fbpx
15 49.0138 8.38624 1 1 4000 1 http://outdoors.cl 300

Día de Cumbre: Los Ángeles del Aconcagua

Beatriz Delgado, Patty Soto y Sue Willis conquistaron el Aconcagua a principios de este año. Te invitamos a revivir, en un extracto de la edición 110 de Outdoors, cómo fue su día de cumbre.

El 15 de febrero de 2010, antes de que despuntara el amanecer en los Andes, la mayor parte del contingente acampado en Cólera, de rostros morenos a caucásicos, con historias de los cinco continentes, dejaban carpas y apretaban los corazones para emprender el ataque a cumbre, desafiando el frío (unos -20º) y superando los temores.
A paso cansino, ritmo uniforme y mente focalizada, fuimos superando poco a poco cada tramo de la ruta. El día se abría en sol y sin viento, como una perla negra entre un millón de perlas blancas. Los guías argentinos, al pasar junto a nosotras con sus heterogéneos grupos, nos hacían bromas y nos daban ánimos. Muy especial fue el momento en que el destacadísimo montañista trasandino Willie Benegas se detuvo para saludar a Patty. A pesar de que estaba en plena lid para romper el record de velocidad en el circuito 360 en el monte (y efectivamente así lo hizo, según supimos después), al reconocer a su amiga, aún camuflada tras pasamontañas, pañuelo y parka, paró para preguntarle cómo estaba y, con abrazo afectuoso, darle los mejores augurios. Esas vivencias hacen que valga la pena subir cerros.

Así completamos, paso a paso, cada espacio necesario: Independencia primero (6.420 msnm) con una detención prolongada; la travesía luego, a punta de crampón y piolet… y el inicio de la Gran Canaleta (6.659 msnm) después, que se mostraba ante nuestros ojos como el gran desafío que es: hidratación. La progresiva escasez de oxígeno se deja sentir; con el transcurrir del tiempo, ante nuestros ojos van cayendo varios espectros humanos vencidos por la montaña; montaña que sólo se tiene cuando se deja.
Las fuerzas al límite, en lidia con la altura  y el corazón acelerado de sentida adaptación y ansias periféricas. La canaleta, en pleno ya, toda blanca y roca y luego, ¡por fin!, el filo Guanaco, el último paso…

A las 14:15 del lunes 15 de febrero, tras ocho horas y media de entrega montañera, once días de expedición y varios meses de preparación, Los Ángeles del Aconcagua pisábamos juntas la cumbre de América

[nggallery id=6]

/Texto: Beatriz Delgado, Imágenes de todos los Ángeles del Aconcagua

Post Anterior
Portafolio Fotográfico: Evelyn Pfeiffer
Siguiente Post
Una Nueva Revista Outdoors