15 49.0138 8.38624 1 1 4000 1 http://outdoors.cl 300

3 ríos y 3 regiones en SUP

Remando por el Río Bueno, Puelo y Toltén. En una serie de Stand Up Paddle completamente innovadora, un grupo de aventureros se lanzó a remar 3 ríos muy distintos en la región de Los Ríos, Los Lagos y Araucanía, todo en invierno. Lluvia, frío, rápidos revueltos y paisajes de ensueño en esta historia que rema por el sur de Chile.

Texto: Benjamín Biskupovic, www.supvaldivia.cl

Fotos: Rodrigo Peña y Camila Jara

Luego de varios meses planificando esta expedición, armando un equipo de personas capacitadas, buscando apoyo de marcas para contar con el equipo necesario, encontrar un equipo audiovisual apto y preparar la logística del viaje para marcar los tiempos y lugares con precisión decidimos lanzarnos a la aventura.

2

Teníamos 10 días para llevar a cabo esta expedición, el clima jugaría un rol importante para lograrlo sobre todo cuando se decide salir a la aventura en pleno invierno y en regiones donde el clima es duro. La idea era recorrer 3 ríos en 3 regiones distintas (Araucanía, Los Ríos y Los Lagos) y con 3 niveles distintos. El SUP tiene distintas modalidades, pero la que más me llamaba bastante la atención era poder bajar un río correntoso, arriba de la tabla. Para eso estuve viendo muchos videos en internet y leyendo recomendaciones de expertos extranjeros, ya que en Chile es algo totalmente nuevo y no había información.

El punto de encuentro con el equipo seria la ciudad de Valdivia. Cuatro días antes el pronóstico climático me avisaba que venía una pequeña ventana de 2 días buenos, perfectos para bajar el río Bueno en la Región de Los Ríos. Rápidamente llame a los integrantes para reunirnos el día lunes en Valdivia y así fue como partió la aventura.

Rápidos en SUP

El lunes a primera hora estaba el equipo en la ciudad de Valdivia, y chequeado el equipamiento (tablas, remos, leash, chalecos salvavidas, cascos, trajes de agua) partimos a la localidad de Río Bueno, en busca de José Delgado, botero y gran conocedor del río, quien nos acompañaría en esta etapa de la aventura. Una hora fue suficiente para planificar y coordinar lo que sería la bajada del día siguiente. Muy puntuales, estábamos de vuelta a las 9:00 para encontrarnos con José y partir al lugar de inicio, Puerto Lapi. El día nos recibía con una fuerte neblina que poco a poco fue desapareciendo; en estos momentos el tiempo es oro así que rápidamente inflamos las tablas, repartimos los equipos de seguridad y los trajes de agua, junte al equipo para dar una pequeña charla de seguridad… ¡y nos lanzamos al agua! El equipo lo componían 10 supistas, 2 fotógrafos y un botero.

1

Muy ansiosos comenzamos la bajada. El bote abriendo la ruta, yo atrás dando las indicaciones y mi socio Diego Hamilton cerrando. Los primeros 5 km fueron muy tranquilos, disfrutando del paisaje, observando la diversidad de aves que nos acompañaban y una que otra trucha pasando por las aguas cristalinas del río. De pronto, José se detiene con el bote y nos dice “se acerca el primer rápido”; ya podíamos escuchar el ruido del agua, que iba creciendo a medida que avanzábamos. El grupo rápidamente tomó sus posiciones y fuimos pasando de a uno, como dijo Jose “por el medio del río”. Entre los nervios y la poca experiencia en rápidos ninguno logro pasar el primer rápido sobre la tabla. Me bastó un par de segundos pasando por el rápido y ver la cara de los otros integrantes para darme cuenta que sin duda era de las cosas más entretenidas que había hecho en mi vida, una mezcla perfecta entre adrenalina, técnica y deporte. Seguimos río abajo pasando por unos seis rápidos más, de las mismas características. Poco a poco el equipo fue tomando confianza y los últimos rápidos logramos pasarlos de pie. dominando la tabla. Terminamos la travesía 25 km río abajo de donde partimos: el equipo estaba sano y a salvo, con más de alguna historia que contar.

Un Cuento de Invierno

Nuestro próximo destino era río Puelo, pero venían 3 días de mal clima lo que nos dio tiempo para limpiar los equipos, reorganizar el grupo y planificar lo que sería nuestra próxima bajada. Esta vez el grupo sería más pequeño, ya que necesitábamos una mejor logística y mover a un grupo de 10 personas en SUP por ríos correntosos no había sido una tarea fácil.

Todo calzaba: se esperaba un fin de semana de muy buen clima, perfecto para nuestra bajada. Así fue como partimos el sábado a las 5:00 para alcanzar a tomar la primera barcaza que cruza el lago Tagua Tagua. Antes de cruzar el lago nos juntamos con un botero conocido por Diego, quien nos contó en las condiciones que estaba el río (con muy poca agua) y el tramo que podíamos bajar sin correr riesgos. Lamentablemente él no podía acompañarnos esta vez porque tenía su bote en mal estado, por lo tanto decidimos lanzarnos a pura fe.

Esa primera tarde fuimos al sector de Primer Corral, un lugar que parecía sacado de un cuento; botamos rápidamente las tablas al agua y nos fuimos a remar río arriba. Alucinando con el paisaje, remamos por un agua de un color turquesa impresionante, rodeados de acantilados de roca infinitos y las cimas de los cerros nevados; realmente nos sentíamos flotando en un paraíso.

Pero lo mejor venía el día siguiente, despertar en Puelo con el cielo azul en pleno invierno era un regalo que pocas veces ocurre, eso ayudo a madrugar. Subimos los equipos a la camioneta y partimos al lugar que habíamos chequeado el día anterior para iniciar nuestra bajada del Rio Puelo.

El frío penetraba nuestros trajes de agua: estábamos navegando el río Puelo en SUP en pleno invierno, ¡no se podía pedir menos! Nos lanzamos río abajo con la idea de llegar hasta el lago Tagua Tagua; pasamos algunos rápidos, varias curvas pronunciadas en donde había que estar muy atentos si no terminabas de cabeza en la arena. Sin duda la nota alta fue el paisaje indescriptible que rodea el valle; luego de 20 km navegando y cerca de 4 horas en el agua llegamos al lago, donde la barcaza nos esperaba para volver.

4

Las vueltas del Toltén

Nuevamente el clima iba a cambiar: se venían muchos días de lluvia, pero existía la posibilidad que a mitad de semana apareciera un claro. Con toda la fe partimos a Pucón en busca del río Toltén, nuestro próximo objetivo. Hubo 2 días de fuertes lluvias hasta ese miércoles que, según el reporte, pasado medio día se despejaría.

Tal cual, amaneció ese día lloviendo. Sin perder la confianza armamos los equipos durante la mañana; a medio día la lluvia se terminó y aparecieron esas típicas manchas azules en el cielo. El pronóstico s cumplía perfecto.

A las 2 de la tarde estábamos en el nacimiento del río Toltén, en el lago Villarica, con el botero que nos iba acompañar esta vez y un experimentado amigo kayakista de río, Neftalí. La seguridad era lo primero.

Partimos la bajada con el imponente volcán Villarica a nuestra espalda; poco a poco fueron apareciendo los primeros rápidos, pero lo que me llamo más la atención fueron las contracorrientes y remolinos que se producían por las curvas cerradas que tenía el río: sin darte cuenta en un segundo tu tabla giraba en 180° y terminabas en el agua sin saber por qué, ¡mucho cuidado con eso!

De esta manera fuimos completando la expedición como lo habíamos planeado: navegar 3 ríos, en 3 regiones y con distintas características uno del otro. 10 días fueron suficientes para cumplir la misión y esa noche volvíamos cada uno a nuestras casas con el corazón más grande que nunca y con recuerdos que nunca olvidaremos.

3

Agradecimientos

Queremos agradecer a los que nos apoyaron y confiaron en este proyecto: Remo SUP, Kano Outdoors, Cerveza Kunstmann, Way Bar, Stoked Wetsuits, SUDA, Merrell, SUP Valdivia y SUP Pucón Travesias.

Las travesías estarán disponibles para clientes a partir del 15 de septiembre, para mayor información revisar en www.supvaldivia.cl, Facebook/supvaldivia o Facebook/suppucon.

Post Anterior
Randonnée en el Llaima
Siguiente Post
Roadtrip Europa en Parapente I