15 49.0138 8.38624 1 1 4000 1 http://outdoors.cl 300

Los Chinook

Cualquiera que ha visitado el sur de Chile estará de acuerdo en decir que los paisajes de la X región son hermosos y sobrecogedores, con cumbres nevadas e impresionantes cuerpos de agua a sus pies, selva húmeda y exuberante, incontables kilómetros de vegetación donde el verde exhibe su más extenso abanico de tonalidades, prueba innegable de lo que siempre he afirmado y es que nuestra lengua es demasiado pobre para describir tanta variedad tonal.  Aquí, usando el lenguaje de las imágenes, les cuento algunas de las dudas que tengo sobre una de las especies que se ha sido introducida en la zona: el Chinook o King Salmon.

Texto y Fotos: Reinaldo Ovando

Las prístinas aguas de nuestra región al igual que la mayoría de los cursos de agua de nuestro país han sido objeto en el transcurso de los últimos ciento y tantos años de la introducción de especies exóticas como truchas, salmones y una especie de Salvelinus o Char. Sin embargo en las ultimas 2 o 3 décadas el que ha cobrado más notoriedad es el salmón Chinook (Oncorhynchus tshawytscha), el más grandede la familia Salmonidae introducido en nuestro país a fines de la década de los ’70 en la isla grande de Chiloé,  con varios intentos fallidos anteriores a esta fecha y que, definitivamente para alegría de pescadores deportivos y toda la virtuosa cadena del turismo, vino para quedarse.
Ha sido confirmada la presencia de estos gigantes en casi la totalidad de ríos que presentan condiciones adecuadas para su desove desde la región de la Araucanía, de Los Ríos y todas las regiones australes de Chile; hasta Punta Arenas e isla Navarino, y continúan colonizando por el lado del Atlántico hasta río Santa Cruz en Argentina.

IMG_4221

Existen estudios científicos de análisis de ADN que confirman que los salmones presentes en estos lugares de Argentina corresponden a los introducidos en Chile a fines de los ’80 con objetivo comercial en un experimento de ranching, que consiste básicamente en liberar salmones en los cuerpos de agua dulce y esperar su retorno desde el mar para su cosecha; dicho experimento se realizó en la isla grande de Chiloé (arriba mencionado) y replicado más tarde en Puerto Natales y Punta Arenas sin el éxito comercial esperado, pero que sin embargo dejaron gran cantidad de salmones libres, los que con el paso de los años prosperaron en nuestras aguas.

DSCF1193

De Norte a Sur

La abundancia y distribución del Chinook o King Salmon ha ido en aumento año tras año, llegando a varias decenas de miles en las cuencas más grandes de la región de Los Lagos, pero estos números son solo mi estimación ya que lamentablemente hasta el momento no hay estudios que nos ayuden a determinar la abundancia poblacional de los Chinook fuera de toda duda. Creo que es de la mayoría sabido que esta especie de salmón en su etapa adulta, una vez ingresado a aguas dulces cesa de alimentarse, cumple con su proceso de apareamiento, desova y muere, por lo que se descarta la posibilidad que depreden otras especie de agua dulce.

IMG_5236
En las agua del Pacifico Norte, Estados Unidos y Canadá, donde esta especie de salmón es nativa, cuenta con una cadena de más de 137 predadores, según Donald Dodds un biólogo entrevistado por el periódico Alaska Dispatch y publicado en su sitio web esta es la razón por la cual el Chinook está provisto de un mecanismo de reproducción que otorga protección a la especie por vía numérica, cada hembra deposita de 3.000 a 14.000 ovas dependiendo de su tamaño, de los cuales solo dos retornan como adultos para dar origen a la siguiente generación.
Teniendo en cuenta estos breves datos estadísticos del hemisferio norte y considerando que definitivamente en nuestras aguas no contamos con el factor regulador que son todos los predadores de aquellos lugares, responsables de mantener en equilibrio la población de salmones, en mi opinión, necesitamos un estudio que considere el impacto de estos peces a nivel del ecosistema, hasta qué cantidad de individuos es capaz de sostener una cuenca (capacidad de carga), monitorear las interacciones de sus alevines con los alevines de otros peces, o sea competencia por alimento y/o hábitat.

IMG_6780
Mi temor como pescador mosquero que disfruta la pesca de truchas, respecto a este último punto es que la cantidad de juveniles de salmón (alevines, fry y parr) que permanecen de 12 a 18 meses en el agua dulce, lleguen a afectar las poblaciones de truchas, ya que compiten con estas por alimento.
Y en segundo lugar -este es una opinión que estoy casi seguro causara polémicas- debemos abrirnos a la posibilidad de que, de la misma forma como llegó esta especie foránea a nuestras aguas, sea regulada, o sea por manos humanas. Tengan presente los que se oponen a priori a este tipo de medidas, cuáles fueron los objetivos y el esfuerzo económico de quienes introdujeron los King Salmon o Chinook en Chile. No estoy abogando por una pesca comercial, ¡pero dejemos que eso lo decida un estudio serio!

IMG_2111

Post Anterior
Tabla de surf ecológica
Siguiente Post
A Story for Tomorrow