Lo que fue el Desafío Cumbres Mountain Hardwear




Por segundo año consecutivo se realiza esta carrera de alta montaña organizada por Mountain Hardwear que, desde la laguna Piuquenes, a 3400 metros,  sale a la conquista del cerro Leonera, acercándose a sus casi 5000 msnm.  El alto nivel de competitividad, sumado al enlace de descenso final por el técnico acarreo del Leonera, hizo que los tiempos mejoraran de manera brutal, tanto así que el record del año pasado bajó de 4 horas y 29 minutos a 3 horas y 41 minutos.

FIO-Pepa

Pedro Pablo “Pepa” Sermini en una de las primeras subidas de la competencia, retratado por Francisco Ibarra. Aunque Pepa salió cuarto en 2014, sus tiempos bajaron en más de 22 minutos en comparación a su tiempo ganador de 2013. “Este año sabíamos de la carrera con mucha anticipación y tiempo para prepararla. El año pasado solo tuvimos dos meses desde que se organizó”, explica Pepa, quien asegura que el ritmo de los dos primeros lugares en las subidas presionó a todos a mejorar sus marcas.

MP-Max

Max King logró el segundo lugar del Desafío, pese  a que había tenido problemas de aclimatación. Este nativo de Oregon recomienda probar los senderos de Crater Lake: “Es el lago más profundo de Estados Unidos. Todo alrededor es material volcánico, todas las sierras de Oregon lo son, y cerca de Bend, donde vivo, hay como 5 volcanes, que subimos y bajamos para entrenar”, explica el norteamericano, que invita a conocer los interminables senderos alrededor de su casa. Foto de Matías Pinto

JL-Israel-y-Max

En la foto de Matías Pinto, Israel Escudero persigue a Max King. A pesar de que 6 días antes había competido en los 100km del Patagonia Run (donde llegó en 4º puesto), Israel no faltó al Desafío Cumbres, carrera que lo tiene enamorado. “Me encontraba muy bien, principalmente en subida, pero evidentemente no estaba recuperado de la carrera anterior, y contra eso no hay nada que hacer. ¡Espero volver el año que viene, para sacarme la espina!”, afirma el corredor, que llegó en 6to puesto.

Jl-Nil

El catalán Nil Bacardit, estudiante de Ingeniería Forestal de intercambio en Talca, había corrido los trails ibéricos y de paso por la capital, logró el primer lugar del Desafío. “No me esperaba para nada ganar…” “Quería vivir la experiencia de correr en altura; solo lo había hecho en los Pirineos, cerca de los 3.300. Venía con la idea de probar y darlo todo”, afirma Nil, que como proceso de aclimatación subió el volcán San José, a 5856 msnm. Foto de Juan Luis De Heeckeren

JL-Florencia

“Dejé el ski competitivo y empecé a meterme en otros deportes, quería disfrutar y no entrenar por deber. Me puse a andar en bicicleta y a randonnear, descubrí un poco más la montaña, más allá de los andariveles. Me puse también a subir cerros,  nunca compitiendo”, explica Florencia Marinovic, que se sintió sorprendida y muy feliz con su resultado: ¡fue la primera mujer en llegar a la meta! Foto de Juan Luis De Heeckeren

JL-Glaciar

Las maravillosas vistas de los glaciares del Plomo son algunos de los atractivos que tiene el acenso al cerro Leonera. El ascenso a esta última cumbre es algo que por temas de aclimatación muchas veces se busca en dos días. A ritmo de carrera es otra cosa: el tiempo del ganador del evento, Nil Bacardit fue de 2 horas y 10 minutos desde la partida en Laguna Piuquenes. Foto de Juan Luis De Heeckeren

Fio-Pintor

32 corredores le dieron vida al Desafío Cumbres. A diferencia de otras carreras, que son abiertas, esta competencia tenía un equipo de evaluación que determinaba quien se sumaría al grupo preseleccionado. 12 corredores fueron finalmente elegidos por el equipo integrado por el montañista Ernesto Olivares; Sebastián Rosende, Brand Manager de Mountain Hardwear; el trailrunner  Rodrigo Errázuriz; y Pedro Pablo Sermini, ganador de la versión 2013 del evento. Foto de Francisco Ibarra

FIO-BAse-Camp

El equipo de producción dispuso, además de un alegre ambiente de campamento (con domos, fuego y cocina),  la logística para que asistieran, como espectadores, los amigos, familiares de corredores, fotógrafos aficionados, ¡e incluso mascotas! que quisieran disfrutar del ambiente de montaña. Las temperaturas en la noche rondaron los -3 grados, pero eso no fue ningún problema para que todos salieran a correr, tranquilamente, a las 10 de la mañana. Foto de Francisco Ibarra.

Publicaciones relacionadas