15 49.0138 8.38624 1 1 4000 1 http://outdoors.cl 300

Buceo en la Reserva Añihue

En la desembocadura del río Palena, cerca del límite norte de la región de Aysén, un grupo de pioneros cuida un espacio de rica biodiversidad, donde el clima reina sobre todo y donde los avistamientos de fauna son cosa natural. Aquí conocimos algo de la vida que hay también bajo sus aguas.

Texto y Fotos: Christian Gajardo – www.scubachile.cl
Fotografía Submarina: Felipe González Díaz

Un día me llamaron para ir a realizar una asesoría a un lugar que ni remotamente conocía, la Reserva Añihué. ¿Pero dónde quedaba? ¿Cómo llegaba hasta ella?
La Reserva Añihué está ubicada en la Patagonia al sur de Chile, comprende 10 mil hectáreas de bosques vírgenes con una rica biodiversidad de vida salvaje, flora y fauna y una muy baja intervención humana. ¿Pero qué hacen en la Reserva Añihue? Su gerente, Felipe González Díaz, nos describe lo que hacen: “Reserva Añihué es una reserva natural creada con el fin de preservar y proteger la flora y fauna de una de las regiones más australes de Chile. Es un lugar donde coexiste una rica biodiversidad de especies, algunas de ellas endémicas”.

Arriba: Entrada o llegada a la Reserva Añihue, vista de adentro hacia afuera donde se dejan las embarcaciones. Abajo: Felipe González nos va explicando sobre los animales tanto en superficie y bajo de ella y los cuidados que tiene la reserva y la gente de la zona.

Entrada o llegada a la Reserva Añihue, vista de adentro hacia afuera donde se dejan las embarcaciones.

Es un lugar intocado, “Un paraíso para los amantes de la naturaleza, un lugar totalmente desconectado de la ciudad en donde se respira el aire más puro del planeta. Aquí, la fuerza de la naturaleza está presente día a día; el clima, el viento, las mareas y las lluvias cumplen un rol importantísimo en la toma de decisiones y se convierten en factores determinantes de toda actividad”, me cuenta Felipe, que afirma que entre sus principales objetivos está la investigación propia, y el apoyo a estudios científicos de otras organizaciones nacionales y extranjeras, de manera de crear una línea base de las especies que conforman la Reserva y sus alrededores.

Buzo admirando la belleza del fondo en Isla Jaime, junto a actinias con abundancia de vida y mucho coral Buceando en el Sector el Pillan, en plena toma de muestras de crecimiento de coral.

Buceando en el Sector el Pillán, en plena toma de muestras de crecimiento de coral.

La Riqueza de Añihué
El trabajo con las personas también es fundamental, me explica Felipe, incluyendo dentro de los objetivos de la Reserva el poder compartir y difundir el respeto por la naturaleza y el adecuado uso de los recursos naturales, a través de la investigación y de actividades con la cercana comunidad de Raúl Marín Balmaceda. “Por otra parte, nuestra misión es lograr acercarnos lo más posible a la auto-sustentabilidad del lugar, a través del uso de energías renovables, producción de cultivos  en huerto e invernadero y  reciclaje de los desechos”, complementa Felipe, que por lo demás es buzo con Licencia CMAS de 3 estrellas, y aficionado a la fotografía subacuática.
En Añihué no hay televisión, existe solo una leve señal de telefonía celular de una compañía y una señal muy baja de Internet. En otras palabras, es un lugar remoto aislado de las tecnologías, pero muy rico en reservas naturales tanto en superficie como bajo el mar.

Buceador con esponja, muy cerca del fondo del sitio de buceo de Islas Tres Hermanas, profundidad aproximada 20 metros. Foto de Felipe González. Buceador con esponja, muy cerca del fondo del sitio de buceo de Islas Tres Hermanas, profundidad aproximada 20 metros. Foto de Felipe González.

Buceador con esponja, muy cerca del fondo del sitio de buceo de Islas Tres Hermanas, profundidad aproximada 20 metros. Foto de Felipe González. 

Es natural todos los días avistar delfines chilenos y australes, mar adentro se puede ir a ver pingüinos, lobos de mar y ballenas. Es un lugar muy rico en aves marinas y terrestres, aun con muchos bosques vírgenes donde buscar la ranita de Darwin.
“La Reserva Añihué cuenta con todo lo necesario para realizar buceos en más de 75 diversos lugares ricos en corales, actinias, esponjas y mucha vida marina”, me explica Felipe, con quien ya nos preparamos para ir al agua; los buceos pueden ser realizados en fiordos muy tranquilos con diversas profundidades y en el mar no distante uno de otro.
Nuestro primer buceo fue para ver la joya oculta de Felipe en los fiordos, algo solo para buzos de nivel medio hacia arriba, ya que es en una pared donde se debe controlar muy bien la flotabilidad para no irse a lo profundo. ¡Son lugares  ricos en corales, actinias y llenos de mucha vida!

 

Nudibranquio o babosa de mar, por su colorido llaman mucho la atención y son muy abundantes en la zona

Nudibranquio o babosa de mar, por su colorido llaman mucho la atención y son muy
abundantes en la zona


 

Viajar desde la Capital

Para ir a la Reserva Añihué desde Santiago, puedes ir en estas formas:

En Avión:
Tomar un vuelo de Santiago a Puerto Montt (1,5 hrs)
Tomar un bus desde Puerto Montt a Quellón (6 hrs)
Tomar un transbordador de Quellón a Raúl Marín Balmaceda (10 hrs)
Tomar una embarcación de Raúl Marín Balmaceda a Reserva Añihué (30 min)

En Bus:
Tomar un bus desde Santiago a Quellón (18 hrs)
Tomar un transbordador de Quellón a Raúl Marín Balmaceda (10 hrs)
Tomar una embarcación de Raúl Marín Balmaceda a Reserva Añihué (30 min)

Existen otras rutas llegando a Aysén o Coihaique, en formas similares a las tradicionales antes mencionadas. Más información: www.anihuereserve.com


 

Post Anterior
5 aplicaciones para una vida más saludable
Siguiente Post
Inscríbete en Adidas Terrex Trail