Interactive Coloring

drag iconDrag any color from the left toolbar to an area or text in the page. A blue outline will indicate a droppable element.

drag iconOn mobile, wait a tiny bit until you drag the color drop.

¿Qué me Motiva?

Muchos se preguntan esto cada día al levantarse. Es algo muy fuerte y decidor. ¿Cuál es el motivo de personas que llevan su esfuerzo físico al límite de lo humano? ¿Por qué esa persona tiene tanta vitalidad en hacer cosas y yo no? El hecho es que la gente ligada al mundo Outdoors es motivada por una u otra razón. Aquí trataremos de ir un poco al origen de la pregunta, conociendo además las experiencias de algunos deportistas, que puede que te ayuden a entender cómo sacar fuerzas de flaqueza o administrar inteligentemente esa energía que llevas dentro.

Texto: Gerardo Marín y José Francisco Hurtado

Fotos: Tim Binks, Víctor Gálvez, Rosita Rojas

Motivación es la fuerza externa o interna que lleva a un comportamiento con una cierta intensidad y dirección, para alcanzar un determinado objetivo claro y propuesto. Son las razones del actuar de una determinada manera para alcanzar una determinada meta. Definir la motivación es estudiar la latencia del comportamiento hasta que éste se manifieste.

Lo fundamental es la intensidad y la persistencia del comportamiento: en este caso hablamos de la práctica de un deporte. Desde ya las personas deportistas sí o sí son personas muy enfocadas. Son capaces de recrear en sus mentes, con lujo de detalle, qué es lo que harán para alcanzar la meta y como específicamente solucionaran todos los problemas que se les presentarán en ese camino para alcanzar la meta. Esto último es muy relevante, ya que no son muchas las personas que pueden ver con claridad y humildad el proceso de alcanzar las metas. Es una mezcla de realidad extrema y tediosa, con un toque muy fuerte de sentir la alegría que significa alcanzar lo que uno se ha propuesto, dado que el deportista piensa hasta en el más mínimo detalle para convertir un propósito en realidad.
Un deportista comprometido necesita mucha fuerza y mucha motivación y ésta última proviene de dos fuentes. Una interna y otra externa, no siendo las dos excluyentes en el camino. La motivación intrínseca proviene de lo más profundo de nuestro ser. De hacer algo por el puro gusto y satisfacción de hacer algo bien hecho, del deseo de aprender y perfeccionarse. Un deseo de auto valorarse. La motivación extrínseca, en cambio, proviene de estímulos externos. Son razones creadas de forma ambiental para incentivar y mantener una cierta conducta que tiene efectos concretos como premios y retribuciones sociales de todo tipo. En este caso el deporte es practicado no por diversión, sino para obtener un premio o para evitar consecuencias negativas.
Las dos motivaciones funcionan en paralelo y pueden ser tanto potenciadoras como inhibidoras. Si una persona está acostumbrada sólo a ganar premios o ser reconocida como parte más o menos importante de un grupo, al no haber estos incentivos no competirá, e incluso las motivaciones extrínsecas podrían ir pasando por encima las intrínsecas.   ¡Pan para hoy y hambre para mañana! O quizás al centrarse solo en lo extrínseco se gestan personas que no dan puntadas sin hilo, donde siempre hay un motivo más allá del gusto para hacer algo, con poco de fondo.

Lancaster IMG_1013
Motivación Intrínseca
La motivación intrínseca claramente es una de las más presentes en los deportes al aire libre y debiera obtener la mayor atención y ha sido la más estudiada. Robert Vallerand postuló en 1992 que existen tres tipos de motivación intrínseca:

Motivación por Saber: Que se asocia la curiosidad y el placer de aprehender algo nuevo, de tratar de comprender algo en detalle por el puro gusto.
Motivación por el Logro: Se ha postulado que el individuo interactúa con el medio ambiente para sentirse competente y crear logros únicos. Trata de alcanzar y ser un experto en ciertas técnicas en su deporte para experimentar una real satisfacción personal.
Motivación por experimentar Estímulos: Enfocada primordialmente a lo sensorial, al pasarlo bien y lograr estar en el estado de Flow, viviendo experiencias únicas existentes.
Claramente es muy excepcional y se da solo en personas poco comunes que sólo la motivación intrínseca sea el motor de esa gran autodeterminación. También tiene que existir una dosis de motivación extrínseca para que todo sea más equilibrado. Ahora es hora de preguntarse cada uno ¿nuestra motivación es más extrínseca o intrínseca?

Siguiendo este código puedes hacer el mismo test que le aplicamos a nuestros amigos deportistas. Las fuentes consultadas para trabajar este artículo fueron: Theories and Principles of Motivation. Graham and Weiner, 1996 y el texto de 2004 de Vallerand, Intrinsic and Extrinsic Motivation in Sport. Para entender un poco sobre las motivaciones extrínsecas, puedes buscar textos sobre las bases motivacionales dentro de la Teoría de la Autodeterminación en Sicología.

Victor Galvez P1000809

 

 

Víctor Gálvez
30 Años / Corredor de MTB
Conocido como Eupátrida en la comunidad de Montenbaik.com, Víctor Gálvez ha destacado en el mundo de las dos ruedas desde joven, y tiene hoycon logros a nivel Nacional, Panamericano y Mundial. El atletismo fue el primer deporte que practicó, hasta que cambió el lugar donde estudiaba, en octavo básico. “Como no había atletismo tan establecido en mi nuevo colegio, no estaba en los Atléticos de Santiago o los Interescolares. Ahí, justo para esa Navidad nos regalaron a mí y a mi hermana mountainbikes bien ricas, de competencia”, recuerda Víctor, que por aquel entonces cumplía 14 años. Aquí es donde Gálvez reconoce la gran diferencia, entre que le impusieran el deporte –como fue un poco el atletismo- a tener la iniciativa de correr y obtener resultados por gusto propio. Empezó a salir en los cerros solo, luego con amigos del barrio y después encontró su mentor, un corredor Elite que lo ayudó a despegar, hacer pautas de entrenamiento y, lo más importante, a disfrutar.
“Una vez pasando por afuera del San Cristóbal vi el Interescolar de MTB y me motivé al tiro. Me dije, sin haber competido, ¡Quiero estar ahí y ganar!”, asegura Víctor, que considera que logró, rápidamente, traspasar el rigor y fondo que requiere el atletismo al mountainbike. “Aunque en las primeras carreras no iba haciendo bien las cosas, me metía bien y la progresión era super rápida. No sabía dónde estaba el techo”, explica el corredor, que recuerda también el sentido de aventura de cuando con sus amigos “viajaba” de una comuna a otra. La bici fue para él un primer medio de trasporte y libertad.
En 2012 Víctor corrió el Open de MTB Marathon de Tremalzo, y aquí tuvo un punto de inflexión para su carrera. Un momento en que las excesivas ganas y la inexperiencia se fueron temperando. La motivación con la competencia puede hacer, en estas lides, que uno juegue con demasiado entusiasmo, en contra de lo que dicta la estrategia deportiva. “A veces yo veía gallos que estaban más preparados que iban muy ansiosos, que partían reventándola. Hay que dosificar con detalle y sutileza”, recomienda Víctor, que en esa ocasión obtuvo un destacado 6º lugar.
Cuando estaba estudiando su examen de grado, –¡algo tenebroso para los futuros abogados!- Víctor dejó de entrenar y competir. “Me di cuenta que no estaba ganando nada. Tenía más horas disponibles, pero no horas útiles. Estaba desconcentrado y ansioso. Ahí me di cuenta que el deporte, tu deporte es necesario, es tu templo y el lugar donde te conectas”, confiesa el corredor, que luego de 4 meses se dio cuenta que el miedo a escapar al encierro en sus lecturas no era positivo. “Luego volví a andar y todo anduvo mejor. Salía aunque fuera un poquito, y a las carreras iba a pasarlo bien”, dice Víctor, que tuvo que enfrentar también su ego, y a veces andar más atrás. Algo que para los que han estado entre los mejores es difícil, Pero con que él pudo lidiar. “Si uno no logra un buen resultado da lo mismo, ¡igual uno lo pasa bien!”.

Víctor tiene su motivación Intrínseca fuertemente dominada por el Experimentar Estímulos. El Logro está en segundo lugar y el Saber bastante detrás, en un tercer puesto. Su motivación Intrínseca está más orientada a la Identificación y lo Introyectado.

YETI

 

Constanza Toro
31 años / Esquiadora
Con toda una vida compitiendo y con gran experiencia como patrulla, luego de darle vuelta por años, Constanza Toro está hoy cumpliendo parte de sus sueños, al trabajar en Banff, Canadá. Para eso, tuvo que perfeccionarse en cursos de Primeros Auxilios en Áreas Remotas y en Control de Avalanchas, y por supuesto participar de las exigentes postulaciones. Todo eso yendo y viniendo de Viña del Mar, donde trabajaba como dentista, a las montañas de la capital. Era algo que ya tenía un poco descartado, pero que finalmente la conectó con la historia sus inicios en el deporte.
“Tuve la suerte de que mis papás eran super deportistas, ¡la verdad hacían de todo! Nos metieron a mí y a mi hermano de chicos a hacer deporte; mi mamá esquiaba cuando estaba embarazada de mí y creo que me pusieron la primera vez esquís cuando tenía un año y medio”, cuenta Constanza. “Mi mamá nos enseñaba y ayudaba a hacer cosas y mi papá me ponía desafíos”, explica esta esquiadora, que en cosas tan sencillas como escalar un árbol o subirse a la cuneta en bici iba encontrando pequeñas metas.
En los tres deportes en que compitió con equipo y entrenadores fue en ski, tenis y golf. “Para mí lo entretenido era ir a jugar, a pasarlo bien. Quería hacer la actividad, podía andar esquiando sola e igual lo pasaba muy bien”.
Ya en la universidad, con los estudios y la presión de su carrera, su participación en competencias fue quedando un poco de lado y el ski fue un hobby que trató de cultivar lo más posible. Pero con el tiempo, apareció la duda de que su vida se iba ir en un box dental. “Eso me empezó a motivar a los sueños que tenía cuando más chica. ¿Por qué no lo iba a poder lograr? ¡Siempre he sido de las que piensan que uno puede conseguir todo lo que quiere!” reflexiona Constanza. “Ahí fue cuando me empecé de nuevo a poner desafíos. Por ejemplo el haber participado en una fecha Mundial del Campeonato de Freesking, que lo veía como imposible,”, explica esta deportista, que luego de entrenar duramente logró ponerse logró ponerse entre las 11 mejores corredoras de esa prueba.
“Siempre tengo metas grandes en la cabeza, y si no lo logro, ¡no importa! Porque también me voy poniendo metas pequeñas. Siempre entreno y sigo. Soy bastante disciplinada y cada logro chico para mí es una alegría gigante, que me pone otra meta por delante”, explica Constanza, que dice que lo que a ella le funciona es ir juntando todas los avances, para lograr un resultado final mayor y más grande.
Constanza está bien equilibrada en las tres áreas de motivación Intrínseca. Tiene también algunos pocos rasgos de motivación Extrínseca Introyectada y de Identificación.

COni Toro 20150401-IMG_7558

 

Jaime Lancaster
19 años, Kayakista
“Como a los 11 años partí en una escuela de kayak, los Escualos, con el profesor Roberto Haro”, recuerda Jaime Lancaster. Sus inicios en el deporte al que ahora se dedica fueron primero remando los fines de semanas, intentando algunos tramos de río en aguas planas. Pero luego llegó la adrenalina, los rápidos y el disfrutar de la naturaleza. Con el antecedente de haber competido en MTB en Chile Chico, el cambio de casa a Cochrane fue lo que lo puso a remar: “Quise seguir en el mountainbike y nadie hacía; intenté formar un club y no pude”, explica.
El kayak le fue abriendo espacio para conocer otras personas, empezar a viajar y moverse. “Después conocí a Marcos Gallegos y Lorenzo Astorga, que me han ayudado harto”, dice Jaime, quien decidió hace 2 años venir a vivir a Pucón, dejar la casa de su familia y dedicarse de lleno al deporte, aprovechando la energía que mueve a las personas en torno al río y la nieve del lugar.
Y aunque a veces no puede salir por lo costoso de los viajes, no deja de lado sus programas. “Si ya no puedo ir a competir me preocupo igual de entrenar, y puedo pensar en la próxima vez, cuando tenga la plata. Así que ahí intento ir a un gimnasio, remar y hacer un plan de entrenamiento en el río”, cuenta Jaime, que ahora está muy concentrado en la práctica del Slalom, que es la prueba más técnica en este deporte en aguas blancas, y la que mejor prepara en lo técnico a los kayakistas que gozan de lo extremo. “Quiero estar primero en el ranking nacional para poder ganarme todos los cupos para las competencias internacionales”, afirma Lancaster, que confiesa que para él ha sido clave pensar, durante su carrera y sus entrenamientos, sobre cuáles son sus objetivos y las personas que lo han apoyado para llegar donde está. En especial, piensa en su familia, que creyó en su sueño. Eso es un punto fundamental de su motivación.

El tipo de motivación en Jaime está más en lo Intrínseco, destacando levemente en la categoría de Estimulación. Su motivación Extrínseca también es muy fuerte, salvo en los motivadores que ejerce la Regulación Externa.

DCIM100GOPROGOPR1628.
Rosita Rojas
42 años, Corredora de Montaña

Originaria de la puna profunda de la región de La Libertad, en Perú, el primer acercamiento de Rosita Rojas a los senderos fueron las caminatas de 6 horas que hacía de chica, diariamente, para y volver del colegio. Rosita vivía en los campos del distrito de Salpo, una zona de altitudes cercanas a los 3 mil metros. “Mi mamá nos mandaba al colegio con un grupo de vecinos y nos íbamos por el camino. Era duro: en el invierno llegábamos con barro en los pies y mojaditos, pero igual lo disfrutábamos; era parte de la infancia”, recuerda esta corredora, que hoy dirige actividades de trail y sky running para el club Leones de Montaña.
Su primer deporte, eso sí, fue el volleyball, en un club que formó su padre. Hasta los 22 años compitió de manera profesional, pero esta opción se fue cuando entró a la universidad en Trujillo. En ese momento empezó a salir a los cerros para mantener el ritmo de entrenamiento que tenía, en salidas de fin de semana con sus compañeros.
Luego Rosita se fue a trabajar a Ecuador, y con campos y montaña para entrenar, se empezó a dar más tiempo, disfrutando del barro y las lluvias de esta tierra. Pero aún no tenía muchas oportunidades de encontrar competencias. “Cuando llegue a Chile, hace 10 años, fue pura montaña”, dice Rosita, que de a poco fue conociendo los cerros, equipándose y disfrutando también de las posibilidades invernales de Santiago. “Mis compañeros me decían que era muy buena para las subidas”, confiesa la corredora; fue tanto así que la entusiasmaron a entrar a una competencia de ascenso al cerro Pochoco. ¡Se inscribió en 7K y llegó primera! “De ahí me preparé; entrenaba todos los días y ahora estoy hasta con preparador físico”, explica esta deportista, que ha tenido destacadas participaciones en carreras de trail y de altura, con el gran logro de haber ganado la última edición del durísimo Andes Infernal, la carrera de ultra distancia más alta del mundo, que había ganado también, en su modalidad de 28K.
Todo su desarrollo en los senderos, Rosita lo hizo investigando: “Formaba grupos y salíamos a los cerros. No conocía las rutas pero íbamos a explorar. Hacíamos travesías; cuando estábamos arriba de la Sierra de Ramón veíamos otra cumbre y decíamos, ¡ya, a la otra vamos a ir a ese cordón y lo hacemos!”, asegura la corredora, que a través de las redes fue también recibiendo feedback para sus aventuras… y las invitaciones para los privilegiadas competencias en la montaña y para armar ramas deportivas específicas de sky running.

Rosita está equilibrada en su motivación Intrínseca y Extrínseca; en esta última, el único punto más bajo es en la regulaciones externas. ¡Probablemente está pasando su momento de más alta motivación!

Rosita Rojas Retrato