Interactive Coloring

drag iconDrag any color from the left toolbar to an area or text in the page. A blue outline will indicate a droppable element.

drag iconOn mobile, wait a tiny bit until you drag the color drop.

Tag Archives: Glaciar

Glaciar Universidad: una visita a la imponente montaña de la región de O’Higgins

Vista al glaciar Manque, al costado norte del glaciar universidad
Foto: Felipe Lemunguir Sepúlveda / Revista Outdoors

A unos 60 kilómetros de San Fernando y luego de unas tres horas de viaje para llegar a los pies del macizo de hielo, comienza una travesía extenuante. El ascenso se extiende por otras tres horas de caminata, pero resulta gratificante. Allá, una postal imponente, llena de variedad y contrastes. El también llamado glaciar Resurrección es la segunda formación de agua congelada después de los Campos de Hielo Sur.


Al llegar al mirador, parece una postal sacada de algún rincón de la Patagonia. Pero no lo es. Es el glaciar Universidad o Resurrección, un gigante de hielo situado en la profundidad de la cordillera de los Andes a unos 60 kilómetros de San Fernando, región de O’Higgins. “La más grande de Chile después de los Campos de Hielo”, introducen los guías de Glaciares de Colchagua, quienes desde 2019 realizan expediciones para conocer, al menos, una pincelada del lugar.

Compuesto, además, por los glaciares Cortaderal, Palomo y Cipreses, el macizo de hielo abarca una superficie de unos 20 kms2 y ofrece un escenario bastante peculiar: las laderas sur de granito contrastan abruptamente con el blanco de la nieve.

Todo comenzó temprano: pasadas las 7am el bus con un grupo de 16 personas emprendió rumbo desde San Fernando para introducirse en el espesor de la cordillera. Encima de un camino rocoso y con muchos giros, la ruta se hace lenta. Luego de dos horas de viaje, y tras cruzar una de las dos hidroeléctricas de la ruta, llegamos a la primera parada, en Los Maitenes. Ahí, el equipo de guías preparó los equipos, la comida y las indicaciones para poder llegar al mirador.

primera etapa para llegar al glaciar universidad
La primera etapa para llegar a la base del glaciar. Foto: Felipe Lemunguir Sepúlveda/Revista Outdoors

De paso, se puede aprender una porción de historia. En ese sector fueron rescatados los 16 uruguayos sobrevivientes del accidente aéreo que dejó a 29 fallecidos en 1972.

Pasadas las 10:30, con las mochilas cargadas y la energía a tope, partimos arriba de otro vehículo que en casi 45 minutos nos dejó en la entrada de la hidroeléctrica San Andrés, el último punto intervenido del recorrido.

Así comenzó la travesía.

LA PRIMERA ETAPA

Por instantes, da la sensación de no estar en la Sexta Región, sino en algún paraje austral. La inmensidad del cordón montañoso estremece a ratos y la cantidad de fotos que se hacen parecen insuficientes.

La primera etapa del camino, que contempla cerca de una hora, es sobre una superficie sin mucho desnivel y que se hace peliaguda más que nada por el calor, ya que no hay poca o casi nada de vegetación. Eso sí, la entrada a unas cavernas de hielo y al glaciar mismo (la primera parada de la jornada) es un premio. El grupo aprovecha de hidratarse y comer un poco, además de poder ingresar al subsuelo del macizo de hielo. En esa bóveda milenaria se aprecia una erosión perfecta; ahí están encapsulados miles de años de historia. Aunque, como gran parte de los glaciares, el retroceso es evidente. Cerca de 5 metros al año, aseguran los guías.

dentro de las cavernas de hielo, al principio del glaciar Universidad
Dentro de las cavernas de hielo, al principio del glaciar Universidad. Foto: Felipe Lemunguir Sepúlveda/Revista Outdoors

Tras visitar las cuevas y llenarse de energía –además de disfrutar un poco de sombra–, comienza la segunda etapa. Más empinada, más difícil y más exigente.

EL ASCENSO AL GLACIAR

El grupo se divide en dos. Unos que van a un ritmo más rápido y el resto que va con más calma. Y aunque en ese trayecto se pone a prueba el estado físico y la fortaleza mental, el tranco más pausado tiene que ver mucho con la apreciación del lugar. La caminata comienza sobre el bloque de hielo, pero debido a los innumerables derrumbes de las cumbres aledañas pisamos sobre un terreno lleno de piedras y rocas. Así es al menos durante media hora hasta llegar al hielo mismo.

Una breve pausa para hidratarse, instalarse los crampones en los zapatos y comenzar con el ice hike que contempla un ascenso de unos 450 metros, según indicaban los guías.

Aprovechando la inmensidad del camino, traté de quedar entre los dos grupos de ascenso y así disfrutar del silencio entre las montañas. El ruido de los crampones crujiendo sobre el hielo y el agua fluyendo por un costado eran los únicos sonidos que armonizaban la marcha bajo un sol implacable. Así, durante al menos una hora y media, y tras recorrer unos 6 kilómetros, logré llegar y disfrutar de las glaciares que están en la región de O’Higgins.

Las ganas de seguir más allá son enormes, pero luego de una hora de descanso y de disfrutar de una vista irrepetible, hay que descender.

Tramo final para llegar al glaciar Universidad
Tramo final para llegar al glaciar Universidad. Foto: Felipe Lemunguir Sepúlveda/Revista Outdoors

Quizás es la parte más difícil. Sobre todo, porque las piernas hacen un esfuerzo distinto para pisar sobre el hielo al bajar. Pero la misma naturaleza ofrece, además de otra vista espectacular hacia abajo, otros elementos: el viento comienza a silbar, la temperatura comienza a disminuir y en las alturas se escuchan un par de derrumbes. Que, aunque no se logra distinguir dónde ocurre y termina siendo inofensivo, atemorizan con un ruido profundo. Es la señal inequívoca de que el lugar tiene vida.

Tras sortear el hielo, las rocas y el cansancio de una caminata de más de 12 km, la satisfacción es plena. Una última mirada al paisaje antes de llegar al estacionamiento de la hidroeléctrica basta para atesorar una experiencia que está al alcance de cualquiera.

Bajada del glaciar
Bajada del glaciar. Foto: Felipe Lemunguir Sepúlveda/Revista Outdoors

DATOS PRÁCTICOS

Glaciares de Colchagua son los encargados de vender los distintos tours para conocer el Glaciar Universidad, puesto que el lugar es un recinto privado. A su vez, ellos son los encargados del transporte en vehículos 4×4 desde San Fernando hasta Los Maitenes, y luego hasta la entrada, en la hidroeléctrica San Andrés. También entregan los implementos necesarios para la experiencia: polainas, bastones, cascos, crampones y comida.

Sin embargo, es necesario llevar ropa adecuada: primera capa para el torso y las piernas, ropa cómoda, chaqueta, gorro, guantes, gafas de sol o antiparras con filtro UV, bloqueador solar.

Hay dos tours disponibles: hasta las cuevas de hielo y hasta el mirador.

Kayak en La Laguna San Rafael

Dentro de toda el área entre Bahía Exploradores y la laguna San Rafael, la posibilidad de avistar aves es increíble, particularmente en la ribera de la laguna, en donde colindan varios ecosistemas, como los ríos, bosques y humedales. Aquí cintamos la historia de una expedición de la Universidad San Sebastián que salió a explorar estos lejanos confines.
Continue reading

Jumbo Wild en Patagonia Mall Sport

“Solo cuando el último árbol haya sido cortado, cuando el último pez haya sido capturado y el último arroyo contaminado nos daremos cuenta que no podemos comer plata”. Hoy jueves 7 de julio a las 21:00 en la tienda Patagonia Mall Sport, se exhibirá por primera vez en Chile el documental Jumbo Wild, que rescata la lucha que enfrenta a una pequeña comunidad de British Columbia, Canadá, con los gestores de un mega proyecto inmobiliario, quienes quieren construir un resort de ski en el Valle del Glaciar Jumbo.
Además de ser un paraíso para los deportes de montaña, el valle también es inspiración espiritual de la tribu de los Ktunaxa, para quienes es el hogar del espíritu del Oso Grizzly. Su defensa y conservación es parte de lo que se denomina “El Nuevo Localismo”. Para quienes conocen de cine outdoors, esta película fue realizada por Sweetgrass Productions, los mismos que realizaron Solitaire, documental de ski filmado entre los distintos países que comparten la Cordillera de Los Andes
La asistencia es gratuita para quienes confirmen su presencia pinchando AQUÍ.

Jumbo-2

Foto Principal: Steve Ogle Photography

Otoño e Invierno en Los Ríos

El frío puede esperar para siempre en esta región, porque la posibilidad de encontrar actividades al aire libre se mantiene siempre que exista un lugar cálido donde llegar. Montañismo, stand up paddle, actividades que vinculan con las tradiciones fluviales y más en este viaje a una región llena de sorpresas y atractivos.
Texto y Fotos: José Francisco Hurtado

Valdivia es sin duda una ciudad fluvial. Sus fiestas son en el río -como sucede con la Semana Valdiviana-, y su día a día pasan entre puentes e islas. El orgullo local está centrado en su remadores, para quienes piensan en deporte, o en la pureza de sus manantiales de agua, si hablamos de cerveza. Pero hay una tradición, que sorprende para quien ve las posibilidades de navegar todo este lugar, y sorprende porque no se percibe aún a quién pueda ser transmitida: esta es la del oficio del carpintero de ribera.
Si bien en nuestro país conocemos una tradición de hacer embarcaciones, que viene por los registros y vestigios que dejaron pueblos originarios como el chono, los kawesqar o los changos, los chilenos poco sabemos de las técnicas que se unen para llevar una idea de nave al agua. Los hermanos Villanueva, con su astillero al borde del río Cutipay, son de los pocos que guardan estos secretos
La mejor manera para aproximase a este lugar donde vive este legado de carpintería fluvial, para quien guste de remar, es sobre un kayak. Patricio Fernández de Sylvatica Outdoors ofrece viajes en kayak dentro de la región y conoce ya hace unos años a Benito Villanueva. Remando tranquilos y tomando fotos con calma, se rema menos de una hora para llegar, desde el puente del río Cutipay, hasta el astillero. La vegetación, donde se mezcla el bosque nativo con especies introducidas, rodea completamente el río, que no es una vía que tenga tanto movimiento como el Calle Calle o el río Valdivia. Aquí el ruido más grande que vivimos no viene de lanchones ni cruceros, sino del paso de una colonia de cormoranes negros que ha venido a instalarse, en este otoño, en medio de los juncos. Al acercarnos al grupo, sentimos fuerte su aleteo, al chocar sus alas con el agua. Las garzas blancas parecen tener gusto de posarse en las ramas más bajas, y por lo que puede verse en los sobresaltos en el agua, mientras remamos, tienen buena pesca.

zzDSCF8350

Un detalle del trabajo en madera que hacen los artesanos de borde río de Cutipay

Amarrados al muelle nos aproximamos a Benito, para interrumpirlo en su trabajo. Ya son más de 40 años los que lleva construyendo embarcaciones y la técnica que nació, en un principio de la necesidad de tener un bote propio para él y sus hermanos, hoy es su forma de vivir. Con orgullo dice que de su astillero han salido naves que hacen turismo en el lago Villarrica, navegan por las islas de Chiloé o incluso llegan al remoto archipiélago de Las Guaitecas, en la región de Aysén. A veces llegan aprendices, otras veces le han pedido ir a hacer clases a colegios técnicos. Pero lo cierto es que hasta ahora no existe en la nueva generación de los Villanueva alguien interesado en heredar este oficio. Más Información en Facebook: Sylvatica Outdoor.

