Interactive Coloring

drag iconDrag any color from the left toolbar to an area or text in the page. A blue outline will indicate a droppable element.

drag iconOn mobile, wait a tiny bit until you drag the color drop.

5 consejos para mejorar nuestras fotos

Con la estación de buen tiempo todos nos ponemos un poco más fotogénicos y más fotógrafos. Pieles bronceadas, tardes con bonita luz, surfistas de verano que desempolvan los trajes, o escaladores de muro que vuelven a la roca. Las oportunidades de hacer fotos abundan, y solo está en ponerse un poco más dedicados para obtener mejores imágenes, seamos aficionados, expertos o novatos.

Salir a hacer fotos, cuando uno quiere ir más allá del registro del cumpleaños o el carrete, es una responsabilidad. ¿A quién no le ha tocado ser el fotógrafo del grupo? Es súper típico que entre varios amigos a uno, que es más aficionado, le toca o toma esa dura misión de mostrar algo inspirador y que represente los buenos momentos que vivimos, en nuestro caso, en nuestras aventuras en lugares –exóticos para muchos- al aire libre. Si quieres tomar ese manto fotográfico con dignidad, aquí algunos consejos para que hagas durar tu entusiasmo y madurar tus logros.

Francisco Ibarra enfocando hacia Coyhaique

1-Tener una plan: Cuando tengas un viaje o una salida, planifica un poco lo que vas a hacer, lee, pregúntale a los amigos que han ido antes, e imagina el relato que vas a contar con imágenes. ¿Hay personajes interesantes? Quizás tengas que hacer algunos retratos, tomarte el tiempo conversando con los humanos autóctonos de la zona, pasar a tomarte un té, una cerveza o un café sus casas, para que te dejen ser parte de su manera de vida. Para hacer buenas fotos no solo basta con disparar, sino que también es necesario adelantarse e ir logrando acceso a ciertos lugares o hechos: subir antes una loma al otro lado del cerro para tomar distancia y tener un plano más general y que muestre lo pequeños que somos ante la naturaleza, pedirle a la señora del restaurant que te deje subir al segundo piso, a la torre de agua o a lo que sea para mirar mejor el camino o la calle; todo esto implica un trabajo previo. ¡Producción y planificación se llama! Para tener buenas imágenes hay que concentrarse de la misma manera que uno se concentra y se ordena en cualquier trabajo. La sensación del acierto, de dar en el blanco, de haber trabajado una foto que salió tanto o más buena de lo que pensábamos, es un gran premio a la hora de revisar lo que hemos hecho.

Esfuerzo para los que escalan y los que sacan fotos

2.-No echarle la culpa a  la cámara: Pareciera que hoy cualquiera que compra una cámara reflex se vuelve fotógrafo de profesión. Si bien hay un montón de aficionados que tienen aciertos en imágenes increíbles, creo que es importante decir que la cámara ayuda, pero no hace al fotógrafo. Con el tiempo he visto que se hacen buenas fotos de buenos resultados con cámaras bien distintas: está en el conocer la cámara y querer comunicar lo principal. Por ejemplo, en la revista, con nuestro fotógrafo más cercano, Francisco Ibarra, hemos tenido la posibilidad de ver muchos equipos y lentes de Canon, desde cámaras pro como la Mark IV, Mark V o la 1DX, que tienen una velocidad impresionante para deportes de acción, baterías de larga duración, un cuerpo a prueba de todo y controles manuales muy cómodos. Para pruebas como las Carreras de Aventura, donde los sujetos retratados literalmente corren, los tiempos se extienden y los elementos azotan el equipo, una cámara como esta pueden ser la opción para el profesional. Pero por ejemplo, para un viaje kayak de dos días, más calmo, y donde está la posibilidad de que la cámara termine en el fondo de un río o lago, quizás es mejor probar con un equipo compacto de alto standard, como la reconocida Canon G15, para la cual fácilmente (¡y por un precio accesible!) se pueden encontrar carcasas contra agua, obteniendo igualmente buenos resultados. Combinar distintos equipos, si es posible, también es una buena alternativa. Lo importante es saber aprovechar lo que tenemos en la mano, explorarlo e, independiente de la marca o el modelo, acostumbrarse a aprovechar las oportunidades de realizar buena foto.

