Flyfishing en Puerto Natales




En más de 10 años viviendo en la zona, Fernando Salazar asegura que en un radio de 100 kilómetros de Puerto Natales hay más de 15 lugares de buena pesca entre ríos, lagos, lagunas, arroyos “y aunque no lo crean, acequias, o lo más parecido a canales de regadío que conozco” Canales que atraviesan la pampa y en no más de un metro de ancho ofrecen truchas de kilo y más, que se dejan enganchar con facilidad.

Texto y Fotos: Fernando Salazar

 

Comenzó la temporada y ya el stock de moscas y de paciencia acumulada durante los largos días de invierno, nos tienen con un montón de llamadas de última hora, recordándonos de los tippets, líneas, el estreno de la temporada y un sinnúmero de otros temas.

Iremos al Penitentes, que a nuestro entender es uno de los mejores ríos para la pesca con mosca que conocemos al sur del Bío-Bío, totalmente vadeable en sus más de 60 kilómetros, con infinidad de spring creeks, que aseguran un constante y sano recambio generacional de truchas marrones

El sábado temprano, mientras viajábamos entre Puerto Natales y “El Paulina” (nuestro destino en el río), dejé que mi mente viajara 10 años atrás; la zona nos había recibido con un vendaval que –en ese momento-me hizo pensar en cambiar mi caña Nº5 a una Nº 10, para tener la posibilidad de, al menos, lanzar una mosca.

100_3330

Diez años después les puedo decir que efectivamente en Patagonia tenemos un viento, preponderantemente del noroeste, que en algunos casos llega a ser molesto, aunque en realidad, no es nada que impida hacer un casteo decente. Por otro lado, este viento aporta una gran cantidad de oxígeno a las aguas, y las truchas no se ocultan siempre en las correntadas o pozones habituales de la zona norte –su típica área de confort- sino que buscan bajos que las hacen visibles y por ende permiten la pesca a trucha vista… ¡qué maravilla!

 

Feroces Cuentas

Pasada la primera impresión del viento y reconociendo que finalmente tenía que hacerlo mi aliado, empecé a conocer los alrededores. Mi primer y por casi una temporada único rio, fue el Penitentes, que queda a mitad de camino entre Puerto Natales y Punta Arenas. Pesqué al lado del puente que lo cruza en el sector de Morro Chico (un morro desconcertante en medio de la pampa, que es lo que queda de un antiguo volcán), fui con mi mujer y desde esa fecha tengo una foto enmarcada y obviamente tamaño poster, con lo que entonces reconocí como una trucha fario y que 10 años después identifico como una hermosa Sea Run de más de 6 kilos. ¿Y el viento? ¡Peanuts!

 

riohollemberg1¡Llegamos al primer portón! Después del sobresalto bajo a abrirlo y desde la altura en que estamos, aprecio el valle del “Paulina”, un spring creek tributario del Penitentes cuya confluencia es nuestro destino final. La despedida de la temporada anterior fue aquí, pescamos este afluente, con mosca seca. Me acuerdo que al final del día, ya bastante más corto que los de verano, mi amigo Hermann, puso una mosca Adams justo encima de un afloramiento de algas, al instante una “ferox” atacó y en menos de 2 metros de espacio logro una captura de 37 cm. ¡Nada mal para ser la décima o vigésima! Cuando estás entretenido, ¿quién lleva la cuenta?

Pasado el último portón, y arrimados a la orilla del Penitentes, nos pusimos nuestros waders… o nos “ensillamos” como decimos acá y comenzamos la jornada; antes del primer lance nos llamó la atención ver a una pareja de ñandúes atravesando el rio. Aunque es un acompañante relativamente habitual de una jornada de pesca, es raro verlos atravesar ríos que si bien son vadeables tienen una corriente de respetar.

¿Y cómo nos fue? Como siempre, fue la gloria, vivir esa sensación de ser los únicos pescando, el río todo nuestro, soledad que sobrecoge… es de otro mundo. Ser sorprendidos y asustados por caiquenes, coscorobas y patos que esperan hasta el último momento antes de abandonar sus nidos llenos de huevos, en cada isla que forma el río; este lugar por sí es una maravilla, y si más encima pescas…

 Qué se pesca en Magallanes

Las especies introducidas en esta zona son, en orden de importancia, trucha marrón en sus variedades “alemana”, muy pintada de rojo, “esco   IMGP0865 cesa” que es predominantemente de pintas negras con algunas motas rojas y la “ferox” que es una cabezona y muy fuerte trucha, que me parece por referencias algo parecido a la tiger trout del hemisferio norte y que resulta de la cruza de ambas especies. Están presentes en todos los cursos de agua de Patagonia.

La sigue en importancia la fontinalis, que si bien no es un salmónido, es un hermoso salvelino que habita en las aguas frías y puras de Magallanes y Tierra del Fuego. Finalmente, es posible pescar la arcoíris en algunos ríos cercanos a Puerto Natales. Respecto a los salmones, es muy habitual en los meses de diciembre y enero, la pesca del Chinook en el rio Serrano -que sirve de limite por el sur del Parque Nacional Torres del Paine- mientras que en lagos tales como el Maravilla, Porteño, Sofía y Toro es habitual la pesca del salar y coho, es decir, en Patagonia es posible el “Grand Slam”, sueño de todo pescador.

IMGP0618

Publicaciones relacionadas




Pesca

Pesca al fin del mundo

Tierra del Fuego es un lugar mágico y está ubicada al fin del mundo. Soñado por todo aventurero, es el…