Kayak por el Maullín




Un grupo de amigos decidió cumplir un sueño de infancia: bajar por el río Maullín. Durante tres días exploraron lugares recónditos de bosques milenarios , viajaron por aguas cristalinas y también vieron cómo la contaminación empaña el paradisiaco paisaje.

Texto y fotos: José Cardenas Vejar

Nuestra travesía nació de una conversación entre un grupo de amigos de infancia que nos topamos con las mismas inquietudes: investigar el largo recorrido del río Maullín hasta su desembocadura en el océano pacífico y proteger ese entorno del cual nos sentimos orgullosos y conocimos desde niños.

Queríamos conocer en profundidad el lugar Río Maullín, que nace en la desembocadura del lago Llanquihue en la regíon de Los Lagos y se extiende por 85 Km. Su entorno es ideal para practicar Fly fishing.

Kayak por el Maullín

Vista de Caleta Carelmapu.

Decidimos prepararnos para descender en Kayak por el Río. El objetivo del viaje era simple: recorrer y conocer la  flora y fauna aledañas al río, ver con nuestros ojos las huellas que la historia dejó por medio de la glaciación que existió en el lugar y conocer el entorno que alguna vez habitaron los Chonos. Además teníamos antecedentes de que los antiguos habitantes del sector “Monte Verde” viajaban hasta el río Maullín a recoger algas y usarlas con fines medicinales. Vestigios de Terrazas y morrenas nos esperaban en la ruta.

Preparación

En una exploración en kayak por un río con un caudal medio de 75 m3/s se pone a prueba el estado físico de cualquiera. Consideramos entonces realizar la travesía en siete días. No queríamos competir ni hacer algo que perjudicara nuestra integridad física así que decidimos irnos con calma. Al ser una exploración debíamos ser minuciosos con todo lo que viéramos y registráramos.

Kayak por el Maullín

Descanso en sector El Gato.

Lo primero que hicimos fue estudiar la ruta y conocerla como la palma de nuestras manos. No sabíamos si ciertos sectores eran navegables debido a la baja profundidad del río y tampoco sabíamos si existían rápidos o cascadas. Recurrimos entonces a imágenes satelitales y a relatos de vecinos del sector. Rápidamente nos enteramos de que la navegación se dividiría en dos partes. La primera iría desde el lago Llanquihue hasta un sector aledaño a Nueva Braunau. Sólo las primeras 6 millas del río son navegables. Las siguientes 9 millas se ven imposibilitadas debido a la existencia de arboles que cruzan el río, cercos y alambres de los lugareños. Decidimos navegar la ruta más expedita y de mayor longitud que se sitúa desde el sector Las Quemas hasta el Maullín.

Los preparativos comenzaron tres meses antes de la exploración. Solicitamos el zarpe en la Capitanía de Puerto de Maullín. Ahí nos dieron una charla y nos entregaron un listado de los requisitos que debíamos cumplir para que nos otorgaran la autorización. Necesitábamos saber nadar, tener chalecos salvavidas, llevar agua dulce, alimento para dos días adicionales al de recalada, ropa seca, GPS, brújula, mapa, bengalas, teléfono satelital y radio VHF con banda marina. Por suerte cumplíamos a cabalidad los requerimientos. Paralelamente seguimos planificando la ruta, los sectores donde haríamos una pausa y los lugares donde acamparíamos.

Kayak por el Maullín

Descanso en sector El Gato.

La flora terrestre que rodea al río principalmente es del tipo Bosque Húmedo templado con características de Bosque Valdiviano y marcada presencia siempreverde. También, al ser bosques de renovales, todo el viaje tendríamos árboles a nuestro alrededor. Eran muy pocos los sectores donde podríamos detenernos. Además, la depresión intermedia, esta zona presenta una topografía fuertemente ondulada, esto hace que el río en algunos sectores, presente un escurrimiento meándrico con valles fluviales estrechos. Tendríamos que estar concentrados en la navegación para no golpear los árboles que se encontraban caídos a los costados del río y volcarnos.

Tuvimos que poner en pausa por un momento los planes de viaje debido a nuestros trabajos. De los que integraríamos la travesía, Ricardo, mi amigo de infancia, trabajaba en el Hospital de Maullín, y Alejandro y Francisco eran ingenieros de profesión. Ellos residen en Puerto Montt y Frutillar respectivamente. Por mi parte, Aysén Films, la productora cinematográfica científica en la que trabajo, me encomendó viajar a Coyhaique para hacer registro fotográfico de una actividad invernal.

No teníamos muchos recursos para el viaje. Los kayak fueron facilitados por amigos que creyeron  en nuestra taventura. El equipamiento para acampar también era básico. Llevamos una carpa de 4 estaciones MSR Fury, sacos de dormir -20º y linternas frontales, pilas para recambio, cocinilla con gas butano y bolsas para la basura. Solo debíamos costear la alimentación y combustible para pagar el flete que nuestro amigo Michel, quien se desempeña como Bombero y contador, nos haría desde Maullín a las Quemas.

Kayak por el Maullín

Descanso en sector El Gato.

Comienza la travesía

¡Finalmente llegó el día! El pronóstico meteorológico estaba a nuestro favor durante los días que remaríamos. Estimamos la recalada final en tres días. Michel nos dejó en el Puente Maullín Nº 4, cerca del Retén de Carabineros de las Quemas. Allí chequeamos que nuestros kayak estuvieran en óptimas condiciones y estibamos la carga.

Zarpamos y de inmediato nos impregnamos de la paz y armonía del río y sus alrededores. Navegar bajo un cielo azul, sin viento y dejarnos llevar por la corriente era un deseo que hace mucho tiempo anhelábamos. Comenzamos a ver muchos árboles que cruzaban en 45º el río.  También vimos flotando desde neumáticos y bolsas plásticas, hasta animales muertos. Incluso nos encontramos con restos de botes y remos de fibra.

Kayak por el Maullín

Navegación en Puerto Toledo.

Nuestros conocimientos de navegación indicaban que en los sectores que el caudal era más tranquilo, la profundidad era menor y se situaban bancos de arena o piedras. En muchos sectores la profundidad era de solo centímetros. En el fondo del río, lográbamos ver muchos troncos. A medida que descendíamos el río pudimos observar que el Maullín recibe varios afluentes menores, como Estero el Rosario, Río Oscuro, Río Chinchiguapi y Río El Gato.

Kayak por el Maullín

Tarde de Primavera en Muelle Maullín.

En este último sector, que es límite entre las comunas de Los Muermos y Maullín, el año 2015 se presentó un proyecto para instalar una “Central Hidroeléctrica de Pasada”. Por suerte este proyecto no se llevó a cabo, gracias a la gestión del municipio de Maullín y de un movimiento ciudadano conocido como ‘Río Maullín libre’ se logró retirar el proyecto de impacto ambiental, ya que carecía de información relevante, no incluía la línea de transmisión ni contemplaba a la comuna de Maullín dentro del área de influencia del proyecto.

En este sector nos detuvimos a descansar y dimensionar el proyecto cancelado. Pudimos evidenciar con mucha pena, la contaminación existente. Ya se nos hacían familiares en la ruta los cartones, botellas, restos de fogatas, bidones de combustible y muchos otros residuos domiciliarios de gente que no entiende la importancia del río y su entorno limpio. El primer día de navegación culminó en el sector de Puerto Toledo. Llegamos rápido. En algunos sectores la velocidad de navegación fue de 7 nudos, casi 13 km/hr. Temprano armamos campamento mientras una copiosa lluvia se dejaba caer, la que hizo el descanso mas relajante. El día siguiente comenzaría muy temprano.

Kayak por el Maullín

Tarde de Primavera en Muelle Maullín.

Segundo día

A las 7 am preparamos el zarpe. Secamos y guardamos todo para continuar nuestro viaje. En la ruta nos encontramos con un sin fin de aves. Cisnes Coscorobas, patos colorados, Taguas, Cormoranes. El sol y la tranquilidad que desde ese sector del río en adelante entrega, hacía que no dejáramos de agradecer ese regalo que recibíamos. Nos internamos en los humedales del sector de Puelpún, lugar que junto a otros, fueron incorporados a la Red Hemisférica de Aves Playeras. Es el quinto lugar en Chile. Esto demuestra la importancia que Maullín tiene para la conservación de Biodiversidad a nivel Internacional. Muchas Garzas grandes y Cucas, Playeros de Baird y Chorlos nos recibieron en el sector del ‘Bosque Sumergido’. Muy cerca de allí, frente a Río Guarne, armamos el campamento en nuestro segundo día de navegación. En ese sector existe un camping el cual aún es prácticamente desconocido para los mismos Maullinenses. Don Jorge Yañez nos recibió muy feliz y nos contó sus proyectos para ese lugar.

Después de cenar e indicar nuestras coordenadas a personal de la armada, la noche completamente estrellada nos cobijó  para el merecido descanso.

Kayak por el Maullín

Campamento en sector Puelpún.

Tercer día

Para el tercer y último día, teníamos prevista la recalada para cerca de las 18:00 hrs. También teníamos considerado que el río cambia de agua dulce a salada, además de vientos y oleaje. Y así fue. Luego de unas horas de remar llegamos al sector de Lolcura. Allí de frente nos topamos con vientos de 10 nudos, casi 20 km/hr. y olas de medio metro. Desde ese sector cruzamos el río en su totalidad para llegar a Chuyaquén donde se encuentran los restos de una antigua Salmonera. Era nuestro último descanso para finalmente llegar a casa. La marea estaba subiendo y remar los últimos 5 kilómetros hacia Maullín se hicieron eternos. Finalmente y cerca de las 20:00 hrs. recalamos en el Muelle Cariquilda. Nuestros amigos nos esperaban en ese lugar. Querían escuchar nuestras historias y ojear el registro fotográfico que habíamos hecho de toda la ruta. Un saludo y un gran abrazo con ellos selló nuestra memorable hazaña. Todo salió como lo teníamos contemplado.

Kayak por el Maullín

Comienzo de jornada en Puerto Toledo.

Publicaciones relacionadas




Actualidad

Vuelta a Robinson Crusoe

Dos días se necesitan para darle la vuelta a la isla Robinson Crusoe remando en kayak o en Stand Up…




Actualidad

Outours: Puerto Cisnes

Entre la carretera Austral Norte y el fiordo Puyuhuapi se encuentra Puerto Cisnes, un pueblo que originalmente se sustentaba de…