Interactive Coloring

drag iconDrag any color from the left toolbar to an area or text in the page. A blue outline will indicate a droppable element.

drag iconOn mobile, wait a tiny bit until you drag the color drop.

9 maneras de fomentar el amor a la naturaleza

Se acercan las vacaciones de invierno de los niños, y son muchos los padres y madres que se preguntan qué hacer con sus hijos. ¿Cómo aprovechar que este período? En Outdoors pensamos que es bueno tener experiencias sencillas con los niños, y por eso te hacemos algunas sugerencias fáciles que se pueden aprovechar con chicos de cualquier edad

1-Simplemente estar al aire aire libre: Los padres necesitan aumentar el tiempo que sus hijos pasan jugando al aire libre, con cosas sencillas que ellos pueden encontrar en estos espacios. También es fundamental darles un poco de rienda suelta, y dejarlos que enfrenten solos estos lugares, para que ellos logren encontrar los tiempos y espacios en que pueden crear sus propias aventuras.

2-Dormir afuera: Trata de dormir al aire libre. O toma una carpa y sal a un patio, solo con una linterna y un saco de dormir. Incluso estando en la ciudad uno puede tomarse el tiempo de escuchar lo que sucede alrededor y tomar algo de aire fresco.

3-Inspira al sentirte inspirado: Una manera de marcar la prioridad por el mundo natural es mostrar asombro y entusiasmo por este. Los niños siguen el ejemplo de sus padres y madres; si los ven detenerse, agachar y observar una cuncuna, una mariposa o una flor, eso se vuelve más interesante. Motívate en traspasar la curiosidad y el respeto que debe tener el ser humano al descubrir cosas nuevas.

4-Mira los cielos: Toma una manta, averigua un poco de las nubes y siéntate a mirarlas al atardecer. Prestándole atención a lo que sucede en los cielos se puede predecir en parte el tiempo atmosférico. De noche, puedes sentarte a mirar las estrellas, mirar las constelaciones ayudado de alguna aplicación y tomarle atención a las fases de la luna como una manera de medir el avance de los días.

5-Planta algo: Puede ser un ají o una huerta de tomates, porotos o una planta de albahaca; siempre hay oportunidad de hacer crecer algo. Si no tienes espacio en tu hogar, puedes participar de un huerto comunitario, donde puedes preparar con tus hijos la tierra, plantar las semillas, regar y quitar la maleza. Parte con plantas de crecimiento rápido y registra su crecimiento. De esta manera los chicos van entendiendo de dónde viene parte de su alimentación y entienden los ciclos de la vida.

6-Explora una laguna o un arroyo: Los niños sienten una atracción natural por el agua y puede pasar horas jugando cerca de ella. Explora algún curso o cuerpo de agua cercano: puedes llevar una red, un frasco y una pala y buscar las criaturas que se esconden en el barro: mosquitos, gusanos, anfibios; siempre hay una vida abundante en los lugares más húmedos.

7-Comienza una colección: Ordena las cosas que vas encontrando en los espacios naturales, pero recordando siempre la regulación de los lugares que estás visitando. Es distinto recoger una piedra de un color llamativo a romper una rama viva de un árbol. Esto puede empezar a generar entre padres e hijos conversaciones sobre los principios de No Deje Rastro.

8-Sal a caminar: A un bosque, a un sendero de montaña, en el campo; para extender la atención de los niños más chicos, puedes llevar una lupa y un frasco para bichos. Observa con tiempo lo que vas encontrando y trata de encontrar 10 especies difrentes, o 10 rastros de alun animal que puede estar por ahí escondido.

9-Andar descalzo: Dejar que los niños anden sin zapatos les permite interactuar de manera más directa con la naturaleza, además de mejorar sus sentido de equilibrio y relación del cuerpo con su espacio. Tener contacto con la arena, la hierba o la roca es toda una experiencia para los sentidos

A %d blogueros les gusta esto: