Interactive Coloring

drag iconDrag any color from the left toolbar to an area or text in the page. A blue outline will indicate a droppable element.

drag iconOn mobile, wait a tiny bit until you drag the color drop.

Race Report: Trail Invernal Chome

Nuevamente la caprichosa naturaleza se encargó de demostrarnos que ella es la que manda y que, aunque fuese plena temporada de lluvias y el nombre de la carrera fuese muy sugerente, no precipitaría gota alguna durante el desarrollo de este evento,desarrollado en una recóndita caleta ubicada en la península de Hualpén, cerca de Concepción
Más de 300 competidores pudieron disfrutar del cariño de la gente de la zona de Caleta Chome; la experiencia en noviembre del año pasado ya indicaba que el evento gozaría de gran calidez humana, transmitida por los chicos de la organización, quienes como buenos corredores de trail se preocuparon en esta edición Invernal, realizada el 30 de Julio, de algunos detalles que van mas allá de una simple competencia, proporcionando una experiencia enriquecedora, a pesar de no contar con los recursos de grandes carreras.

2

La carrera
La historia comienza de madrugada en plena plaza, donde un bus espera la llegada de los soñolientos corredores, que enfrentarían las distancias mayores de 29 y 43 km.
Menos de una hora después, una vez que pasamos por un sinuoso camino, llegamos a una cancha que parecía abandonada, donde nos encontramos con unos focos de alumbrado público, que atraían cual polillas a los corredores que habían llegado antes que nosotros, ya que aun faltaban detalles para recepcionar a esos madrugadores.
Poco a poco aparecen rostros familiares dentro de la fauna del trail, donde el candidato principal a llevarse los 43 km aparece rodeado de sus alumnos deseosos de senderos. Era Emmanuel Acuña, quien más tarde corroboraría su rol protagónico, llevándose inapelablemente la competencia, con un timing de poco más de 4 horas, donde incluso se dio el lujo de perderse unos minutos.
Entre las mujeres, la experimentada Jacqueline Cárdenas vino por su revancha, quedándose con el cetro de la reina de esta fiesta, contando con la ventaja de ser de la zona. Jacqueline pudo  volar tranquila por los bellos y embarrados senderos, que contaron con el paso de bosques y, por supuesto, los acantilados costeros, que no dejaron indiferente a quienes tuvieron la suerte de poder ser parte de esta versión.

1

Los detalles son los que cuentan
Un detalle no menor y que adquirió mucho protagonismo en su momento fueron los puestos de gente de la zona, que desde muy temprano nos tentaron con sus  letreros, que nos indicaban que nuestro estómago se llevaría un muy buen recuerdo de la zona.
¡Cómo no quedar indiferente! como gatos curiosos bajamos a ver si era cierto que más tarde venderían esas maravillas gastronómicas. En eso un niño con pocillo en la mano nos hace entrar a su casa, donde una acogedora familia nos sorprende con una enorme fuente de ceviche. Cautivado desde que lo vi, el ceviche fue acompañado de una fuente de sopaipillas (sin zapallo como es característico del sur) y de un tentador pebre. Eran recién las 8 de la mañana, pero sin embargo no pude resistir tal tentación, aunque sabía que faltaba menos de media hora para la largada de los 29 km, acompañado de Claudia Sanhueza, lesionada corredora de la zona quien compartió conmigo la experiencia de probar esas primeras sopaipillas, junto a dos amigos quienes se instalaron a disfrutar de la vista de la mágica caleta.
Ya satisfechos, vamos por la largada de los 29 km, donde las apuestas iban por Boris Orrego, pero finalmente fue Francisco Mendez, un joven pero avezado corredor en transición de la calle a los senderos, quien ganó en esta distancia, con tan solo 2:21 hrs, mientras en las mujeres hizo lo suyo la risueña corredora de STGO Mountain Trail, Daniela Vivallo, quien después de 3:24 de competencia, cruzó feliz la ansiada línea de meta .

Ansias de senderos
Debo reconocer que esta vez no tenía mucha información acerca de las características de la ruta, por lo que perdí la valiosa oportunidad de ver y fotografiar en ruta a los corredores de 29 y 43 km, sin embargo Peter Trail, amigo y parte del equipo organizador me contó que el km 3 de la competencia se encontraba a solo 400 metros de la zona del Camp, por lo que la ansiedad de senderos me llevó inmediatamente al lugar, incluso corriendo unos km con vista de los acantilados, acompañando a algunas de mis alumnas del team Corredor Kaizen,  que fueron por los 18 km.

3

Calidez, ¡gran virtud!
Como mencioné antes, uno de los detalles que marcó esta carrera fue el estilo y calidez de sus organizadores, que se esmeraron en recibir de una particular manera a los corredores, quienes tuvieron la suerte de comer ricas sopaipillas y exquisitas empanadas de macha queso.
Detalles por pulir siempre hemos de encontrar, sin embargo no debemos olvidar nunca que como organizadores, nos debemos a la gente que cree en nuestras apuestas, tratando de brindarles experiencias que muestren las bondades no solo de los lugares sino de su gente, de la manera más profesional y cálida posible. Este es uno de esos casos,

donde sin duda puedo recomendar que vivan esta experiencia en la próxima versión, independiente del caprichoso clima, que le quitò el apelativo de invernal a la competencia.

Los mejores de cada distancia fueron:

43 km hombres:

  1. Emmanuel Acuña
  2. Robert Campos
  3. Cristian Valderrama

43 km mujeres:

  1. Jacqueline Cárdenas
  2. Caren García
  3. Gemma Espinosa

29 km hombres:

  1. Francisco Méndez
  2. Boris Orrego
  3. Jean Pierre Roa

29 km mujeres:

  1. Daniella Vivallo
  2. Vivian Fierro
  3. Jessica Bello

18 km hombres:

  1. Andrés Torres
  2. Marcelo Soto
  3. Javier Vergara

18 km mujeres:

  1. Claudia Bravo
  2. María José Soto
  3. Alejandra Mellado

 

A %d blogueros les gusta esto: