fbpx
15 49.0138 8.38624 1 1 4000 1 http://outdoors.cl 300

El ocaso del abejorro nativo

El Bombus dahlbomii está librando una batalla por sobrevivir en Chile. Este abejorro nativo colorín ha desaparecido en un 90% de nuestro país debido en parte a la introducción del abejorro europeo para polinizar cultivos. Este último cruzó la cordillera de Los Andes y llegó a Argentina en 2006 y se cree que pronto podría arribar a Perú y Bolivia.


Texto: José Montalva, biólogo.

Los bisontes corrían por miles en las llanuras de Norteamérica hasta que esta majestuosa especie fue llevada al borde de la extinción tras la llegada de los europeos con sus armas de fuego. Tras años de esfuerzos, hoy, lentamente, los bisontes están volviendo a poblar las extensas praderas. En Chile una particular especie peluda y mucho más pequeña comparte algo de esa historia. Hasta no hace mucho, revoloteaban por miles desde las cumbres cordilleranas hasta los bosques costeros, desde los límites del desierto hasta la Patagonia.

Abejorro nativo. Foto: José Díaz.

El moscardón diullín (su nombre en mapudungún) o Bombus dahlbomii, es el abejorro más grande y austral del mundo, pero en el último tiempo ha desaparecido dramáticamente de gran parte del territorio que habitaba, tanto es así que hace un par de años fue incorporado -tristemente- en la lista roja de la IUCN (International Union for Conservation of Nature), en la categoría en peligro de extinción.

La Llegada de los europeos

Si bien a nivel mundial hay varios factores que inciden en las declinaciones poblacionales de los abejorros silvestres, (la fragmentación del hábitat, contaminación por pesticidas, cambio climático, enfermedades, etc.), en Chile, todo apunta a un solo responsable: el abejorro europeo Bombus terrestris.
El Bombus terrestris es un abejorro comercial utilizado a través del globo en la polinización de diversas plantas de interés hortícola. Se caracteriza por presentar un color amarillo y franjas negras. En nuestro país las primeras colonias de Bombus terrestris se introdujeron en el año 1997 y desde esa fecha hasta hoy, se han importado masivamente inundando nuestros campos con esta especie. Sólo en el 2015 se introdujeron 200 mil ejemplares, operación autorizada por el SAG.
En 20 años el Bombus terrestris se asilvestró y naturalizó a lo largo y ancho del territorio nacional, abarcando la misma superficie (incluso más) que la distribución histórica de nuestro moscardón criollo cuya presencia merma cada primavera.

Abejorro Europeo, Bombus Terrestris. Foto: José Díaz

En un principio, se planteó la posibilidad de competencia por los recursos donde una de las dos especies resultaría ganadora desplazando a la otra, pero en los últimos años, diversos estudios han revelado la presencia de parásitos y enfermedades (traídos posiblemente por los abejorros europeos) los que resultaron ser un problema más serio para el abejorro chileno. Casi como una triste ironía de la historia, los europeos traen la decadencia a las especies nativas.
En Argentina por otro lado, no se ha permitido la introducción del Bombus terrestris para polinizar cultivos con uso comercial, sin embargo, el moscardón europeo cruzó naturalmente las fronteras y también ha comenzado a invadir ese terrritorio.

Dos Dahlbombii. Foto: Juan González Escobar

Como los bisontes en Norteamérica al borde de la extinción, los moscardones necesitan de los esfuerzos mancomunados (especialmente de las autoridades) para evitar desaparecer para siempre. Recientemente, en un artículo publicado en  Journal of Applied Ecology científicos de diversos países urgen a los organismos gubernamentales chilenos para que tomen cartas en el asunto y controlen las importaciones de los abejorros europeos para que se empiecen a plantear medidas de conservación que ayuden a salvar al moscardón.

 Un abejorro todo terreno

Bombus dahlbomii en seno Taraba, Magallanes. Foto: Victor Raimilla

El Bombus dahlbomii se diferencia de otras especies polinizadoras ya que:

  • Sale a trabajar aunque llueva, haga frío o sople el viento.
  • Tiene horario continuado, desde antes del amanecer hasta que se pone el sol.
  • Es clave para polinizar en lugares muy fríos como la alta montaña.
  • Posee una lengua larga especial para polinizar las flores nativas mientras que el abejorro europeo posee una lengua corta que rompe la flor nativa y no la poliniza.
Post Anterior
No a Dominga #SalvemosLaHiguera
Siguiente Post
Trekking hacia el Fitz Roy y Cerro Torre, “las Torres del Paine” del lado argentino.