Interactive Coloring

drag iconDrag any color from the left toolbar to an area or text in the page. A blue outline will indicate a droppable element.

drag iconOn mobile, wait a tiny bit until you drag the color drop.

Tag Archives: Llaima

Esquiando por Volcanes en el Sur de Chile

Nicolás Thumm es médico traumatólogo del Hospital del Trabajador con estudios en la Universidad Católica. En dicha universidad tomó cursos de montañismo y hoy está ligado al club Andino Universitario. Uno de los deportes que más le gusta es el randonée de montaña. He complementado su formación con cursos de avalancha y de lugares remotos.  En este reportaje nos cuenta todos sobre el Randodée en los volcanes chilenos del sur.

Texto y Fotos: Nicolás Thumm

Esquiando por Volcanes en el Sur de Chile-7Antuco

Este volcán está al lado de la laguna El Laja la que se puede apreciar nítidamente desde su cumbre. Es un cono fácil de subir y no requiere de mucho conocimiento técnico. Desde la base, donde hay un centro de esquí, el trayecto hasta la cima es de alrededor de cuatro horas. En la cumbre hay un memorial para los militares que murieron en la tragedia de Antuco. El último tramo del trayecto es un poco empinado y se abre hacia una amplia ladera. Durante la tarde la bajada en esquí tiene una nieve primavera de buenísima calidad en el mes de septiembre, aunque presenta algunas áreas con hielo, nieve honda o acartonada por lo que se requiere un mínimo de técnica de esquí de montaña. Lo más destacado de este volcán son las vistas, sobre todo hacia la Sierra Velluda.


Esquiando por Volcanes en el Sur de Chile-7

Lonquimay

En su base se encuentra el centro de esquí Corralco. Para subir a la cima se pueden usar los andariveles acortando así el trayecto a dos horas. Caminando a paso tranquilo desde la base se puede tardar alrededor de cinco horas en llegar a la cumbre. Una de las gracia de subir el Lonquimay es que tiene todas las instalaciones de Corralco: un restaurante, andariveles y pistas pisadas desde la mitad del volcán. Pese esta infraestructura, igual se tiene la sensación agreste propia del esquí de montaña. Al salir del centro de esquí asombra un panorama abierto con zonas vírgenes. Se debe ir preparado para el hielo y el ultimo filo es bien expuesto al viento. Habitualmente hay hielo por lo que hay que llevar crampones y piolets. La vistas en el cráter son muy recomendables. Éste no está activo. El nivel que se requiere de esquí es más alto en este volcán. El primer tramo es más vertical y expuesto, con nieve cartón. Pero a pesar de esto lo más entretenido es que hay muchos lugares para hacer esquí randonée. Bajando al cráter Navidad hay campos para randonear tres días o más y se puede llegar hasta los bosques de araucaria..

Otro de los atractivos de Corralco es que en la base se puede practicar el snowkite. Es un lugar muy bueno y tranquilo para este deporte. Puedes tardarte unos 20 minutos subiendo el volcán con el kite. Ideal para hacer travesías rápidas.


Esquiando por Volcanes en el Sur de Chile-7

Llaima

Este volcán es muy bonito, está menos activo que hace unos años y se puede acceder desde distinto lados. Lo más común es hacerlo desde el centro de esquí Los Paraguas que es la alternativa más rápida. Otra opción es subir por el centro de esquí el Conguillio. Esta parte es menos conocida y su ladera, aunque es más vertical, es muy escénica. Desde Los Paraguas uno se tarde entre tres y cuatro horas hasta la cumbre. Se parte randoneando entre araucarias, luego se entra a una zona de lomas, ondulaciones y cornisas, y el ultimo tramo tiene hielo, por lo que hay que subir con crampones. La esquiada es de complejidad media, arriba hay zonas de hielo y después se llega a la nieve primavera.


Esquiando por Volcanes en el Sur de Chile-7

Villarica o Rukapillán

Es uno de los volcanes más subidos de la zona por su fácil acceso y por las buenas instalaciones hoteleras de Pucón. Se sube en cuatro o cinco horas. Es posible acceder al volcán desde el centro de esquí o desde la base. A mitad de camino, en el sector de La Capilla, hay una torre de andarivel antigua que fue destrozada por una erupción del volcán. Éste es un típico lugar de refugio ante cualquier problema. El último tramo tiene hielo pero con cierta habilidad se puede llegar con la pieles de los equis randoneando hasta arriba. La vista es maravillosa. Si el día está despejado se ven todos los volcanes y el lago Villarrica. Incluso se puede ver su lava ya que está activo. A pesar de que este volcán es muy accesible, se debe tomar precauciones ya que con ciertas condiciones climáticas se puede poner bastante complicado. La esquiada es sumamente agradable y se puede hacer en 45 minuto disfrutando tranquilamente. La primera parte es un poco más exigente y luego es bastante sencillo.


Quetrupillan

Es un volcán más pequeño que los anteriores y también se encuentra en la zona de Pucón. De forma mocha, cuesta verlo porque generalmente está tapado. Se encuentra en un punto medio entre el Villarrica y el Lanin. Hay varias caminatas por los bosques y es necesario llevar GPS e información de la ruta ya que es fácil perderse. Una vez que se sale del bosque, llegar es simple. Uno de mayores atractivos es la vista al Villarrica y al LLaima, así como su cráter cubierto de nieve. La caminata a la cumbre es de entre cuatro y cinco horas. El ultimo tramo tiene hielo por lo que se recomienda llevar crampones. La esquiada es fácil pero hay que tener cuidado con en el bosque para no chocar con los árboles ni perderse.


Esquiando por Volcanes en el Sur de Chile-7

Osorno

Este volcán está más al sur y el acceso más común es por el centro de esquí de su base que cuenta un par de andariveles. Si se opta por no usar los andariveles, la caminata a la cumbre es de entre seis y siete horas. El Osorno es un poco más exigente que los otros. Al estar más al sur está un poco más expuesto y tiene condiciones de alta montaña. La parte final es muy vertical y presenta muchos hongos de hielo por lo que hay que ir con crampones y piolets. La vista a los volcanes Puntiagudo y Calbuco y al lago Llanquihue es realmente sorprendente. Se debe tener precauciones con el clima ya que es muy cambiante, y con una zona de campo de grietas que en invierno están tapadas pero en primavera puede estar expuestas. La esquiada es muy escénica. Y tardas unas tres horas en bajar.


Recomendaciones

Una de las mejores épocas para esquiar los volcanes del sur es en Septiembre ya que se combina buena nieve y estabilidad de las condiciones climáticas.

Siempre hay que informarse muy bien de las rutas y condiciones del clima. Así como informar y avisar a terceros acerca de la ruta e itinerario a seguir. Idealmente contar con guías autorizados (esta condición es obligatoria en algunos volcanes como el Villarica).

→ Dentro del equipo, aparte de lo mínimo para Randonnee (ski con fijaciones de rando, pieles, bastones y casco), debe llevarse y saber usar equipo básico de avalanchas (arva, sonda y pala) y de hielo (crampones y piolet).

Debe contarse con conocimientos y entrenamiento de montañismo y esquí de montaña (elección de ruta segura, avalanchas, etcétera).

→ La mayoría son volcanes bastante “amigables” con un ascenso fácil y seguro, y un esquí muy entretenido al bajar; sin embargo las condiciones pueden cambiar drásticamente según el clima y transformarlos en cerros muy técnicos y difíciles. Hay que planificar de acorde a las condiciones particulares de cada día.

→ Se debe ir preparado para eventuales problemas o inconvenientes que puedan ocurrir: llevar linterna frontal, botiquín, ropa de abrigo adicional, comida y agua suficiente.

Volcanes

Estos volcanes los puedes hacer en el día con una buena planificación y con un buen estado físico. El tiempo promedio es de entre cinco y seis horas para subir y  dos horas aproximadas para bajar. Se recomienda llevar una mochila liviana e ir preparados para encontrar hielo en la cumbre, no es necesario asegurar con cuerdas pero si con crampones y llevar piolet.

Esquiando por Volcanes en el Sur de Chile-7

​C​elebrando con los amigos en la cumbre del Llaima, de izquierda a derecha: Pachi Ibarra, Eben Sargent, JP Meza, Seba Irarrázaval y Nico Thumm.

Magma Trail y El Renacer de un Antiguo Centro de Ski

Nuevamente la región de la Araucanía convocó a la familia del trail running para otra maravillosa carrera, que esta vez tuvo como centro de operaciones el Centro de ski y montaña Los Paraguas, un bello lugar que está en proceso de construcción y remodelación.

Texto y Fotos: Cristián Valencia

El viaje a la zona ya es una experiencia y, como tal, goza de muchas aventuras en el proceso. Se conoce gente que destaca por su amabilidad y  calidez, sumando  el detalle del conocimiento del lugar, sus características, y por supuesto las historias que bien recibimos de los encargados de los refugios, tanto de Los Paraguas como de Las Araucarias. Quien tuvo la suerte de conocer a Don Oscar, se pudo impregnar de su pasión por el deporte y la montaña, que se palpaba en el interior de este último refugio, lleno de historias y anécdotas plasmadas en los objetos que adornan el lugar.

vista-del-Cerro-Colorado

Por su parte, Nicolás Palma, administrador del Centro Los Paraguas -multiplicándose a punta de buena energía y vitalidad- se encargó de atender junto a su familia, muy amablemente a las mas de 300 personas que visitaron el lugar, siendo de ellos, 290 competidores que llegaron hasta el lugar para ser parte de este entretenido evento desarrollado por la productora local Surxtremo, que nos regaló la posibilidad de conocer tan hermoso lugar, que contaba con la maravillosa vista del Volcán Llaima como fondo de la postal para la carrera.

SOLTANDO PIERNAS
Tuve la suerte de impregnarme del lugar desde el día anterior, donde ya en pleno proceso de recuperación de la rodilla, pude por fin salir en busca de senderos, después de meses, y que mejor que hacerlo en ese entorno, adornado por bellos bosques de araucarias, el Cerro Colorado, la envidiable vista del Cerro Japonés y por supuesto, un majestuoso volcán que fue testigo de cómo mis ojos brillaban de felicidad, al poder correr nuevamente,

¿DÓNDE DORMIR?
La organización dejó abierta la posibilidad de que los corredores pudieran comprar tickets para alojar en los refugios, por lo que muchos de los afortunados que nos quedamos, pudimos ver los bellos colores del atardecer reflejados en el helado lugar que ya nos indicaban que debíamos ir a descansar para enfrentar el siguiente día, que vendría cargado de energía de los corredores provenientes de distintos puntos del continente.
Mientras todos dormíamos, la organización se encargaba de afinar los últimos detalles que veríamos al despertar (ya que nos encontrábamos al lado de la partida) donde antes de las 7:00 AM, había llegado gran cantidad de corredores que llegaban en búsqueda de su kit, esperando ansiosos el momento de la partida para salir en busca de los senderos.

atardecer-en-en-el-Centro-Los-Paraguas

LA RUTA
El recorrido fue diseñado de una manera muy particular, donde todas las distancias recorrían en algún momento de la ruta, los caminos que llevan al Cerro Japonés, sin embargo las condiciones climáticas y de visualización cercana al volcán no eran las más idónea.  La organización decidió cerrar ese paso para la ruta de los 18K, que les correspondía pasar por esa zona en la última parte de su recorrido. Sin embargo los afortunados corredores de los 35 y 8 km pudieron volar por este espacio, que de seguro dejó maltratado a muchos dada la rigurosidad del terreno y subida por el bosque.

 

LOS REYES DE LA FIESTA
La competencia en los 35 km fue ganada por Luis “Patagón” Soto, carismático entrenador del simpático club OTTrail Araucanía y corredor de  aventura que estaba en pleno proceso de preparación para su participación en el mundial de carreras de aventura, seguido de  Joel Barra y Daniel Borquez, uno de los hombres detrás de la apuesta deportiva Paradondeir (www.paradondeir.cl)
Por su parte en las mujeres la pelea estuvo liderada por las fuertes corredoras locales, Pamela Lizama y Yesenia Huinchaguir seguidas de Susana Soferrey, corredora valdiviana del club Oncol Trail.
Dos de las bajas sensibles del evento fueron la del hombre de Purén, Pablo Cesar Pérez y de Carlos Verdugo uno de los organizadores de Ultra Sendero de Los volcanes, carrera desarrollada en el mes de marzo en la misma región, quienes presentaron molestias que los dejaron fuera de la posibilidad de continuar y aspirar a un podio.

vista-nevada-del-Volcan-Llaima-desde-el-centro-Los-Paraguas

LOS PARAGUAS, UN CENTRO QUE RENACE
Los que asistimos a esta carrera somos fieles testigos del renacer de un centro abandonado que data de la década del 70 y que ahora en nuevas manos y con nueva energía, a cargo de Carolina Laurie Medel y Nicolás, quienes junto al español José Luis Sanz, antiguo dueño se encargan de hacerlo  crecer, renovando su infraestructura y preparándose para la nueva temporada que abrirá en junio.
El trabajo será arduo, pero sin embargo no me queda duda que dejará más que contentos a quienes tengan la oportunidad de conocerlo una vez que abran sus puertas para mostrar sus bondades y sobretodo energía.
No solamente considera la remodelación de la cafetería y refugio, sino que por supuesto de sus andariveles, que espero usar una vez que comience esta nueva etapa.

MÁS QUE UN CENTRO DE SKI
Los Paraguas, ofrece servicios de arriendo de equipos de esquí, trineos, comidas, alojamientos y capacitaciones en montaña, gracias al trabajo en conjunto con la empresa “Rutas Australes”, con la cual se organizan cursos de escalada en hielo, escalada en roca, cuerdas, entre otros, además de ascensiones guiadas por distintos senderos de la zona y a la cumbre del hermoso volcán Llaima de 3125 msnm. Con esto, quieren acoger a todo tipo de público, los de menos recursos y que no conocen la nieve hasta las personas instruidas en el tema y que quieran visitar y conocer el hermoso entorno que lo rodea.Más que un simple centro de ski, su apuesta se centra en ser un refugio de montaña, un lugar donde poder ir a disfrutar de la naturaleza, ya que por sus características puede ofrecer esto y más.
El centro se ubica en el kilómetro 24, camino de la localidad de Cherquenco hacia el volcán Llaima. Está inserto dentro del Parque Conguillío y a solo un poco más de 1 hora de Temuco, en un paisaje rodeados por hermosos bosques de araucarias y a 1500 msnm.

 

 

Nevados de Sollipulli

En la región de la Araucanía, al sur del famoso volcán Llaima en el Parque Nacional Conguillío y al norte del concurrido volcán y Parque Nacional Villarrica, hay un extenso y poco explorado terreno que pocos conocen, y que tiene un volcán con la historia volcánica más interesante de la zona. Es el volcán Quetrugudu o Sollipulli (complejo que no supera los 2282 msnm), que si ustedes lo mapean ahora mismo lo encontrarán al norte del Lago Caburgua y al sur de la ciudad de Melipeuco.

Texto: Sebastián Anguita

Desde Mayo comenzamos a organizar esta travesía en esquí de montaña (que varios amigos y familia la teníamos pendiente desde hace un par de años. Pregunté, junté y hicimos con un grupo extraordinario la expedición noreste suroeste al volcán Sollipulli.
Con Camilo Elton decidimos sacar la travesía adelante y seguir con la tradición “pondera” familiar, ya que hace varios años atrás el papá de Camilo (Sebastián Elton), Claudio Díaz, Juan Carlos Fuentes y varios más lo cruzaban. Y no lo hacían con los equipos y tecnologías que tenemos ahora.
Sebastián Elton tiene casa en el sector de Cochor, en el lado sur del volcán, y Raimundo “Sota” Anguita (mi padre) en el valle de Alpehue, en el lado norte. ¡Está diciendo! Hay que unir las casas.
La fecha elegida de la expedición fue el fin de semana del 18 de septiembre: hay buena nieve, buena temperatura, buen tiempo y todos pueden. La travesía estuvo pensada para hacerla en 3 días, aunque también era posible hacerla en 2. Yo tuve que guiar el lado norte y Camilo en el lado sur. Nadie conocía la travesía completa, fue netamente exploratoria.

Estos son los lugares que nos recuerdan lo chico que somos en el mundo. Josefina Elton y Matías Pimentel terminando de cruzar el crater. Foto: Isidora Court

Estos son los lugares que nos recuerdan lo chico que somos en el mundo. Josefina Elton y Matías Pimentel terminando de cruzar el crater. Foto: Isidora Court

Día 1: Salir del Bosque
Fuimos 15 los motivados a hacer la travesía. Partimos el viernes temprano desde Villarrica en dos transfer. Luego de dos horas de viaje llegamos a Melipeuco, para recoger a Franco Mellado y Josefina Elton, que llegaron en bus esa misma mañana desde Santiago para poder comprar las últimas cosas que faltaban. Luego de partir a la entrada de la Reserva Nacional Villarrica (1180 msnm), reparar el pinchazo de un transfer, preparar equipo, montar los esquíes a la mochila y sacar la infaltable foto inicial, comenzamos a caminar, al mediodía. A los 10 metros de empezar a caminar ya había nieve y durante una hora pasamos por un alucinante bosque de nothofagus y araucarias, arreglándolas para desenredarnos de las quilas. Al salir del bosque nos encontramos con una maravillosa vista al cono Chufquén y varias bajadas paradisíacas para esquiar. Tuvimos un rato para conversar, pusimos pieles y partimos a randonear.
A medida que subimos observamos una panorámica donde, de a poco, se asomaban los volcanes Llaima, Sierra Nevada, Lonquimay; al fondo el Callaqui y la Reserva Nacional China Muerta. En ese lugar estaba prohibido no sacar fotos
El objetivo del día era acampar en el glaciar del cráter, pero no alcanzamos a llegar, por que empezamos más tarde de lo que teníamos planeado. Pero ya cerca de llegar a la cumbre percibimos que la luz ya estaba comenzando a terminar su labor y que debíamos buscar otro lugar para pasar la primera noche. Vimos a la distancia una especie de terraza gigante, con buena vista y pendiente para montar el campamento (2120msnm). El Solli nos designó un hotel igual de “mil estrellas” que si hubiéramos dormido en el glaciar. Teníamos una vista increíble desde el Sierra Nevada hasta el lago Icalma. Yo creo que esa era la parte más helada del Sollipulli, porque hacía mucho frío y se mantenía excelente nieve para esquiar (nieve polvo o powder).

DSC_0771

Al lado de una gran cascada de hielo con vista al Volcán Lanín, Thomas Samsing se prepara para esquiar el Valle del Coirón. Foto: Domingo Letelier.

Día 2: Bajada al Cráter
En la mañana siguiente algunos nos salimos de las carpas a conversar con las manos en los bolsillos esperando recibir los rayos del sol, porque no íbamos a trabajar de ninguna manera con ese frío (-5°C). El sol llegó, el resto se levantó, ordenamos y salimos cerca de las 11:00, que también fue tarde según lo planeado. Continuamos subiendo hacia la cima para luego bajar al glaciar.
Me adelanté para buscar un lugar seguro para bajar al cráter mientras el resto se agrupaba. Nos comunicamos con radio y eso nos facilitó las cosas. Subí la cima este y me encontré con una vista impresionante al glaciar completo, repito, ¡impresionante!. Camilo encontró una muy buena bajada incluso con powder. Era una bajada de 30 segundos pero que la disfrutamos a concho ya que fue una de las esquiadas más largas.
Sacamos pieles, la esquiamos y a poner pieles de nuevo para cruzar el cráter. Era todo plano e inmenso, un mar de nieve. Avanzamos unos minutos para sacarnos la foto oficial del grupo; cuando nos estábamos instalando para la foto Camilo dice ¡hay que cantar el himno nacional! Así que apareció la típica cinta de bandera chilena de los dieciochos y cantamos a todo grito y corazón. Seguimos randoneando en el mar de ponder; Jaime Errázuriz y el Matías “matito” Pimentel anduvieron como atletas, el Jeremy y el Ignacio Elton, snowboarders, amarraron todas sus cosas a la tabla y la usaron como trineo de carga.

98740002

Momento final. celebración de los tres días de randonée. Camilo Elton, Federico Scheuch y Jeremy Hatcher haciendo el brindis. Foto de Jeremy Hatcher

La segunda mitad de la expedición
Fueron casi 3 kilómetros de travesía por el glaciar. Llegamos a una pared fácil de subir para salir del cráter y comenzar la parte por el lado sur. Anclamos una cuerda para el apoyo y llegamos al otro lado con una nueva vista; ¡cambio de volcanes! Era momento de despedirse de los volcanes del norte y saludar a los del sur (Lanín, Quetrupillán, Villarrica y más atrás el complejo Mocho Choshuenco). Momento para alimentarse, sacar más fotos y partir a la segunda mitad de la expedición. Comenzó la jornada de Camilo, que nos tenía que llevar al cajón de las frutillas para luego bajar al refugio Cochor. Estábamos desplazados al este del refugio a sí que tuvimos que hacer “traverse” para acercarnos al cajón de Las Frutillas; avanzamos con una vista impresionante a los volcanes y con el Villarrica humeando, como siempre.
Las ansias comenzaron a llegar y vimos que podía ser posible llegar ese mismo día al refugio. A medida que avanzamos nos dimos cuenta que estábamos más al este de lo que pensábamos. Entre una pequeña separación del grupo y otra randoneada extra el sol, comenzaba a avisar con un pequeño cambio de luz que debíamos decidir si acampábamos o nos íbamos directo al refugio. La nieve comenzó a cambiar a color naranjo y ponerse más dura, lo que fue difícil para los snowboarders: había que caminar por una buena pendiente y de hecho hubo que subir a la Jose Elton con cuerda. Al llegar a un gran portezuelo estábamos entrando al valle del Coirón y vimos las huellas de Sebastián Elton y Federico Elton (el papá y el hermano menor de Camilo), que nos íbamos a encontrar.
Hace un rato nos habíamos dado cuenta que tomamos el camino equivocado. Cuando salimos del cráter debimos haber subido al filo montañoso del oeste del volcán, que nos iba a llevar directo al cajón de Las Frutillas. Pero nosotros bajamos, lo que hizo que nos demoráramos más de lo planeado.
Descendimos por el valle del Coirón hasta una terraza de roca. Este momento estuvo preocupante: debíamos llegar a las huellas pero no sabíamos qué había entremedio. Bajamos por el lado de la terraza y tuvimos que hacer un traverse con mucha pendiente y estar lo más arriba posible. El Luquitas Llanquinao, la Jose e Ignacio Elton -que andaban en snowboard- no pudieron cruzar. La pendiente era demasiado fuerte como para sacarse la tabla y caminar; el único remedio era que bajaran a un bosque de araucarias con una buena pendiente, pero si la lograban subir, podían llegar a las huellas. Al final armaron campamento en el bosque porque ya se estaba haciendo de noche.

Día 3: El final
A la mañana siguiente con Camilo y Franco los fuimos a buscar al bosque, desarmamos los campamentos y seguimos al tan esperado cajón de las frutillas. Esquiamos la última parte del cajón y entramos al bosque que era un poco más difícil que el del lado norte. Durante un poco más de una hora aguantamos la caminata entremedio de la nieve y quilas con todo el peso de los esquíes en la mochila.
¡Y al fin llegamos al refugio! ¡No era un mito! Era tanta la satisfacción y felicidad que Thomas Samsing (Sir Thomas), tenía algo guardado que solo lo iba a sacar en el momento correcto: era un skishot. Instaló 4 vasitos pintorescos traídos desde Chamonix Mont Blanc a lo largo de un esquí, llenando cada uno con Jägermeister. Luego de celebrar y conversar lo buena que salió la expedición nos fuimos en los transfer para terminar con el asado final en la casa de Camilo en Villarrica.

DSC_0654

Grupo completo al centro del crater del Sollipulli luego de cantar el Himno Nacional a todo corazón. Foto: Domingo Letelier

 


Agradecimientos:
-Sol y Nieve, Willy Hatcher, Chilebackcountry, Mauricio Carrasco, Sebastián Catalán, Verónica Neut, Miguel Matos, Sebastián Elton, Raimundo Anguita y a todos los que ayudaron directa o indirectamente a hacer posible esta expedición.

Randoneros:
Camilo Elton, Domingo Letelier, Federico Scheuch, Franco Mellado, Gregorio Vargas, Isidora Court, Ignacio Elton, Jaime Errázuriz, Jeremy Hatcher, Josefina Elton, Lucas Llanquinao, Matías Pimentel, Nikolas Kransiansky, Sebastian Anguita, Thomas Samsing

El misterio del volcán Reclus en Magallanes

El profesor de la Universidad de Magallanes Alfredo Soto, nos cuenta como accedió a visitar, a principios del 2013, las inmediaciones del glaciar Amalia y la base del volcán Reclus, un lugar donde ayudados por los datos de las exploraciones del montañista Camilo Rada, buscaron confirmar que había detrás de la actividad telúrica que estaba atemorizando a la población de esta zona de Magallanes. Continue reading

Randoneando en la nieve de la Araucanía

Corría la temporada de invierno 2006 cuando escuché por primera vez hablar de Malalcahuello y el centro de esquí Corralco, albergado en las faldas del volcán Lonquimay. Pocas semanas más tarde estaba sobre mis dos tablas en estas pendientes; la que hasta el día de hoy, considero la mejor nieve del sur de Chile. Continue reading