Interactive Coloring

drag iconDrag any color from the left toolbar to an area or text in the page. A blue outline will indicate a droppable element.

drag iconOn mobile, wait a tiny bit until you drag the color drop.

Reserva Tablaruca

Para quienes deseen conocer una de las zonas más prístinas de Chiloé, visitar Reserva Tablaruca debería ser prioridad número uno. Su proyecto de ecoturismo, enfocado en fomentar la investigación científica y la conservación de sus ambientes naturales, ya está abierto a todo tipo de aventureros, con la reciente inauguración de su sendero y refugio.

Llegar a un lugar tan salvaje como Tablaruca sin duda presenta interesantes desafíos: el camino que se acerca a la entrada de la Reserva cruza, en una breve aventura 4×4, por los empinados caminos madereros donde trabaja la comunidad indígena de Coihuín de Compu, quienes han participado del desarrollo de toda la
iniciativa. Luego, al bajar desde la zona más alta de los terrenos de Tablaruca, los senderos se aproximan al primero de los refugios planteados dentro del proyecto ecoturístico; un lugar perfecto para armar campamento.
Conocer por primera vez Tablaruca es una experiencia que fácilmente se puede realizar en un ecotour privado de 3 días, que cubre 7 km. Sus senderos están claramente marcados y en su primera jornada recorren un área de bosques vírgenes, donde se cruzan, en un intenso sube y baja, quebradas y algunos de los afluentes del río Tablaruca. Los trekkeros de montaña quedan advertidos: estos son senderos donde los chilotes prefieren cruzar con zapatillas de trail running, de rápido secado, o con botas de goma, que permiten hundir las piernas en el húmedo terreno sin preocupación.
En la segunda jornada, además de pasar por nalcales, que le dan un aire del Jurásico a esta zona indómita, el monte chilote da paso a un espacio donde se empiezan a abrir claros que permiten avistar el humedal costero de Tablaruca, donde el viento marino del oeste azota, junto a las rítmicas olas, una amplia zona de acantilados.
Desde lo alto se puede avistar, con el privilegio que entrega al explorador remontarse por sobre la línea de costa, el encuentro del río con los farellones y la brava costa del Pacífico. Los pescadores pueden encontrar un santuario de tranquilidad, donde una cálida fogata los protegerá de los demás elementos, para disfrutar en la pelea y captura de róbalos y salmones.
Una tercera jornada, cerrando el disfrute y contemplación de la costa, considera volver a la zona de refugio cercana a los estacionamientos, regresando en bajada por los caminos de la comunidad y retomando la ruta que conecta a los hermosos lagos Tepuhueico y Natri con la sorprendente Reserva Tablaruca.

reserva 1080 from Revista Outdoors on Vimeo.

 

A %d blogueros les gusta esto: