zero engorda, te atonta, deshidrata y aunque patalees y reclames, no te ayuda. Salva tu ansiedad tomando agua en una botella regalona –ojalá no sea plástica ni desechable- y toma en serio la hidratación, porque es clave para que tu cuerpo no sienta los efectos del mal de altura y que, por supuesto, te mantengas limpio.
¡Eso es! Si este primer fin de semana antes de la carrera logras cumplir algunas o todas las sugerencias que te damos, habrás dado un importante paso adelante. En próximas entregas daremos consejos que tomen las ideas que nos dejen o para situacioens no tan ideales como correr con 4 semanas de preparación.

 

 

 

Primera vez corriendo en Montaña: Desafío Cumbres

¿Quieres vivir una experiencia intensa en las alturas? Esta es la oportunidad de iniciarte en las carreras de montaña,  descubriendo algunas de las cumbres más hermosas de Santiago. Para quienes conocen o quieren conocer circuitos en la zona de los centros de ski de la región, como el del cerro Parva y Pintor, Piedra Numerada o Refugio Federación, el próximo sábado 19 de marzo se realiza una nueva versión del Desafío Cumbres de Mountain Hardwear.
Si no eres un corredor experimentado, no hay problema: esta versión 2016 abre una oportunidad para quienes gustan de la montaña y no se habían animado a competir en ella.  Como novedad del Desafío Cumbres, se abre una categoría de 8K, que permite probar un desafío deportivo sobre los 3.000 metros de altura a quienes no lo habían hecho nunca. Con 750 metros de desnivel positivo, el 8K, comienza en la laguna Piuquenes, al final del andarivel del Bikepark de La Parva, para ascender al cerro Parva, máxima altura de la categoría, en la cota de los 3970 metros.
Desafío Cumbres 10
Los corredores que quieran pasar la noche en la zona de partida, para poder aclimatar el cuerpo a la carrera, pueden aprovechar el completo campamento que el equipo organizador del Desafío Cumbres tendrá instalado, como es tradicional, en la laguna Piuquenes. Quienes deseen reservar su cupo pueden hacerlo a través a través del siguiente link: anden/campamento-desafio-cumbres-vive-la-experiencia.
El cupo incluye el espacio en una carpa doble con un catre de campaña y plumón, agua potable, baños portátiles, mesas de apoyo para cocinar, fogata para compartir, y para quién no compita, la opción de unirse a una experiencia guiada, para hacer cumbre en el cerro Parva. En Outdoors tendremos sorpresas durante las semanas previas al evento, con novedades, consejos, testimonios y tips para quienes se acercan por primera vez a esta experiencia. Las inscripciones para la opción que hoy te conamos, 2 Cumbres (8K), 3 Cumbres (20K) y 4 Cumbres (24K, terminando en Cerro Leonera) ya están abiertas a través de la página del evento en Welcu, y los cupos son limitados para las distintas categorías.

The Ingenuous Choice, corriendo por las montañas con Anton Krupicka

¿Por qué decidimos explorar las montañas, los senderos y el desierto? Tal vez porque “nunca vamos a poder saciarnos de la naturaleza”, describió una vez Henry David Thoreau. The Ingenous choice tiene como protagonista al corredor de montaña Anton Krupicka. Krupicka explora el desierto de las montañas, las carreras de 100 millas y reflexiona sobre por qué lo que hace es especial para él.