Category Archives: Buceo

Buceo en Indonesia

Partimos de nuevo, esta vez a un destino muy lejano, pero archiconocido. Indonesia es definitivamente mi segundo hogar, y a diferencia de Chile, se ajusta mucho mejor a mi personalidad: algo caótica, desordenada y a veces bulliciosa, aunque también más espiritual y conectada con la naturaleza y los detalles simples de la vida. No por nada fue parte de mi vida cotidiana por más de tres años, y lo más probable es que vuelva a serlo en un futuro espero cercano.
Continue reading

El Crisol de Vida de Ecuador -> Conociendo Galápagos

Tortugas, aves fragatas, iguanas, tiburones e infinidad de sorprendentes especies tienen su hogar en este magnífico santuario natural. El archipiélago de Galápagos es uno de los destinos más privilegiados para ir al encuentro de lo salvaje, tanto por los procesos volcánicos que dan forma a islas, como por las condiciones en que se mezclan sus habitantes en su tierra y fondos marinos.
Continue reading

Caída libre bajo el mar del campeón mundial de apnea

El agujero azul de Dean está ubicado en las Bahamas y tiene 202 metros de profundidad. Posee un diámetro de  30 metros en la superficie y se ensancha hasta los 100 metros a partir de los 20 metros de profundidad.

Muchos buceadores han muerto realizando inmersiones en este agujero por culpa de la narcosis que es un estado que se produce por exceso de nitrogeno en las profundiades y provoca “locura”.

Guillaume Nery (record de apnea)  desciende los 202 metros que tiene el agujero.

 

Freediving en Caburgua

El buceo libre o apnea genera en las personas que lo practican sensaciones variadas e intensas. Es una disciplina que al mismo tiempo te conecta con el medioambiente y contigo mismo, un desafío tan físico como mental. Dos instructores de la escuela Soloapnea, nos cuentan cómo es la sensación que genera esta práctica y cómo comenzaron a instalarse en el cristalino lago Caburgua.
Continue reading

Encuentro de un fotógrafo con un depredador marino

En este video el fotógrafo Paul Nicklen explicó como fue el encuentro con un leopardo marino hembra. El animal tenía la cabeza más grande que un oso grizzly  y agarró su cámara y la cabeza del fotógrafo dentro de su boca. Pero en vez de hacerle daño, el animal empezó a alimentarlo. Comenzó a traerlo pingüinos, primero vivos, luego muertos, tal vez suponiendo que él era un “depredador inútil en su océano.”