Interactive Coloring

drag iconDrag any color from the left toolbar to an area or text in the page. A blue outline will indicate a droppable element.

drag iconOn mobile, wait a tiny bit until you drag the color drop.

Surfeando en Iquique

Luis Claro ha recorrido el mundo surfeando olas épicas como Teahupoo en Tahiti y conoce cada rincón de nuestra costa.  Durante el año se desplaza hacia el norte o sur buscando las mejores olas. En invierno, se desliza en las olas de Iquique y entrega los mejores tips y secretos para  aprovechar al máximo los spots marítimos en esta ciudad.

Texto: Luis Claro / Fotos: Gonzalo Muñoz.

Chile es uno de los países con mejores condiciones para el surf en el mundo. Contamos con una inmensa costa con todo tipo de relieves que dan forma a variadas rompientes y recibimos olas provenientes del océano pacífico durante todo el año. Así como el centro sur de Chile se destaca por sus olas largas y maniobrables, el norte de Chile lo hace con sus fondos y plataformas rocosas, que combinadamente dan forma a olas perfectas y tubulares de calidad mundial: es un lugar donde las olas son de carácter intenso.

Dependiendo donde uno esté, se pueden encontrar todo tipo de olas: puntas largas, beachbreaks y arrecifes de roca, tanto el norte como el sur, el centro y Chile insular lo tienen todo. Es un lujo disfrutar de tanta variedad en una misma costa y es precisamente eso lo que nos motiva a buscar una escapada al norte cada invierno. Jamás nos ha decepcionado.

Las olas de Iquique son un must de la costa chilena. Sus olas de nivel mundial como El Colegio y la Urracas constituyen parada obligada para los surfistas más avanzados. Iquique en especial es una ciudad alucinante, cada invierno que pasa y cada marejada es una nueva oportunidad para partir a disfrutar sesiones de olas perfectas. Sin duda Iquique nos ha entregado algunas de las mejores experiencias de surf que hemos tenido, razón por la cual frente a un buen reporte de olas siempre estén las ganas de volver.

Llegar a Iquique

Un pasaje aéreo a Iquique desde Santiago se puede encontrar en promoción desde los cincuenta a sesenta mil pesos aproximadamente y el viaje es de apenas dos horas (sin escala).

Bajando del avión ya se siente un aire distinto, más cálido y se aprecia un paisaje completamente desértico. Al entrar en la ciudad recién uno se da cuenta de lo extensa que es con edificios, malls, condominios de casas, plazas, casino, skateparks y la increíble playa de Cavancha como principal paseo costero en la zona.

Ubicado frente a esa misma playa queda un muy buen hostal con todas las comodidades   y a pasos de las olas más conocidas de Iquique (www.hosteliquique.cl). Cada vez que hemos ido a Iquique hemos tenido excelente experiencia en el lugar gracias a la hospitalidad de su dueño “Vinko” y la buena onda de todos en el lugar.

Tanto Iquique como Arica debiesen ser destinos imperdibles para un surfista chileno, por  la calidad y variedad de olas. Sumado a lo diferentes que éstas son de la mayoría de las olas de la zona centro-sur,  resultan un destino realmente exótico para quienes estamos acostumbrados a las olas que quiebran más al sur.

A menos de que se esté planeando una estadía de muchos días recomiendo comprar el pasaje habiendo revisado antes el reporte de olas, ya que como todo lugar de surf tiene olas que funcionan con condiciones y tamaños del mar específicos; idealmente se debiese ir en invierno. De todas formas la variedad de olas es grande y casi todo el año se puede encontrar alguna ola para surfear.

Olas clásicas iquiqueñas

En una caminata de no más de 25 minutos del hostal se pueden chequear al menos tres olas clásicas iquiqueñas: La Punta , Colegio y Urracas. Las tres son de fondo rocoso, con canales marcados para entrar, pero muy diferentes entre ellas y, bajo ninguna circunstancia, son olas para un surfista principiante. La Punta se ubica en el extremo norte de la playa Cavancha. Se trata de  una puntilla de fondo rocoso que levanta una derecha tubular de excelente calidad y relativamente larga. Más al norte, y especialmente durante las marejadas de invierno, se levanta sobre un planchón de rocas la ola de Colegio, la cual parte quebrando de 2,5 a tres metros mínimo y puede llegar hasta los 5 o 6 metros en marejadas excepcionales.  La  derecha  permite tubos y curvas a quienes se arriesguen a tirarse abajo y requiere  de una tabla de mayor volumen para surfear cómodamente, especialmente si las olas están grandes.

Casi al lado del Colegio quiebra otro clásico iquiqueño: Urracas, una izquierda de muy buena calidad que tiene sus días tubulares y otros más maniobrables. Se trata de un lujo de ola,  que quiebra de forma muy constante.

Más lejos del sector de Cavancha existen un sinnúmero de olas para todos los gustos, desde olas gigantes en El Bajo a los tubos gruesos y difíciles como el de la Intendencia, o paredes maniobrables como la de Marinero. Existen muchas posibilidades frente a la ciudad y si además se dispone de un auto para movilizarse las opciones pueden ser infinitas hacia el desierto.

Cultura surfista

Junto con la increíble variedad y calidad de olas  de  Iquique, también hay una cultura de surf muy desarrollada y con muchos años de historia. De hecho, la primera revista de surf de Chile, la “Quilla loca”  proviene de esta ciudad . Muchos surfistas de nivel que hoy la rompen en campeonatos internacionales tuvieron su cuna en olas como Urracas y La Punta. Existe buena onda con la gente local, siempre que se demuestre respeto. Hay además una gran cantidad de  bodyboarders, lo que se traduce a veces en mucha demanda de olas, la cual muchas veces no deja espacio para surfistas principiantes.

Iquique es una gran ciudad y se puede encontrar de todo; desde Surfshops muy bien equipados con todo tipo de implementos hasta pubs, casinos, restaurantes y discoteques. La playa de Cavancha es ideal para bañarse y descansar  y ello se puede combinar con otra actividades, como conocer los pueblos del interior o ir a las salitreras.  Es sin duda un lugar que atrae a muchos turistas anualmente, quienes no vienen solo por sus olas.

A %d blogueros les gusta esto: