15 49.0138 8.38624 1 1 4000 1 http://outdoors.cl 300

¿Qué debo tener en cuenta en mi Botiquín de Primeros Auxilios?

Para nadie es un misterio que las actividades outdoors en nuestro país vienen presentando un gran crecimiento los últimos tiempos; pero ese avance debe ir acompañado de medidas que debemos adoptar, para que nuestra actividad cumpla con dos objetivos principales; el disfrutar y la seguridad.

Patricio Aguilera Salinas, Director General de PREVENTUR, Asesor en Prevención de Riesgos, Docente de la Escuela de Turismo de Duoc UC Concepción; apasionado por el desarrollo de las actividades al aire libre, se encuentra potenciando con su emprendimiento dedicado al apoyo y asesoría en temas de seguridad y prevención a empresas de turismo aventura.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

  • De mi casa al cerro

Estamos en la constante búsqueda de nuevos espacios por descubrir y disfrutar, en aventuras donde abandonamos nuestra zona de confort para acercarnos a un lugar remoto y muchas veces inexplorado. Es por esto que debemos entender que en la naturaleza el riesgo cero no existe: volver sanos y salvos después de haber tenido una gran experiencia es lo que todos buscamos. Pero si nos enfrentamos a una situación de emergencia debemos contar con conocimientos prácticos, conocimientos teóricos y equipamiento. Por lo cual al salir de casa, uno de los elementos que en mi equipo personal no puede faltar, es el botiquín

  • La Planificación

El primer paso en toda excursión o salida a terreno es una correcta planificación; es el momento donde analizamos todos los aspectos relevantes para el éxito de nuestra actividad. Aparecen dos conceptos que cobran relevancia y que hay que tener claros; la seguridad pasiva y la activa. La pasiva, es aquella que hacemos con tiempo a favor y antes de la actividad; mientras que la activa es la que se realiza en terreno, in situ. Por lo tanto la confección, revisión y abastecimiento de nuestro botiquín es algo que debe ocuparnos antes de llegar a terreno, teniendo en cuenta principalmente la cantidad de días, cantidad de personas que componen mi grupo y las condiciones climáticas del sector.

  • Conocerme y conocerlos

Un paso fundamental al armar mi botiquín de terreno, es tener en cuenta quienes formarán mi equipo de trabajo o mi cordada. Podemos mencionar que los botiquines pueden agruparse en las siguientes categorías: Personal, grupal y de urgencias. El botiquín personal es aquel que será de uso absoluto de cada uno, donde van artículos y medicamentos específicos de quien los porta. Si estoy tomando alguna medicación que necesito tener a mano de una manera constante, ¡esta tiene que estar siempre conmigo! El grupal, es un botiquín que de la mano de la cantidad de días y personas participantes, tendrá los insumos y elementos suficientes para hacer frente a alguna situación puntual. Mientras tanto que el botiquín de urgencias, es aquel más avanzado por su equipamiento; este material se podrá dejar en el campamento base o el vehículo personal o de apoyo. Fundamental es conocer si algún integrante de la actividad presenta alguna dolencia, alergia o situación médica especial para tener cuidado en terreno y poder cubrir bien esa situación de posible riesgo. Si podemos anticipar situaciones y posibles problemas, si sabemos quién del grupo, por ejemplo, ha hecho un curso de primeros auxilios, sí sabemos de alguien que tenga experiencia y dominio en emergencias, podemos ir estableciendo roles y responsabilidades.

  • Seco y ordenado

Importante al momento de ordenar mi equipo para la actividad a realizar, es conocer la proyección del clima al cual me veré enfrentado. Esto permitirá conocer la manera en que voy llevar mis cosas; en ese sentido debo tener el mismo cuidado al momento de empacar mis elementos de primeros auxilios. Los 3 aspectos fundamentales que debo poner atención son; que el botiquín sea de transportar, el orden que debe tener y estar accesible en la mochila. Un botiquín que no encontramos, o donde desconocemos sus conte­nidos, es un botiquín que entorpece el manejo de cualquier emergencia. Se recomienda guardar nuestro botiquín en alguna bolsa seca o tipo ziploc, que mantendrá impermeabilizados todos los productos en su interior.

  • Los cinco que no pueden faltar

Entendiendo que en nuestras salidas a la naturaleza siempre llevamos una cantidad importante de cosas que vamos a tener que usar necesariamente en categorías como vestuario, alimentación, equipamiento y refugio, en terreno debemos ser capaces de improvisar muchos elementos de primeros auxilios; tales como collar cervical, férulas de inmovilización y camillas. Los elementos que no pueden dejar de estar un botiquín son los siguientes: apósitos para cubrir heridas y hacer presión en alguna hemorragia, vendas elásticas para inmovilizar, mascarilla de RCP para alguna situación de reanimación, pun­tos falsos para afrontar heridas y tape o parches curitas para cubrir heridas pequeñas. Recordar que el botiquín debe ir en un bolso de color llamativo que sea fácil de reconocer por todos, así también ubicado en lugares de acceso rápido en nuestra mochila.

  • Tener un plan de emergencia

Por mucho esfuerzo que se haga por evitar accidentes, las cosas malas o errores suceden. Sabiendo esto de antemano, debemos manejar planes de emergencia, que deben estar comunicados entre todos los integrantes del equipo. Para poder ejecutar estos planes, se recomienda por ejemplo tener los contactos de algún pariente cercano de todos los que participan de cualquier salida, al igual que los teléfonos e información de emergencia para el lugar que se visita, teniendo noción de cuál es el punto desde donde se podría hacer contacto con apoyo externo, en caso de que el rescate o situación no pueda ser manejado sin asistencia. En este sentido, a la hora de recibir ayuda en un accidente serio, es bueno ya tener escritos los procedimientos que se han aplicado, con la mayor cantidad de detalle, ya que así se evita cometer errores por la tensión que involucran estas situaciones.

SONY DSC

Post Anterior
El Mejor Secreto de Atacama, Lagunas Bravas
Siguiente Post
Entrevista a Pablo Valenzuela, Fotógrafo.