Llifén y su mundo vertical
La tranquilidad y la reflexión que induce naturalmente la estación de otoño son buen momento para visitar la zona del lago Ranco. Llifén es probablemente una de las localidades que más espacio virgen y oportunidades de explorar ofrece en la cuenca de este lago, y qué mejor que hacerlo cuando los turistas que buscan sol y playa ya se han alejado. Acercándose desde Futrono la niebla se deshace y se pueden ver bien los escarpados cordones montañosos que rodean el lugar, y cómo destacan las grandes paredes de granito basáltico, cubiertas de verde, tan preciadas por los escaladores. Romina Maillanca es nacida y criada en Futrono, y su empresa, Roka Aventura, busca aprovechar las posibilidades de hacer actividades montaña y senderismo en esta zona.

SubidaPicoDonToribio-56

Parte de la panorámica que se tiene del Ranco desde la cumbre del Pico Don Toribio

Una de las aventuras que Romina recomienda es el ascenso al Pico Don Toribio, que si bien no requiere de gran conocimiento técnico, si requiere de un esfuerzo físico considerable. La ruta se mantiene con una inclinación sostenida, ganando desnivel sin soltar las piernas de los visitantes, que recorren senderos en medio del bosque. Son cerca de 1200 metros de desnivel, y Romina –que tiene buen paso- considera que el recorrido se puede realizar, de ida y vuelta, en cerca de unas 6 horas, subiendo por el sector de Quimán Alto. Ella recomienda ir con guía; el sendero tiene harto matorral espinoso, “y a cierta hora se cierra la quila y el cerro te desconoce”, afirma, diciendo que aquellos que conocen el lugar, pueden llegar en otoño e invierno a sus lagunas congeladas. El panorama de cumbre hace que el sudor empeñado en llegar a lo alto valga cada una de sus gotas, pues se alcanza a ver el Ranco completo, con sus islas, el complejo volcánico del Mocho Choshuenco y el volcán Osorno.
Otra posibilidad que ofrece Romina es empezar a familiarizarse con el mundo vertical con el uso de las cuerdas y el rappel; en Llifén, además de tener una zona con más de 10 rutas de escalada equipadas, las formaciones rocosas que dan al lago también dan hacia los sitios de algunos pobladores y es ahí –con permiso, obviamente- donde ella instala sus líneas, para que los empezar a descubrir las sensaciones y vistas que ofrece esta técnica. Si uno va en época de menor afluencia turística, cuando el arriendo de botes a remo no arde con los pescadores y turistas, Romina puede invitar a remar las aguas del Ranco y acercarse a las paredes que enfrentan el lago, que están empezando a habilitarse para psicobloque, es decir escalada en roca sin más seguro que caer de un chapuzón al agua. ¡Solo para expertos! Facebook: Roka Aventura.

zzDSCF8406

La Tranquilidad del otoño en Llifén, un momento preciso para visitar la zona sin la presión de los amantes del sol y las playas del Ranco

Invierno en el Mocho Choshuenco
Hacer ski de montaña en la Reserva Nacional Mocho-Choshuenco es un privilegio exquisito. Si bien durante la temporada el tramo final de camino se nieva por completo, y llegado un momento no se puede seguir avanzando en vehículo, para quien está acostumbrado a randonear no es problema. ¡Solo hay que empezar a hacer porteos! No es problema porque cuando el manto blanco –que ya en este otoño permite buenas esquiadas- se posa sobre esta soñada Reserva, no hay nada mejor que llegar a su amplio refugio y disfrutar de una rica comida caliente, poder secarse la nieve que uno ha comido aprendiendo y quitarse el cansancio de encima.
Alerce Outdoor en conjunto con Volcanes del Sur hacen cursos de montañismo invernal en el Mocho-Choshuenco, y también hacen cursos de ski de montaña dentro de la región. El montañismo en un lugar así, que tiene cumbres técnicas como el Choshuenco, que requiere de conocimientos de escalada en roca, es cansador en sus aproximaciones, pues considera ir abriéndose camino por el paisaje nevado –a veces con la nieve hasta la cadera-, y enfrentar las cambiantes condiciones de montaña. Pero las grietas del campo glaciar del complejo volcánico están bien tapadas en invierno y los riesgos de caer a ellas se reducen notablemente.

zzDSCF8232

La Sala de Clases del Mocho Choshuenco, durante un curso de progresión en Glaciar y Autorrescate

Sobre el tipo de personas que buscan hacer estos cursos, Erwin Martínez, de Alerce Outdoor asegura que la mezcla de perfiles es grande: “Son estudiantes, profesionales, amantes de la naturaleza (de diferentes áreas) los cuales buscan y tienen un fuerte compromiso con las actividades al aire libre, por ende buscan capacitarse para poder desenvolverse en forma autónoma y segura en algún área determinada”, explica. Junto al instructor Eduardo Mondragón, de Volcanes del Sur, logran consolidar un equipo muy bueno, ya que la experiencia, buen humor y pedagogía a prueba de todo de este reconocido guía, deportista y profesor, forma grupos de personas entretenidos, donde toda duda y pregunta es bien acogida para hacer avanzar los conocimientos del grupo, como un todo. Más infomación: www.turismoalerce.cl

zzDSCF8258

Vista hacia el cordón de la Sierra Negra bajando hacia en sector de Crater Tumba del Buey.

SUP alrededor de Valdivia
El Stand Up Paddle o SUP es una actividad acuática que hace años crece en el mundo y nuestro país, y que llama la atención porque tiene una curva de aprendizaje muy sencilla, pero a la vez es una actividad física muy completa ¡Vean como se sienten luego de remar por primera vez! Benjamín Biskupovic es sin duda el pionero de esta disciplina en la ciudad, y si bien su empresa Sup ValdiviaTravesías, partió solo en 2014, ya tienen establecidos convenios con marcas de vestuario y equipamiento, han realizado carreras con figuras nacionales como Arnaud Frennet, y este otoño e invierno están operando en el Club de Yates de Valdivia, orientándose a capturar el compromiso de futuros remadores infantiles.
Además de la opción de tomar clases, Sup Valdivia ha explorado distintas travesías; quizás una buena opción para quienes ya sienten confianza es dar la vuelta completa a la Isla Teja, un recorrido que sale del Club de Yates y que en 4 horas da vuelta este espacio icono de la ciudad, donde es posible encontrar la Universidad Austral, varios hoteles y restaurant,s pasando bajo el Puente Pedro de Valdivia y viendo la costa desde otro ángulo, más similar al de las balsas que solían conectar los distintos lugares poblados entre el calle Calle, el Valdivia y Cruces. Más información: supvaldivia.cl

zzDSCF8384

Un momento de descanso para luego seguir remando los SUP desde la isla Teja al Club de Yates de Valdivia

¿Dónde dormir?
Casa Panguipulli
Este Hotel Boutique no queda tan lejos del centro de Panguipulli y ofrece una hermosa vista al lago. Cuenta con una arquitectura preciosa y acogedora, que lo hace sentir a uno como en casa, donde destaca su espacio alrededor de la chimenea, ideal para descansar probando algún aperitivo. La madera nativa, los telares y alfombras tejidas por artesanos mapuches hacen que uno se envuelva en la magia del sur. www.casapanguipulli.com

Hotel Di Torlaschi
A dos cuadras del centro de Valdivia y a pasos de locales clásicos como La última Frontera o el Mercado Fluvial, este hotel está instalado en una pintoresca casa de madera, y sus habitaciones son muy amplias y cómodas. El personal entrega una atención muy cordial y para quienes viajan en grupos grandes o quieren más independencia, también está la posibilidad de arrendar alguna de las cabañas que ofrecen. Se ha ganado el Sello Q de Sernatur desde 2005, distinción en los que fueron pioneros en esta ciudad. www.hotelditorlaschi.cl