También en los momentos de la charlas

3.-Dirigir la foto: Si bien hay instantes donde el instinto o la paciencia para esperar en un lugar atractivo a que se acerque un grupo de personas, ese pudú o cóndor esquivo o ese dorado minuto con una condición especial de luz, a veces existe la posibilidad de intervenir un poco y la imagen mental de foto que buscamos. Cuando tenemos tiempo –¡ocasión muy distinta a los escenarios de competencias deportivas!- pedirle a los amigos que se muevan un poco, sacar quizás del encuadre una bolsa de supermercado con comida, una mochila gigante y roja, ¡o incluso a un personaje que está haciendo ruido o molestando! es parte de las “atribuciones” que debería tomarse alguien que quiere darle personalidad a una imagen. Dirigir el “tránsito” le podríamos decir a esta atribución, en la que, como fuerzas policiacas de la imagen, tratamos de generar y mantener un orden, ¡muchas veces gritando a viva voz! Si no quieren que se les cruce el perro, que salga la amiga con la polera abajo (o arriba, cosa de gustos), el camarógrafo de otro medio en pinta de recién levantado o el tatita lento que viene perdido en el cerro, es bueno hacerles saber a quienes tenemos alrededor que estamos trabajando una imagen particular. ¡Y que se muevan!

El sector Muralla China en Coyhaique

4.-Saber lo que te gusta: Quizás el consejo más difícil de aplicar, porque significa analizar lo que hemos hecho, y ver lo que nos llama la atención de nuestras fotos ¿Qué tienen en común tus imágenes preferidos? Así como uno va juntando una colección de álbumes o carpetas de fotos, se da cuenta que genera ciertas plantillas o estrategias que resultan en buenas fotos, independiente del lugar, deporte, o tema que esté tratando. ¿Qué son exactamente las cosas que me resultan bien? Los claroscuros, las siluetas, los contrastes de colores, las imágenes donde se distinguen claramente planos y líneas, la luz del atardecer, el registro de un gesto muy técnico o humano, ¡en fin! Es bueno tener un amigo fotógrafo más pro que pueda decir en que acertamos, qué podemos mejorar, qué pueda analizar lo que estamos diciendo en nuestras fotos. A puros me gusta de Facebook es difícil progresar, así que como dice el antes citado Francisco Ibarra, imponderable personaje del mundo fotográfico chileno, les recomiendo tomar la máxima de “Sin destrucción no se progresa”. Déjense evaluar, piensen y busquen ver lo que dice de ustedes el estilo de sus fotos: descubran el momento que están viviendo  y busquen evolucionar. A mí me han retado porque le saco muchas fotos a mis pies, porque ando subido arriba de los árboles buscando hacer tiros desde arriba, porque ando amarrado de rocas chicas con una réflex y un lentazo en lugares donde con una compacta la hacía perfecto, porque le saco –o no le saco- fotos al poto de las amigas, en fin, sigo en un interminable proceso de aprendizaje.

A los guanacos de Torres del Paine

5.- Lee un poco menos y aplica mucho más: De futuros periodistas o fotógrafos, de los que buscan papel para adornar la mesa del café, de las decenas o ya creo de cientos de personas que pasan por nuestras oficinas de Outdoors o nos toca conocer en terreno, siempre me toca alguien que me dice ¿qué libro de fotografía me recomiendas? Aunque pienso que los mejores libros son los amigos fotógrafos, que te van dando páginas y clases en la medida que empiezas a salir con ellos, creo que la literatura también sirve. Pero no sirve de nada estarse cabeceando tragando de tomo a lomo un libro que nos habla del diafragma para fotografiar matapiojos en los pantanos a medianoche, o que nos explica de cómo la sección aurea se ve en la cara de las supermodelos o en cierto tipo de espiral de conchita tropical, entre mil cosas más, ¡no no! ¡Eso te va a cansar! Lo que yo recomiendo es que elijan una sola lección, ojalá del libro más práctico que encuentren, le den una vuelta y salgan cada semana, al menos un día, y la apliquen. Si aprenden 56 nuevas técnicas o ejercicios en un año, por favor vengan a mostrarme su trabajo y elijan a dónde los invito a comer. ¡Se los prometo!

José Francisco Hurtado se tituló de periodista en la Universidad Católica y es Editor de Revista Outdoors, entre otras cosas. Además de estar viendo nacer, crecer y publicarse un montón de historias de aventuras, junto a su equipo trata que en Outdoors aparezcan buenas fotos, acompañando estos relatos. ¡Últimamente cree que lo está logrando!
A %d blogueros les gusta esto: