Interactive Coloring

drag iconDrag any color from the left toolbar to an area or text in the page. A blue outline will indicate a droppable element.

drag iconOn mobile, wait a tiny bit until you drag the color drop.

Entrevista a Raffaele Di Biase

Raffaele Di Biase es un experto en aves y fundador de Birds Chile donde se desempeña como guía naturalista. Además desarrolla proyectos de conservación y educativos en las comunidades locales de la Región de Los Lagos. En esta entrevista reflexiona sobre nuestro patrimonio natural y da luces sobre cómo desarrollar un verdadero turismo sustentable.

¿Cómo nació este amor por las aves?

El amor por las aves comienza con el amor por la naturaleza en todas sus formas. Flora, fauna nativa y por supuesto las aves. Comenzó desde chico pero estar en contacto con la naturaleza se transformó luego en una necesidad personal, en un impulso y pasión. Soy una persona afortunada porque trabajo en lo que me apasiona y mis oficinas son los bosques, los humedales, la cordillera y el océano.

¿Qué lugar especial de Chile le recomendarías a un amante de las aves como tu?

Hay muchos lugares en Chile que merecen ser visitados. Si lo que te gusta son las aves, yo recomendaría visitar el humedal del río Lluta en la región de Arica y Parinacota por la diversidad de especies que ahí se pueden observar. Por otro lado, en los bosques templados del sur de Chile, en la Región de los Lagos y Tierra del Fuego podemos encontrar especies fantásticas como el Pingüino Rey y el Chorlo Magallánico. Pero la zona central también tiene lugares espectaculares como el Embalse el Yeso y el Parque Nacional La Campana.

¿Cómo evalúas la oferta turística sustentable la región de Los Lagos?

La oferta turística sustentable en nuestra región avanza pero quizás más lentamente de lo que se podría esperar. Lo que pasa es que el turismo sustentable se ha transformado más en un eslogan que en una realidad. La verdad es que mucha oferta “sustentable” en realidad no lo es, ya que falta el contacto real con las comunidades locales las cuales muchas veces quedan al margen de la actividad.

Estamos claramente mejor que hace 10 años pero aún debemos lidiar con políticas contradictorias que vienen desde los gobiernos centrales y locales. Tenemos aún una sustentabilidad a la chilena, o sea, a medias.

Las empresas deben ser actores activos para el desarrollo de las comunidades locales y para la conservación de nuestra biodiversidad. No hay otra alternativa. Lo positivo es que tenemos una ciudadanía cada vez más consciente y empoderada y eso será clave al momento de exigir un compromiso serio y total. Además los potenciales clientes de los mercados internacionales buscan cada vez más alternativas reales de turismo de naturaleza y valoran las empresas que están activamente involucradas en iniciativas de conservación y desarrollo humano.

colibri

Has viajado por todo el mundo, ¿en qué se diferencia y se destaca Chile en cuanto a biodiversidad e interés ciudadano en la vida silvestre?

Para mí el gran patrimonio de nuestro país es su naturaleza. Quizás en cuánto a biodiversidad si miramos sólo números no podemos competir con la riqueza de especies que tienen países como Brasil y Colombia, para ponernos en un contexto sudamericano. Pero nuestros escenarios naturales transforman la observación de vida silvestre en una experiencia de 360 grados.

En relación a las aves tenemos alrededor de 400 especies, repartidas desde el extremo norte al extremo sur, pasando por los territorios insulares donde destaca el Archipiélago de Juan Fernández y sus aves endémicas. Los diversos ecosistemas y la condición de “isla” geográfica de nuestro país hace que tengamos una biodiversidad, especialmente en lo que respecta a flora, única y sin duda interesante para los que buscan viajes enfocados en ese aspecto.

En cuanto a el interés y cuidado por parte de los ciudadanos, aquí hay una tarea pendiente. Y nuevamente creo que como empresarios de turismo de intereses especiales debemos ser actores activos en promover una política de educación ambiental y cívica que salvaguarde nuestros recursos naturales. Además debemos seguir luchando para que el turismo sea el recurso más potente en cuánto a conservación y una herramienta de desarrollo clave para las comunidades. Los pequeños empresarios debemos aportar con nuestro tiempo y nuestra experiencia a disposición de la comunidad, ayudar a estimular emprendimientos y a concretar ideas. Es un deber cómo ciudadanos que no podemos eludir. Las nuevas generaciones vienen ya con una conciencia distinta y el aporte que traerán para un futuro sostenible de nuestros recursos será clave. Los tiempos del crecimiento y uso de recursos sin límites ya se terminaron.

A nivel nacional, ¿crees que falta mayor conciencia de protección y cuidado de lugares de mayor biodiversidad?

Yo creo que cada vez se valoran más. La verdad que hay un grupo cada vez más grande de ciudadanos empoderados y preocupados por proteger, difundir y cuidar nuestro medio natural. En la región donde vivo somos muchos. Hemos desarrollo iniciativas que han sido exitosas como la eliminación de bolsas plásticas del comercio, limpieza de playas y clubes de observación de aves. Pero es un camino largo que debe ir acompañado de un trabajo educativo y de difusión importante. Los ciudadanos estamos haciendo la pega, ahora es el turno de las empresas e industrias que deberán cambiar sus sistemas productivos o desaparecer porque la presión ciudadana será cada vez mayor.

Cuéntanos del Humedal Laguna Las Ranas. ¿En qué consiste el proyecto de protección?

Nosotros queremos transformar ese humedal en un destino para la observación de avifauna, entregándole a la comuna de Llanquihue un hito turístico potente y único. En este momento es un lugar donde se acumulan escombros y desechos, lleno de perros sueltos y con una presión antrópica importante. Pero nosotros vamos con nuestros pasajeros extranjeros y nacionales en busca del Sietecolores, del Trile, del Run Run y de otras aves que habitan ecosistemas de humedales. Y ahí están, siguen ahí pese a que tienen todo en contra. Esa fuerza de la naturaleza nos inspira y nos da la energía para soñar en un humedal que rebose nuevamente de vida y que sea meta de visitantes amantes de la naturaleza que contribuyan a la economía local de las comunidades de Llanquihue y estimule emprendimientos alrededor del turismo de intereses especiales. Estamos recién en las primeras etapas pero tenemos la ayuda de una fundación y de soñadores con energía y creatividad cómo Tomás Garcés, quien lidera esta iniciativa.

¿Cómo evalúas la participación de las comunidades locales en el turismo?

Nos falta, y valga la redundancia, un activismo público y privado, a todo nivel. Yo soy un pequeño empresario pero también formo parte de la comunidad en la que estoy inserto y desarrollo mis actividades. El modelo extractivo ya no sirve. Las comunidades necesitan nuestro apoyo. Hay ejemplos hermosos de comunidades que quieren desarrollar un turismo verdaderamente sostenible como Curaco de Vélez en Chiloé con el apoyo de la ONG Conservación Marina, la comunidad de Puelo que lucha contra los poderes económicos que quieren destruir sus sueños de desarrollo, la incipiente lucha de la comunidad de Maullín, y hay muchos más ejemplos. Debemos ayudar con nuestra experiencia y conocimientos capacitando y entregando herramientas para que estas comunidades surjan. Una real participación de las comunidades se puede desarrollar sólo si la relación empresas – comunidades y autoridades – comunidades se lleva a cabo de manera horizontal y no vertical.

En cuánto a tu programa Conservation Through Traveling (CTT) de Birds Chile:

¿De qué manera se apoya comunidades y emprendimientos locales?

Nosotros no podemos aportar dineros porque nuestros recursos no lo permiten. Pero a cambio entregamos nuestro tiempo. Y lo hacemos de manera constante a través de actividades abiertas y gratuitas para compartir el conocimiento de nuestra avifauna, capacitaciones a pequeñas comunidades locales, cursos y talleres para desarrollo de emprendimientos locales y asesorías.

También tenemos una red de comunicación constante con los municipios y comunidades donde trabajamos y ellos saben que pueden contar con nuestro apoyo cuando sea necesario.

En los últimos dos años hemos capacitado jóvenes para ser guías de aves en comunas como Maullín. Hemos realizado más de 10 salidas de observación de aves gratuitas con escuelas y comunidad en general. Hemos liderados acciones como la campaña por la eliminación de bolsas plásticas en la comuna de Puerto Varas y bueno ahora estamos con el Humedal las Ranas y la organización de la Feria Sudamericana de Aves para el 2017. Queremos que ese evento sea la instancia para que los pequeños emprendedores de las comunidades con las que trabajamos puedan mostrar sus productos a los asistentes.

 

A %d blogueros les gusta esto: