El ocaso de los humedales




Un preocupante escenario están enfrentando los humedales y principalmente la turba, musgo que está siendo explotado para su comercialización -sin leyes que lo protejan- y que genera una extracción progresiva e irracional de este recurso afectando los ecosistema.

Texto y fotos: José Cárdenas

Los humedales son vitales para la supervivencia humana. Se trata de uno de los entornos más productivos del mundo, cunas de diversidad biológica, fuentes de agua y productividad primaria de las innumerables especies vegetales y animales que dependen de ellos para subsistir. Los humedales brindan innumerables beneficios o “servicios ecosistémicos” a la humanidad, desde suministro de agua dulce, alimentos y materiales de construcción, biodiversidad, hasta control de crecidas, recarga de aguas subterráneas y mitigación del cambio climático.

Sin embargo, muchos estudios demuestran que la superficie y la calidad de los humedales están disminuyendo en la mayoría de las regiones del mundo. Las investigaciones más recientes indican que desde 1900 se ha destruido más del64 % de los humedales del planeta, siendo afectados de mayor forma los humedales urbanos, debido al crecimiento de las áreas de expansión. Ello no solo ocurre por la ocupación espacial, sino también por la mayor densificación de las áreas sin los debidos resguardos ambientales. En consecuencia, los servicios de los ecosistemas que los humedales proporcionan a las personas se encuentran en peligro.

Manuel Vega nos muestra el musgo sphagnum en Caleta Tortel, región de Aysén

Chile cuenta actualmente con 13 sitios designados como Humedales de Importancia Internacional (sitios Ramsar), con una superficie de 361,761 hectáreas. En el mundo, el musgo Sphagnum constituye la vegetación predominante de las turberas, que corresponden a un tipo de humedal originado naturalmente después del último período glacial, y que debido a las condiciones particulares de estos ecosistemas, tienden a acumular grandes cantidades de carbono en forma de materia orgánica semi-descompuesta, conocida con el nombre de turba. Esta turba se comercializa principalmente, como acondicionador de suelos para cultivos agrícolas, cobertura de suelos y sustrato para el cultivo de hongos, especialmente champiñones.

Industrialmente la turba se utiliza en la elaboración de paneles de aislamiento térmico y acústico, mediante un proceso de aglomeración y en el tratamiento de aguas residuales, dada su capacidad filtrante y absorbente.

Red de humedales de Valdivia

La extracción de la turba en Chile corresponde a una actividad minera que se rige por la legislación correspondiente y su explotación se considera como una actividad “ambientalmente depredadora”, ya que produce la alteración de extensos humedales y por lo tanto ecosistemas sensibles.

También existen turberas secundarias que se han originado por la acción del hombre después dela tala de bosques, cuando los suelos con mal drenaje son colonizados por Sphagnum. Estas, a diferencia de las turberas naturales, se caracterizan porque no presentan acumulación de turba o es muy poco profunda. En este tipo de turberas se explota el musgo vivo, que se comercializa seco, principalmente para la producción de orquídeas.

Musgo Sphagnum

El explosivo interés por parte de los poderes compradores en este musgo en la última década, con fines de exportación,ha ocasionado una extracción progresiva e irracional del recurso, principalmente en la región de Los Lagos, con lo cual, peligra tanto su sustentabilidad, como la del ecosistema en que habita. En Chile austral se producen mas de 4200 toneladas de musgo sphagnum seco prensado al año,para ser exportado a los países productores de flores, quienes lo usan como sustrato.

La importancia de los ecosistemas formados por humedales y turberas, es significativa desde el punto de vista ecológico, económico y social, ya que juegan un rol clave en la regulación del ciclo de agua, como reservorio de agua dulce, y de carbono. Por ello, es relevante que se establezcan normas y técnicas de manejo que permitan extraer en forma sustentable este recurso, de manera que constituya una alternativa de negocio sostenible en el tiempo, principalmente para los pequeños productores de las zonas donde crece y se reproduce. Hoy no existen en Chile políticas ni leyes que regulen la recolección por lo que las prácticas depredatorias están extinguiendo el musgo sphagnum.

Bosque Valdiviano