15 49.0138 8.38624 1 1 4000 1 http://outdoors.cl 300

Redescubriendo el Norte de la Carretera Austral

Muchas veces y por muchos años he recorrido la carretera austral. Soy de Coyhaique y después de viajar varias veces por estos magníficos paisajes, fui perdiendo la capacidad de asombro. La Carretera Austral siempre estuvo ahí y en este viaje la redescubrí.


Texto y fotos: Cristóbal Chible, Rolling Patagonia

Siempre soñé con hacer un gran viaje con mis niños en una camper o motorhome cómodo, que aprendieran cosas, que disfrutaran a concho las vacaciones y que nadie nos dijera dónde debíamos ir ni donde alojar. Por esto, y después de mucho investigar, compré la primera camper/motorhome.

Sin un plan definido partimos un día a las 20:00 horas. Nuestra primera parada fue Villa Mañihuales, un poblado a 65 kilómetros de Coyhaique. Gracias al dato de un amigo nos estacionamos junto al río Mañihuales y ahí alojamos.

La sensación fue maravillosa: estábamos solos junto al sonido del río que nos acompañó toda la noche, además de una leve lluvia que, en vez de fastidiarnos, nos hizo dormir como nunca. Esa primera noche me hizo retroceder unos cuantos años cuando acampábamos a la antigua.
A la mañana siguiente nos visitó un martín pescador que se posó justo al frente de nosotros.


Hacia La Junta

Seguimos rumbo al norte y nuestro siguiente destino fue La Junta, principal poblado con servicios ubicado en el límite norte de la región de Aysén. Llovió tanto ese día que decidimos dejar para el regreso nuestra estadía en Puyuhuapi, famoso por sus termas y su antigua fábrica de alfombras.

En La Junta pasamos a ver a unos muy buenos amigos, Alan y Connie, que tienen un hotel de montaña y una cocina de primer nivel con unos cortes de carne envidiables. El lugar se llama “Espacio y Tiempo”. Ese día la Patagonia nos sorprendió con toda la gama climática, sol, lluvia y viento.

Un panorama recomendable es ir a relajarse a las Termas del Sauce. Uno debe tomar rumbo Oeste, hacia Puerto Raúl Marín Balmaceda que destaca entre otros, por su playa inmensa y sus frutillas silvestres. Este lugar es un emprendimiento familiar a cargo de Claudio Berger, un excelente anfitrión.
Ese día, en la tarde y sin apuro, partimos hacia Puerto Cárdenas (más o menos a dos horas de viaje en motorhome desde la Junta). El lugar estaba lleno de lodges de pesca y no cabía duda de que, por la geografía, este debía ser el paraíso para los amantes del Fly Fishing. El Lago Yelcho nos hipnotizó y estuvimos ahí un par de días. Allí hay un excelente camping y nuestro día fue premiado con mucho sol que nos recargó de energía. Mi señora, amante de las aves, pudo observar gran cantidad de especies mientras que nosotros disfrutamos de la playa y de comer como corresponde una rica parrillada para celebrar la jornada.
En Puerto Cárdenas existe un camping magnífico justo a un costado del Hotel Yelcho que, por $30.000 diarios, te permite estar en un lugar fuera de serie.

La Ruta

Desde Coyhaique hacia el norte de la Carretera Austral existen tres tramos pavimentados. En el sector norte de la Carretera Austral quedan pocos kilómetros de caminos sin asfaltar.

Hace unos años el volcán Chaitén hizo erupción y dejó una huella de destrucción que hoy aún es posible contemplar. Gracias al esfuerzo de actores locales y de emprendedores que se las han jugado por el lugar, es posible obtener servicios básicos y hay un par de restaurantes buenísimos. Desde Puerto Cárdenas a Chaitén, la ruta está totalmente asfaltada, por lo mismo uno puede avanzar un poco más rápido. En Chaitén comimos, recargamos combustible y nos devolvimos al sector llamado el Amarillo donde se encuentra el famoso Parque Pumalín. Allí alojamos al caer la noche.

El Parque Pumalín es un lugar donde se nota que le han puesto empeño. Hay senderos de primer nivel, bien señalizados, baños e infraestructura para todos los gustos y está inserto en un lugar cargado de naturaleza, con una flora y fauna abundante que te hacen desconectarte del mundo y sumergirte en este ambiente y qué mejor que junto a tu familia, un aprendizaje para el resto de nuestras vidas.

 

Post Anterior
Buscando un portal al hielo
Siguiente Post
Entrevista: Angel Collinson