Interactive Coloring

drag iconDrag any color from the left toolbar to an area or text in the page. A blue outline will indicate a droppable element.

drag iconOn mobile, wait a tiny bit until you drag the color drop.

¿Barras enérgeticas de insectos?

¿Sabías que alrededor de un tercio de la población mundial se alimenta con insectos regularmente? Y con justa razón. Son nutritivos, consumen menos recursos naturales que la ganadería y son sabrosos.

Pero la idea de alimentarse de bichos nunca ha caído bien en Occidente a pesar de los esfuerzos de la ONU que ha recomendado comerlos para combatir el hambre.
Además, si eres de las personas que quieren comer bichos por curiosidad es imposible que los encuentres en el supermercado de la esquina a menos que vivas en Patronato y vayas al Assi Market.
El diseñador y empresario islandés Bui Bjarmar Adalsteinsson ha ido más allá y quiere hacer que los insectos se conviertan en algo cotidiano en nuestra dieta.

Su compañía Crowbar Proteín pronto ofrecerá una barra de proteína producida con harina de grillos. Su objetivo es vender  el producto en las tiendas de comestibles de lujo en todas partes. La empresa acaba de reacaudar plata en Kickstarter.

photo-original

Las barras se llaman Jungle Bar y cada una contiene alrededor de 200 calorías y ocho gramos de proteína. El 20% de la barra está hecha con harina de grillo y el resto con semillas de sésamo, calabaza y girasol. Son completamente libres de soya, gluten, lácteos, maní y nueces.

Adalsteinsson piensa que la proteína de insectos podría ser una de las mejores alternativas para palear el déficit en la ganadería debido a la escasez de agua. También las personas que son alérgicas a alternativas a la carne como el gluten y la soja pueden comerlas.

Adalsteinsson inició su carrera en la entomofagia como estudiante de diseño en la Academia de las Artes de Islandia. Luego descubrió el movimiento del diseño sustentable y comenzó a investigar el reciclaje y la producción sustentable de alimentos. Conoció la fábrica Fly donde en un ambiente hiper-eficiente se crían y usan larvas de mosca.

Su idea es que las larvas se integren en cocinas industriales o plantas de procesamiento. Pero Adalsteinsson sabe que la sociedad occidental no está lista para comer larvas de mosca así que el equipo se decidió por los grillos que se producen en masa y son menos desagradables para los clientes occidentales. Él dice que incluso si los grillos no son la fuente más eficiente de proteína, siguen siendo mucho más eficientes que la carne de vaca o pollo.

A %d blogueros les gusta esto: