15 49.0138 8.38624 1 1 4000 1 http://outdoors.cl 300

Consejos para remar en la Patagonia

En los últimos años, el sur de Chile se ha convertido en un destino internacional de aguas blancas. Desde el majestuoso valle del Futaleufú a las fotogénicas cataratas de Pucón, y los colosales rasgos del Baker, hay muchos ríos claramente reconocibles e interesantes para quien desea remar.

Por Francis Preston
Fotos: Alisa Royem

El Whitewater Grand Prix se hizo en Chile en diciembre de 2012, destacando aún más los descensos más difíciles del país. Lo que muchas personas no comprenden, sin embargo, es que no hay que comprometerse con los grandes rápidos o las grandes cascadas para disfrutar los ríos patagónicos. Para remeros de todo nivel existen desafíos, aventura, soledad y belleza en el sur; aquí te damos algunos tips para quienes son nuevos en la zona, o en los ríos en general.

1.-Se realista con tus habilidades: Busca secciones de los ríos que suenen divertidas, no del terror. Una sección siempre se puede convertir en un desafío más difícil corriendo por líneas más desafiantes de la misma. Complicarte solo las cosas solo produce stress y ansiedad; los ríos de Chile son hermosos y puedes encontrar en ellos diversión y un escenario para disfrutar, más allá del desafío de remar en aguas blancas. Tal como en cualquier lado, puedes portear tu kayak por rápidos que se ven muy difíciles. Siempre es mejor caminar y volver otro día, que nadar y acabar con tu viaje.

2.- No hagas tantas cosas: Muchos buscan hacer un paquete donde ven y hacen de todo, reventando los tiempos de los cuales disponen. Generalmente, esto genera un desgaste donde el disfrutar las oportunidades que cada día ofrece es reemplazado por la adrenalina y la carrera de llegar al próximo destino. Si el itinerario se ve muy lleno, incluyendo más de un río en un día, es que está demasiado lleno. Si hay solo una actividad o una sección de río para el día, puede que esté todo bien. Recuerda que siempre puedes ir alcanzando más eddies para convertir una sección en una experiencia más larga.

3.- Recuerda lo Básico: Kayakear por ríos sencillos es una excelente oportunidad para mejorar tu técnica. En vez de mirar en menos una sección de río porque parece fácil, tómate tu tiempo para disfrutar con el panorama de los alrededores, la compañía de tus partners y volverte un mejor remador. Siéntate derecho, mantén tus paleadas cortas (desde los dedos de tu pies a tus rodillas) y haz líneas lo más limpias posibles. Regálate tiempo para practicar tu rol, en un Eddy, o en un suave y profundo rápido. Enfócate en tu biomecánica y comienza con un set-up controlado, y termina manteniendo la cabeza abajo.

4.- Acomódate en varias embarcaciones: Por años ha sido difícil conseguir kayaks de aguas blancas en Chile. Esto se vuelve más y más real a medida que uno hace camino al extremo sur: solo recientemente se han empezado las importaciones de kayak como negocio. Esto significa que quizás no seas capaz de pillar el mismo y exacto kayak que usas, o quizás el mejor bote de la flota ha sido reparado unas cuantas veces. Si eres capaz de remar cómodamente en varias embarcaciones antes de tu viaje, tendrás más oportunidad de disfrutar tu experiencia y gozarás  más tu viaje, acostumbrándote no solo a nuevos ríos, sino también a nuevos botes.

5.- Piensa dónde quiere ir de aventura: Incluso la mejor o más reciente guía puede dejarte, en ocasiones, rascándote la cabeza. Las entradas y salidas siempre son difíciles de encontrar y ninguna guía te va a dar el spot 100% correcto. Si contratas a un guía que prepare y se encargue toda la logística puede que le quite todo la misteriosa experiencia al río. Esto quizás te permita enfocar tu energía en aguas más desafiantes, si eso es lo que buscas. Si tu aventura ideal incluye encontrar los ríos y disfrutar la experiencia que entregan los lugares nuevos y desconocido, está bien correr aguas más fáciles. ¿Puede que haya suficiente aventura solo en el cómo llegar! Si la aventura es realmente tu destino, compra una guía, arrienda un auto, haz dedo, súbete a un bus y disfruta consiguiendo que los locales te den las direcciones. Con guía o sin guía, asegúrate de conocer la salidas y poder reconocerlas en el río. La distancia del nacimiento de un río hasta el mar en Chile es corta, lo que significa que cada río tiene el potencial para secciones muy empinadas o imposibles de navegar. Evita problemas explorando la salida y saliendo del río donde puedas.

6.- Respeta la cultura local: Patagonia es un destino reconocido por lo amable y abierto de su pueblo. La mayoría de los agricultores deja pasar por sus terrenos si se mantienen las puertas cerradas cerradas, y las abiertas abiertas, sin molestar al ganado. Si alguien vive en el río que quieres remar, preséntate, pregunta de buena manera y tómate un mate antes de tirarte al agua. ¡Eso puede mejorar tu karma de río en el mejor momento! Además del tema cultural, toma conciencia de los asuntos locales. En los últimos años, el dydimo se ha vuelto un gran problema en Patagonia. Esta alga invasora desoxigena el agua, cubre las rocas, se sobrepone a las especies nativas y altera su hábitat, diseminándose cuando las personas que disfrutan de los ríos no limpian, drenan y secan sus botes y equipos entre cada uso.

7.- Practica tus habilidades de rescate: Siempre se puede leer el agua y predecir lo que va a suceder en un rápido, pero no podemos adivinar cuándo va a salir algo mal. Los kayakistas pueden pasar un buen tiempo esperando el transporte, almorzando viendo a un amigo surfear una ola, tomando cervezas en la salida o acampando cerca de un río. Estos son los momentos precisos para practicar las técnicas de lanzar una bolsa de rescate, nadar a través de las rocas hacia los eddies, enrollar y desenrollar una cuerda para lanzarla y vadear canales. Independiente de tu nivel, siempre recuerda ser cuidadoso; cualquier viaje a Patagonia puede ser genial, sea por su gente o sus sorprendentes escenarios; llegar al río solo lo hace todavía más especial.

Francis M. Preston ha estado compartiendo su amor por las aguas blancas por más de 10 años. Trabaja en los ríos como instructor de The National Outdoor Leadership School (NOLS), guía de rafting para Montana River Guides (MRG), y como Camp Director de First Descents (firstdescents.org), un campamento de aventura para sobrevivientes de cáncer. A pesar de ser un poco trabajólico, se da el tiempo para la aventura, habiendo remado ríos en toda América y disfrutando de ascensos técnicos en tres continentes, ¡aunque quizás es más feliz tomando mate y haciendo crucigramas en su sillón después de correr por la montaña!

 

Post Anterior
Yendegaia, el nuevo Parque Nacional de Magallanes
Siguiente Post
Surfeando en Iquique