15 49.0138 8.38624 1 1 4000 1 http://outdoors.cl 300

Líneas de Libertad: Homenaje a Cristóbal Bizzarri. 

El 22 de julio de 2017 se dio aviso desde Perú que los montañistas Cristóbal Bizzarri de 23 años, Gabriel Navarrete de 32 y Alexander Mazvev se hallaban perdidos en la Cordillera Blanca cuando se dirigían a escalar la montaña Pirámide de Garcilaso (de 5.885 metros de altura), en el distrito de Caraz, provincia de Huaylas. 

Días después, las autoridades peruanas confirmaron el deceso de los deportistas debido a una avalancha en hielo. Los jóvenes dejaron su vida en las montañas. Dominarlas fue su gran pasión, una actividad que realizaron durante años con un grupo de amigos, entre ellos Felipe Bishara, amigo de aventuras y compañero de cordada. 

Por: Felipe Bishara 

Cristóbal era el menor del grupo de amigos, pero solo te dabas cuenta de eso cuando le preguntabas su edad. Él, disperso e inquieto, solo buscaba libertad. 

Ese deseo de libertad es lo que nos unió, ya que crecimos convencidos de que lo hallaríamos en la montaña. Ahí es donde encontramos el “lado B” o el “lado A” de la vida, según como se mire. Ahí es donde volvemos a lo natural, primitivo e instintivo. Un lugar donde se nos activan todos los sentidos y solo estamos ahí, en el presente. 

Es que viene del alma el amor por los espacios abiertos, por tocar las piedras, hacer una fogata o ir en una aventura. Necesitamos un lugar alejado con agua y con viento, queremos ensuciarnos, descuidar nuestro aspecto, sentir el cansancio, que nos caliente el sol, nos congele la helada y pasemos frío. Queremos ver un río, plantas, animales salvajes, flores, nieve, hielo, barro ¡queremos vivir! Quiero sentarme y reír de tonteras con mi compañero de escalada, extrañar y ser extrañado para luego valorar las cosas más mínimas como una comida caliente, una cama o un techo. 

Coyhaique 2016

Las cumbres nos hipnotizan, no basta con solo mirarlas, sino que existe un deseo de ir a tocarlas. No sabemos lo que estamos buscando, pero encontramos de todo; una aventura, un hermano, solidaridad, sonrisas, anécdotas. En este escenario se le confía tu propia vida a tu cordada, por lo tanto, lo que nos une, es mucho más que una cumbre, es el compañerismo y la fe de que todo va a salir bien si estamos juntos. 

Todos sabíamos que Cristóbal no era normal, que había nacido en una época diferente, una época donde el éxito se medía por cuanto tenías y no por quien eras, donde el frío se regulaba con un termostato y el calor del sol se dispersaba con el aire acondicionado ¿por qué no sentir, respirar y vivir todos estos elementos, sabiendo que somos capaces de adaptarnos a todo lo que se nos presente? Cuando escalamos nos alejamos de este mundo de bocinas, de confort, del lujo y de la tele. 

Amamos las cosas sencillas como nuestras botas, arnés, casco y cuerdas, porque son los juguetes que nos permiten transportarnos a este gran jardín de montañas. Les pido que no vean estos como un instrumento de muerte, porque lo son de vida. 

Con Cristóbal pasamos el último tiempo disfrutando del presente, estuvimos en Bolivia donde él había guiado a dos amigos. Subimos juntos las dos montañas más altas de Bolivia, el Illimani (6.438) y el Sajama (6.542) para luego pasarnos a Perú. Ahí fue donde conocimos a Gabriel y comenzamos a escalar los tres. Juntos, Cristóbal y Gabriel, me paseaban por este escenario mágico que es la Cordillera Blanca. 

@nicogantz Escalada en el Campanile Argentina.

Primero ascendimos el Alpamayo (5.950 msnm) que para Gabriel era su segunda vez. Después, nos pasamos al Artesonraju (6.025) montaña linda e icónica. En esta montaña “los chilenos” estábamos escribiendo un pedazo de la historia cuando Cristóbal llegó a los últimos 50 metros de esta montaña que nadie, en un determinado tiempo, había podido pasar. Cordadas de Suiza, Francia y Perú lo habían intentado sin éxito. Y es que Cristóbal tenía talento, fuerza y mente para superar cualquier adversidad que se le presentara. 

Luego de descansar unos días, el deseo de salir a la aventura empezó a aparecer nuevamente y buscamos como objetivo ascender la montaña más alta de Perú, el Huascaran (6.768) y no por la vía normal, sino por el Escudo, una vía técnica de hielo a 6.000 metros de altura. Es así como ese viaje se convirtió en el mejor de mi vida, donde pudimos superar nuestros límites, aprovechar el presente y nuestro cuerpo, que es una máquina perfecta si sabemos cuidarla. 

Cristóbal no iba a parar, él respiraba, pensaba y soñaba con la montaña, incluso cuando dormíamos, hablaba y se movía y hacía gestos de querer caminar. Lo sé porque muchas veces me despertó con sus patadas. Estaba destinado a ser uno de los mejores montañistas de la nueva generación. 

Más de alguna vez me dijo “Todo lo que siempre quisiste, está al otro lado del miedo, porque el mundo le pertenece a los que se atreven, yo no soy la libertad, pero sí el que la provoca”. 

Hoy en día, hermano, tenemos claro quién eres y quien serás para nosotros, libertad y alegría son tu definición, vamos a honrarte en cada montaña, cumbre y aventura que tengamos. Sé que mientras te recordemos y te tengamos presente, vivirás siempre entre nosotros. 

Hasta pronto amigo, descansa y guíanos cuando lo necesitemos. 

Te queremos. 

Proyecto “Líneas de libertad” 

Exposición Líneas de Libertad

Ya han pasado cinco meses de la muerte del escalador Cristóbal Bizzarri Lyon. El mensaje que su partida dejó ha llegado a los corazones de muchos y ha transformado la vida de varios otros. Luego de la celebración de su cumpleaños, una semana después del funeral, su familia, junto a sus amigos y cordada, se embarcaron en un proyecto, al que poco a poco se fueron sumando más personas para homenajearlo a él y a los otros valientes que no tienen miedo de alcanzar sus sueños y luchar por ellos. 

Fue así cómo nació “Líneas de libertad” una exposición fotográfica que con más de 45 fotografías de montañas, escaladores e instrumentos de alpinismo, pretende ser la primera piedra de un ambicioso proyecto que se concretará con la construcción de un refugio de alta montaña a cargo del arquitecto Tomás De Irarruizaga.  

La muestra fue exhibida durante el mes de noviembre en la Galería Animal, con el fin de recaudar fondos para el proyecto. Las imágenes de los fotógrafos Guy Wenborne, Nicolás Gatz, Cristóbal Bizzarri y el artista Marco Bizzarri, continúan a la venta a través de un catálogo por internet que puede ser solicitado al mail lineasdelibertad@gmail.com o en Instagram.

Post Anterior
¡Mi mejor carrera de aventura!
Siguiente Post
Entrevista: Eduardo Herman, Windsurfista