Consejo experto: ¿Cómo mejorar nuestras imágenes de noche?




La fotografía nocturna es uno de los grandes regalos que nos ha dejado la era digital. La gratificación inmediata, el manejo de un ISO alto y la posibilidad de hacer infinitas tomas es una de las ventajas hoy en día. La foto nocturna trata de revelar lo que nuestros ojos no pueden ver. Una realidad oculta que depara grandes sorpresas pero que requiere un manejo muy técnico para poder realizarlo.

Nicolás Gildemeister Budge es un fotógrafo profesional dedicado a la fotografía de naturaleza, expedición y nocturna. Estudiante de último año de Ingeniería Comercial en la Universidad Católica pero dedicado a la fotografía profesional, se desempeña como profesor de Fotografía Nocturna en la empresa Natphoto, además de guía en expediciones. Actualmente trabaja como fotógrafo y guía en Antártica para la empresa Antarctica XXI y es creador de su empresa NGB Photo, cuyo trabajo se puede revisar en www.ngbphotoart.com

 

1.- 20 centímetros detrás de la cámara.
Muchas veces cuando he mostrado y expuesto mi trabajo nocturno ha surgido la pregunta de que equipo tengo y la típica afirmación de que es una “tremenda cámara”- Pero no todo partió así: mis primeras fotos nocturnas, que aun sigo exponiendo y utilizando, fueron sacadas con las cámaras más básicas en el rango DSLR (una Nikon D3100). Como se dice en el mundo de fotografía y cine “Lo más importante de la cámara está 20 centímetros por detrás de ella”. Por esto mi primer consejo es no dejar de intentar de hacer este tipo de fotografía solo porque no tengo la mejor cámara. Toda cámara con modo manual podrá ser capaz de registrar tomas increíbles, solo basta saber usarla.

 

2.- Exposición Prolongada

Muchos se frustran y dejan este tipo de fotografía simplemente porque no lo entienden. La base del 90% de la fotografía nocturna se fundamenta en hacer fotos de varios segundos que permiten a la cámara captar más luz y revelar lo que nosotros no podemos ver. Aquí es indispensable que conozcamos nuestros equipos. No es imprescindible tomar un curso para esto, sino que en un inicio basta con sacar y leer ese manual empolvado que tenemos en nuestro cajón. Entiendan los conceptos de velocidad de exposición (segundos), apertura (el famoso f) y el ISO (sensibilidad).

 

3.- Situación
Las cámaras actuales poseen sensores muy desarrollados que cada día aguantan ISO más altos, por lo que hay que sacarles provecho. Esto nos beneficia ya que podremos realizar tomas más cortas, si es que lo necesitamos, o si hay poca luz, como en la ausencia de luna, podremos obtener suficiente luz para levantar las sombras de la noche. No existe un numero fijo en cada uno de los parámetros que tenemos que regular que sea aplicable a todas las situaciones. Cada noche es distinta y va a depender de la luz que tengamos disponible y del objetivo que tenemos en mente. La situación cambia si hay luna o no; si es creciente o decreciente, si estamos cercanos a la medianoche o cercanos al amanecer; si está nublado o completamente despejado. A más luz disponible podremos hacer tomas más cortas, o utilizar isos más bajos o ocupar diafragmas más cerrados. Por el otro lado, también va a depender que es lo que queremos lograr. ¿Estrellas estáticas? ¿Nubes con movimiento? ¿Cielos azulados? ¿Negros? ¿Detalles en el paisaje? ¿Detalles en la luna?

 

4.-Movimiento de Estrellas
La tierra gira en torno a su eje de manera continua, por lo que si tomamos exposiciones muy largas las estrellas pueden aparecer movidas. ¿Cómo lo evitamos? Para esto debemos considerar la distancia focal que estamos utilizando y hacer un simple cálculo matemático. TEM=600/DF. Es decir, el Tiempo de Exposición Máxima (TEM) para que no salgan nuestras estrellas movidas será el cociente entre 600 y la distancia focal que estamos utilizando (el número en “mm” que estamos utilizando en esa toma en específico). Es importante destacar que la distancia focal para la fórmula debe ser expresada en Full Frame, es decir si tienes una cámara de formato recortado (DX), debes multiplicar la distancia focal utilizada por tu factor de magnificación, para así asemejarla a formato completo. Cada marca posee un factor distinto, pero en el caso de Nikon este es un 1,5 y en Canon 1,6. Un ejemplo rápido sería, si tengo una cámara Nikon DX (cualquiera que sea amateur o semi profesional) y mi foto fue sacada en 18mm, debo multiplicar este numero por 1.5 y luego introducirlo en la formula. Así en este caso mi TEM sería 600/27 = 22,2. Con esta distancia focal no debo exponer más de 22 segundos si es que no quiero que las estrellas me salgan movidas.

 

5.- Colores y   Detalles

Las nubes con o sin movimiento dependerán de cuán largo sea el tiempo de exposición y del viento que haya; los cielos azulados los podremos conseguir en horas mas cercanas al amanecer o en presencia de luna. Lograr detalles en el paisaje será posible cuando la luna emita suficiente luz para que los consigamos o que estemos en ambientes rodeados de mucho blanco, como un paisaje nevado. Para obtener detalles en la luna cambia un poco el típico concepto de exposición prolongada. Imaginen a la luna como un pequeño sol que refleja mucha luz. En este caso específico necesitaremos realizar tomas rápidas para no quemar el detalle en los cráteres de la luna.

 

6- Estabilidad

Cualquier pequeño movimiento va a afectar y causar vibraciones en la cámara, afectando la foto final. Es por esto que necesitamos minimizarlo. De partida vamos a necesitar un buen trípode, que no se vea afectado por cualquier brisa o movimiento cercan. También es importante disminuir las vibraciones por todos los ángulos que podamos. No apretar el disparador para sacar la foto, sino que usar un intervalómetro externo o temporizador interno. Utilizar la función de levantar espejo si nuestra cámara la posee y mantenernos quietos mientras sacamos la foto para que la vibración del suelo no afecte a la toma. También el armar el trípode de una manera firme en el terreno en que estemos ¡No queremos que nuestro equipo termine en el suelo!

7.-Viajes y Locaciones

La fotografía nocturna es aplicable para todo tipo de escenarios, ciudades, la playa, montañas, etc. Lo importante aquí es que es lo que queremos lograr. Si por ejemplo buscamos un paisaje en el que se noten las estrellas, debemos alejarnos de los lugares donde hay mucha contaminación lumínica, ya que está impide que la luz de las estrellas sean captadas por las cámaras.

Es indispensable saber a dónde vamos y estar preparados. Podemos estar horas a la intemperie, por lo que tenemos que saber lo que implica. Si me estoy yendo a la montaña, aunque sea verano hará frio: no está demás ir preparados con un buen termo y bastante ropa. Cuando se pasa frío, la experiencia deja de ser agradable y esto termina en que no logremos la foto que queríamos.
Es importantísimo también calcular el tiempo de funcionamiento de nuestra batería. Tenemos que ser capaces de revisarla antes y que estñe completamente cargada, y estar llevando siempre al menos 1 repuesto. De noche, por el frío estas tienden a descargarse, por lo que es bueno mantenerlas en un lugar que reciban calor (El bolsillo de la parka o pantalón).

 

Publicaciones relacionadas