Lodge y Cabañas Los Cisnes
Ubicado en el sector de Cutipay, en el camino a Niebla, este lodge y cabañas están en un entorno de borde río y selva valdiviana. Tienen tinas calientes, un gran quincho y la posibilidad de ofrecer botes y kayak para paseos al aire libre. www.cabanasloscisnes.cl

¿Dónde Comer?
People help People
Este hotel y restaurant asociado a un Liceo Técnico Profesional de Pullinque es uno de los mejores lugares para comer a buen precio, de manera rica y abundante en Panguipulli. Atendido por alumnos y egresados, que siempre están en perfeccionamiento, participando de concursos gastronómicos y ferias, tienen una amplia carta de platos de fondo con carnes, pastas y mariscos, dentro de la cual destacamos en esta ocasión la exquisita Trucha Rellena, que tanto por su cocción a un punto perfecto como su acompañamiento de juliana de verduras, es un sueño . Martínez de Rosas 772, Panguipulli Tel.: 63.310925

Growler
Uno de los locales de moda en la noche valdiviana, específicamente en la Isla teja, es El Growler. Su nombre hace referencia a ese botellón gigante que se usa para transportar cerveza desde la cervecería a la casa. ¡Y esa es una de las opciones que aquí puedes tomar! El Growler busca ser un espacio para que se desarrolle la cultura cervecera, y es por eso que se abren al diálogo con emprendedores e innovadores de estos temas. También es un buen lugar para ir diariamente, ya que tiene buenas alternativas de menú. www.elgrowler.cl

El Duende
Este restaurant familiar que queda de camino a la localidad de Niebla tiene una cerveza premiada en la Guía de la Cerveza de Chile en 3 años consecutivos como la más destacada Ale Oscura. Su dueño, Juan Luis Vigo también dicta cursos básicos de cervecería y con algunos alumnos avanzados, sigue enseñando las especiales técnicas que se requieren para mejorar sus brebajes. ¡Ojo que despachan cajas de cervezas a Santiago! Facebook: ElDuendeRestaurant

Ascenso al Monte Ferrier

La Cordillera Paine, con sus 4 principales grupos montañosos, Paine Grande, Cuernos del Paine, Almirante Nieto y Torres del Paine atrae gran cantidad de montañistas, de diferentes partes del mundo, que se animan a alcanzar las escarpadas y gélidas cumbres de este remoto lugar de la Patagonia chilena. Sin embargo, las cimas no solo se concentran en el denominado macizo Paine: los límites al poniente y al sur de esta área protegida se encuentran rodeados de bellos cordones montañosos.
Continue reading

Al borde del glaciar Grey en Magallanes

Acampar en un glaciar de Patagonia permite entender el paso del tiempo, y ayuda a visualizar las fuerzas milenarias que, con su paso van moldeando al planeta. Esta es la experiencia de un grupo que pudo vivir en terreno una clase magistral de glaciología, conociendo un sector poco conocido del margen oeste del glaciar Grey. Continue reading

Siguiendo la ruta Kaweskar al Glaciar Montt

Nuestro objetivo al iniciar esta travesía en kayak era recorrer la distancia entre Caleta Tortel y el glaciar Jorge Montt, puerta norte de Campo de Hielo Sur. Para esto n 70 kilómetros a través de los canales patagónicos, por las mismas aguas que alguna vez navegaron los kaweskar, quienes dominaron las aguas existentes entre la Península de Taitao y el estrecho de Magallanes en nuestra Patagonia. Continue reading

Primeros Egresados Fuga USS

Luego de 4 años de formación, Israel Sánchez de la Universidad San Sebastián cuenta lo que siente a las puertas de convertirse en profesional. “Es difícil entenderlo como el término de una etapa: lo más acertado sería decir que es el comienzo de una nueva. La razón de esto es que a lo largo de este tiempo hemos vivido una cantidad increíble de aventuras juntos, que nos han unido casi como una familia y, dar vuelta la página sin considerar todo este grupo humano en mi vida, sería incomprensible”.
Continue reading